En España se caza de manera científica la tórtola común y te explicamos cómo
Migratorias

En España se caza de manera científica la tórtola común y te explicamos cómo

En un número reducido de cotos de Extremadura, 18 la pasada temporada, se autorizó la captura de ejemplares con un fin científico. De nuevo este año, los cotos que lo soliciten y cumplan con las medidas adaptativas para que se pueda cazar la tórtola podrán optar a estos permisos.


Los cotos autorizados a la captura de un cupo reducido de tórtolas en una jornada de mañana fueron en el año 2022 solo ocho, mientras que en el año 2023 se incrementó su número en 10 más. Los cupos de captura, se otorgaron en función de la superficie del coto, oscilaron entre los 25 y 45 aves. Las jornadas de caza fueron supervisadas por agentes del SEPRONA o de Medio Ambiente.

En el año 2022 fueron 281 las tórtolas capturadas. Tras el abate de los pájaros, tienen que ser precintados mediante una aplicación móvil. Este precinto permitirá geolocalizar a las aves. Este es uno de los requisitos que exige la Unión Europea si en algún momento se vuelve a permitir la caza de la especie. Además de realizar esta acción, los cazadores están obligados a enviar la imagen de cada una de las capturas a la Fundación Artemisan para cuantificar el número de ejemplares adultos y jóvenes abatidos.

Principios del Mecanismo de Gestión Adaptativa de la Tórtola Europea (Streptotelia turtur) en cotos de la Comunidad Autónoma de Extremadura

Este año tampoco se podrá cazar de manera general la tórtola en Extremadura

Hablamos con el Biólogo de la Federación Extremeña de Caza, única comunidad autónoma en la que se permite actualmente la captura científica de la tórtola. El investigador nos confirma que esta temporada continuará la cuota 0 en la caza de la tórtola en Extremadura, a tenor de la información publicada en el borrador del proyecto de la orden general de vedas en el portal de transparencia de la junta. En esta comunidad se comenzó a desarrollar el Plan Integral de Recuperación de La Tórtola Europea en el año 2019.

¿Qué es el PIRTE?

El PIRTE es un proyecto que se comenzó a desarrollar en Extremadura hace 5 años, gracias al apoyo de la Junta de Extremadura y de la Federación Extremeña de Caza, en colaboración con la Universidad de Extremadura. La Fundación Artemisan informa en su web que "durante el año 2019 el proyecto se inició en Extremadura, gracias al apoyo de la Junta en colaboración con la Universidad de Extremadura. En dos unidades de gestión separadas en Cáceres y Badajoz, se está realizado un seguimiento de poblaciones de tórtola en cotos en los que se gestiona la especie a través de suplementación alimentaria y caza sostenible, con objeto de promover buenas prácticas de gestión a pequeña escala que puedan ser promovidas en otros cotos. Además, en uno de los cotos se está realizando anillamiento de tórtolas con fines científicos y a nivel global se está realizando una importante labor de comunicación y divulgación de resultados".

No image

Tórtola europea fotografiada en la provincia de Cádiz.

¿Cómo lograr la autorización para la caza adaptativa de la tórtola?

El pasado año, 300 cotos en Extremadura se inscribieron para optar a las autorizaciones que les permitían realizar un número reducido de capturas. Los cotos inscritos se comprometen a realizar censos de tórtolas mediante recorridos de observación y escucha, en vehículo o a pie, a través del Observatorio Cinegético y la aplicación «CensData» durante los meses de mayo y junio. Además, deben de justificar la ejecución de medidas de gestión del hábitat. Para ello, deberán llevar a cabo al menos dos de estas cuatro opciones:

  1. a) Realización de siembras en, al menos, una hectárea de cereal (trigo), leguminosa (veza), oleaginosa (girasol) o mezcla de estas especies, evitando su cosechado hasta el 1 de septiembre, así como la utilización de fitosanitarios.
  2. b) Recuperación de bosques y arbustos del entorno (zonas de nidificación).
  3. c) Establecimiento de puntos de agua.
  4. d) Aporte de alimento en grano entre mayo y junio.

Los lugares donde se han realizado deberán estar geolocalizados. De manera voluntaria, los acotados podrán aportar información sobre el número de aves que visitan a diario las zonas de alimentación. De los 300 cotos inscritos, únicamente 18 lograron el pasado año cumplir los requisitos necesarios para la caza adaptativa de la especie.

 


No te lo pierdas

Comparte este artículo
Autor: 
  
9779 0

Publicidad