Las razones de edad de las codornices al final del verano

Equipo UdL-UB

 

Cuntas codornices pollos, jvenes y adultos hay entre las que cazamos? La codorniz se encuentra en regresin o en expansin? Se pueden asociar las localidades hispanas a determinadas caractersticas poblacionales de la codorniz y porqu? El proyecto FEDENCA de "Anillamiento de codornices en la Pennsula Ibrica" busca, con la colaboracin de todos los cazadores hispanos, encontrar respuestas razonables a estas y otras preguntas.

Las razones de edad de la codorniz del final del verano en España pueden ayudarnos a comprender cómo logra sobrevivir esta especie, a pesar de los constantes daños y transformaciones a sus hábitats agrícolas .

La colaboración de los cazadores completando sobres-ficha donde guardan un ala y pata de cada codorniz cazada comenzó en 2002 con este proyecto. Por ser un programa de estudio a largo plazo, seguimos necesitando vuestra contribución con fichas-sobre, que podéis conseguir en la Delegación Burgalesa de Caza (C. San Juan 22, 09004 Burgos) o en cualquier otra delegación de la RFEC. Uno de los principales objetivos del proyecto es determinar la razón de edades de la codorniz durante la media veda, ya que es pobremente conocida. La interpretación de este cociente es complicada porque las codornices jóvenes pueden reproducirse (a partir de los tres meses los machos y un poco más tarde las hembras) y además estas aves se mueven constantemente. Durante la época de la reproducción, en Cataluña se detectan machos jóvenes y adultos. Ambos grupos muestran distintos tipos de movimientos en los países europeos, hasta el final del verano cuando comienzan el regreso hacia las zonas de invernada en África.


MN: Meseta Norte, VE: Valle del Ebro, V: Valle del Duero, SI: Sistema Ibérico, IB: Islas Baleares, SO: SurOeste

Muestras biológicas recogidas en las diferentes áreas durante 2002-03-04


Figura 1.

Las rutas de migración hacia África permanecen todavía desconocidas, por eso la comparación de las razones de edades simultáneamente en el tiempo entre las distintas localidades hispanas, nos puede ayudar a comprender cómo se produce el regreso y cual puede ser el punto final de los movimientos premigracionales antes aludidos. Todo ello reporta conocimientos que sirven de base para la conservación de la especie y para conseguir su aprovechamiento cinegético sostenible. Desde 2002 hasta 2004 los cazadores han recogido 9384 alas en sobres-ficha de 19 provincias y 6 unidades ecológicas hispanas (figura 1). La técnica para la datación de la edad consiste en el examen en el laboratorio de las plumas de las alas. Se mide su longitud y se determina la forma de su ápice, su desgaste y su color. En cada una de estas variables se ha establecido un criterio para detectar 4 clases de edad:

  • Pollo (P): menos de 21 días de edad, infracobertoras en su vaina
  • Juvenil I (J I): mas de 21 días, ápices puntiagudos y coloración de la pluma oscura
  • Juvenil II (J II): mas de 53 días, ápices desgastados y coloración de la pluma mas clara
  • Adulto (A): mas de 7 meses, ápices deshilachados y color ación de la pluma oxidada (diluida)

Figura 2.

El aumento del número de muestras recogidas en años sucesivos, no implica un incremento progresivo en la aportación de muestras desde distintas provincias (figura 2). Con el paso de los años ha disminuido el número de cazadores colaboradores. Sin embargo, los cazadores que permanecen contribuyendo en la cumplimentación de sobres-ficha, han aumentado su esfuerzo en esta labor. Los datos que aquí presentamos responden a las temporadas 2002 y 2003 conjuntamente (en total 5127 muestras). Con ellos se han construido 3 razones de edad que resaltan la abundancia relativa de unos grupos de edad con respecto a otros. Estos valores reflejan tanto la productividad como la supervivencia hasta la media veda, o el momento de su caza.

