Revista de Prensa

Cantabria

El Gobierno aprueba la Ley de Caza que mantiene al lobo como especie cinegética en Cantabria

El Gobierno de Cantabria ha aprobado este miércoles la modificación de la Ley de Caza, que mantiene al lobo como especie cinegética y que servirá para incorporar al articulado la figura de los planes de gestión.

02/11/2018 | El Diario Montañés

El Gobierno aprueba la Ley de Caza que mantiene al lobo como especie cinegética en Cantabria Con este trámite, la norma está lista para su tramitación en el Parlamento mientras el PP acusa al Ejecutivo de vender medidas electoralistas, que no se van a aprobar antes de las elecciones, y muestra su apoyo a los ganaderos afectados por los atáques de esta especie.

El cambio en la norma, que lleva diez años en vigor, supone la incorporación de la figura de los planes de gestión de determinadas especies cinegéticas. Es el caso, por ejemplo, de las aves migratorias que pueden ser objeto de aprovechamiento cinegético, con especies tan importantes para esta actividad como la becada, sujeta a normativa europea que establece que los estados «velarán por que la caza no comprometa los esfuerzos de conservación realizados en su área de distribución».

También se encuentran en esta situación las especies de mamíferos que tienen condición de interés comunitario, entre ellas el lobo, incluido en una Directiva de la UE entre las especies cuya explotación puede ser objeto de medidas de gestión.

La actual Ley de Caza de Cantabria no contempla entre sus instrumentos de desarrollo los planes de gestión de especies cinegéticas, por lo que esta modificación que ha aprobado el Consejo de Gobierno crea esa figura legal.

El nuevo articulado define el contenido mínimo que han de tener los planes de gestión y su carácter prevalente sobre el resto de instrumentos de ordenación y planificación cinegética.

Entre las especies para las que se elaborará un plan de gestión, una vez aprobada la modificación legal, se encuentra el lobo, con el fin de permitir que la Consejería de Medio Rural se haga cargo de los daños que produzca esta especie en toda la región, y no sólo en la Reserva Regional de Caza Saja como ocurre hasta ahora.

De esta forma, el Gobierno quiere asegurar el cumplimiento de la normativa europea, y también «garantizar la compatibilidad con la ganadería extensiva», actividad económica que se considera «clave» para evitar el despoblamiento de las zonas rurales y favorecer la biodiversidad de los ecosistemas y paisajes.

El mantenimiento de la consideración del lobo como especie cinegética irá acompañado en el plan de gestión de los criterios para asegurar que los controles de ejemplares que se realicen lo sean con el mayor rigor técnico y teniendo la existencia de daños como el principal factor a la hora de determinar la intensidad del control.

El futuro plan de gestión del Lobo mantendrá todos los objetivos que incluía el borrador sometido a información pública en agosto de 2016, como el apoyo a las medidas preventivas de los daños, la aplicación de un pago por servicios ambientales a las ganaderías de extensivo en zonas con presencia habitual de la especie y el control de ejemplares para minimizar los daños.

La única diferencia respecto a ese borrador, según explica el Gobierno, es que la caza también podrá utilizarse como herramienta de control, «siempre bajo las premisas y con los condicionantes que establezca el plan».

El Gobierno tendrá preparado el plan de gestión del Lobo para su inmediata tramitación una vez que se apruebe la modificación de la ley.

La becada y el conjunto de las especies de aves migratorias que pueden ser objeto de caza serán las siguientes en contar con planes de gestión de ámbito regional.

El grupo parlamentario popular va presentar una batería de preguntas en el Parlamento de Cantabria para que el Gobierno de Cantabria aclare su postura en relación a los «ataques del lobo» al ganado y para «tratar de buscar soluciones».

Así lo ha anunciado hoy la secretaria autonómica del Partido Popular, María José González Revuelta, que en un comunicado ha denunciado que los «bandazos» y la falta de gestión del Gobierno de Cantabria ha dejado a los ganaderos indefensos «en una legislatura en la que el balance es cero».

González Revuelta, ha advertido de la gravedad de la situación que está sufriendo la cabaña ganadera por la parálisis de un Ejecutivo cántabro «incapaz de aprobar en tres años y medio» el plan de gestión del lobo, el instrumento para lograr un equilibrio entre los usos tradicionales y la conservación de la especie.

Según la dirigente popular, el «hartazgo» de los ganaderos ha derivado en la convocatoria de protestas, que continuarán mañana con una concentración en la Feria de Todos los Santos de Arredondo.

González Revuelta ha recordado que nada más iniciarse la legislatura, el consejero Jesús Oria constituyó la Mesa del Lobo y anunció que retomaba el Plan de Gestión del que dejó en marcha el PP , pero sus banzados le han impedido aprobarlo.

Según ha explicado, Oria sucumbió primero a la presión de los grupos conservacionistas y anunció en 2016 que el lobo iba a dejar de ser especie cinegética con el argumento de que esa era la única forma que tenía la Administración de pagar daños producidos fuera de los límites de los espacios naturales protegidos.

Y ha añadido que el consejero «mintió» porque para pagar todos los daños en la comunidad autónoma el lobo no tiene por qué dejar de ser especie cinegética, sino que basta con que la administración asuma la gestión en todo el territorio.

Hoy, en cambio, señala González Revuelta, Oria admite que con una reforma de la Ley de Caza se pueden pagar los daños sin que la especie deje de ser cinegética.

«El plan no existe, los daños se han disparado, y la supuesta medida estrella de la Consejería, la Mesa del Lobo, se ha quedado en papel mojado», ha afirmado la secretaria autonómica.

« Ver más noticias