  • Razón 1: P/ (JI + JII + A) informa de la abundancia de pollos procedentes de la última cría antes de la apertura de la media veda
  • Razón 2: (P + JI) / (JII + A) informa de la abundancia de ejemplares procedentes de la cría en ese lugar con respecto a los que han llegado como reproductores
  • Razón 3 (P + JI + JII) / A, informa de la abundancia de ejemplares nacidos en el año
Tabla 1. Valores de las distintas razones de edad según las unidades ecológicas, obtenidos a través de sobre-ficha rellenados por los cazadores durante las medias vedas de 2002 y 2003.
Unidad ecológica Meseta Norte Valle del Duero Valle del Ebro Sistema Ibérico SurOeste Islas Baleares
Razón 1
0,14
0,04
0,06
0,31
0,00
0,00
Razón 2
0,75
1,03
1,22
1,03
0,17
2,86
Razón 3
6,54
6,52
4,12
3,05
2,75
12,5

Antes de interpretar estos índices, hay que precisar algo más sobre la reproducción y la dinámica de movimientos de los distintos grupos de edad. La reproducción es seriada, relativamente asincrónica y puede dilatarse en el tiempo hasta bien entrado septiembre, si el hábitat es adecuado. En el secano, este periodo se ve limitado por las tareas de la siega, que como sabemos empieza en zonas de altitud baja, alrededor de un mes y medio antes que en las altas. Por tanto, cuando se abre la media veda, se encuentran ejemplares pollos, jóvenes I y Jóvenes II, según el número de días transcurridos desde su eclosión hasta que empieza la actividad cinegética. Es decir, un pollo que haya nacido unos días antes de la cosecha será cazado como tal si se abre la media veda 10 días después, pero será JII si ha pasado un mes y medio. Podemos referirnos a los intentos reproductores, como temprano, central y tardío para los ejemplares que son estivales en la península.

Además de limitar la reproducción, la siega del cereal es la responsable de los movimientos nomádicos altitudinales de los adultos y de la fracción JII, como ya hemos comentado en artículos anteriores, en esta revista. A los movimientos trashumantes, debemos sumar el movimiento don juanesco (búsqueda de hembras por parte de los machos tanto adultos como JII célibes), tal y como lo demuestra el anillamiento de ejemplares juveniles durante la época de reproducción, en lugares en los que si hacemos un retrocálculo por calendario, esas codornices no podrían haber nacido allí. Como consecuencia con respecto al movimiento, tenemos que los pollos y los juveniles I no se mueven del lugar de donde nacen, mientras que los juveniles II, si lo hacen al igual que los adultos.

La Razón 1 del conjunto de los datos tiene un valor de 0,09, la 2 de 0,89 y la 3 de 5,73. Si excluimos el SurOeste y las Islas Baleares, la Razón 3 para la península durante la media veda ha rondado alrededor de 6 descendientes por adulto (debe considerarse la mortalidad de todos los grupos de edad desde su llegada o nacimiento en Europa). La Razón 1 muestra diferencias significativas entre las distintas áreas. Pero, sólo la Meseta Norte y el Sistema Ibérico difieren de las otras zonas. La Razón 2 también es distinta entre las unidades ecológicas estudiadas. En este caso, la Meseta Norte, con un valor relativamente bajo y las Baleares, con el valor más alto, son diferentes de las otras regiones. De nuevo, la Razón 3 difiere entre las áreas estudiadas. La Meseta Norte, el Valle del Duero y las Baleares muestran diferencias con respecto al Valle del Ebro, al Sistema Ibérico y al SurOeste (tabla 1).

Las Montañas Ibéricas y la Meseta Norte (Razón 1 elevada) exhiben la mayor producción de pollos procedentes de las puestas más tardías. Posiblemente esto es el reflejo, de una apertura de la media veda que sucede muy próxima a la fecha de la cosecha del cereal en ambas zonas. Sin embargo, en los valles del Ebro y Duero la presencia de pollos tardíos se asocia a la existencia de regadíos con cultivos como la alfalfa, donde pocos de ellos logran sobrevivir. El valor cero de la Razón 1 en el SurOeste y Baleares, es consecuencia de que la reproducción se ha acabado bastante tiempo antes de la apertura de la media veda y por tanto los pollos han pasado, a alguna de las dos edades de juveniles.

L a Razón 2 del SurOeste, la más baja encontrada, difiere de las demás por contener el mayor porcentaje relativo de Jóvenes II y adultos. También es distinta a la encontrada en las restantes unidades ecológicas, la Razón 2 (baja) registrada en la Meseta Norte que, de nuevo se asocia a una elevada concentración de Jóvenes II y adultos al final del verano (lugar de paso en el movimiento migratorio de regreso al continente africano). En contraste, las Baleares, los Valles del Ebro, del Duero y el Sistema Ibérico (Razón 2 elevada), presentan la mayor producción de pollos y juveniles I (procedentes de las crías central y tardía con respecto a su estancia). Finalmente, las Baleares, Meseta Norte y Valle del Duero (Razón 3 elevada) concentran el mayor porcentaje de jóvenes nacidos en el año que el resto de unidades ecológicas hispanas estudiadas.


Figura 3. Número de pollos, jóvenes I, jóvenes II y adultos según las distintas unidades ecológicas en la media veda de 2003 y 2003

El SurOeste, la Meseta Norte y el Valle del Duero contienen la mayor proporción de jóvenes II (59, 44 y 36% del total de ejemplares capturados respectivamente, figura 3), posiblemente muchos de ellos no han nacido en esos lugares. Esto puede indicar cierta concentración de codornices ante la inminente partida hacia tierras africanas. Interpretamos que e n la Meseta Norte y Valle del Duero, su presencia señala su paso por esas zonas durante la media veda (Razón 3 elevada) antes de moverse hacia Africa, ya que no es frecuente la estancia de animales durante el invierno en el Norte. Sin embargo, en el SurOeste podría tratarse del contingente, o de una parte del que se queda en estas tierras para pasar el invierno, porque hay constancia de poblaciones invernales allí. Estas deducciones se deben tomar con prudencia, dada la reducida muestra de la que disponemos del SurOeste. Posiblemente el tiempo y la colaboración contínua entre cazadores y científicos, dará la respuesta en el futuro .

Las razones de edad de la codorniz del final del verano en España, pueden ayudarnos a comprender como logra sobrevivir esta especie, a pesar de los constantes daños y transformaciones a sus hábitats agrícolas. Sin duda, la combinación de su capacidad reproductora (dos o tres puestas en Europa) con sus complejos movimientos (nomádicos, migradores de corto y largo recorrido) han sido las estrategias que ha modelado la evolución, juntas permiten que las poblaciones de codorniz cuenten con un buen número de efectivos, en aquellas zonas en las que todavía se mantienen hábitats de calidad.

 

José Domingo Rodríguez-Teijeiro, Manel Puigcerver, Jesús Nadal, Carolina Ponz, Elisabet Pérez Masdeu y Secundino Gallego

Texto compartido con Federcaza, Agosto '05

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

LA POBLACION DE LA CODORNIZ.
OVI
09/09/2005 19:04:31
CREO QUE LOS ESTUDIOS QUE SE ESTAN REALIZANDO ACTUALMENTE PARA CONOCER CO MAYOR PROFUNDIDAD A LA CODORNIZ NO PUEDE OBTENER RESULTADOS FIABLES ALMENOS EN MI ZONA, PORQUE LOS ULTIMOS AOS LA CODORNIZ NO CRIA EN LA ZONA QUE YO CONOZCO (EL VALLE DEL DUERO EN VALLADOLID)DEBIDO A QUE CADA AO SE COSECHA MAS PRONTO SE RECOGE RAPIDAMENTE LA PAJA Y SE ARAN LAS TIERRAS CON LO CUAL LA CODORNIZ NO TIENE COBIJO Y EMIGRA A OTRAS ZONAS SIN LLEGAR A CRIAR NI SI QUIERA UNA SOLA VEZ.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Artículo anterior: Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
Otros artículos de Equipo UdL-UB
Los movimientos de la Codorniz (08/07/2005)
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices (14/06/2006)
Diagnstico de la poblacin de codorniz (02/11/2006)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Gestores y cazadores: control de depredadores | Jos Antonio Torres
Artículos relacionados con 'Codorniz'
El primer da de caza | Jos Luis Garrido
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Ancdotas y sucedidos coturnos | Miguel ngel Romero
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC