Revista de Prensa

La Coruña

SOS contra los ataques del jabalí

Los estragos causados por los jabalíes en zonas de cultivo y pasto son cada vez más graves y más frecuentes, «porque cada vez hai máis», apunta Jaime Alonso, ganadero de Valdoviño, que estima que solo por su parroquia se mueven alrededor de 200. Granjeros y agricultores lanzan un SOS contra la destrucción de sus cosechas, por las pérdidas económicas que implica.

31/08/2018 | La Voz de Galicia | A. F. C.

SOS contra los ataques del jabalí «Se unha bolsa de millo custa 74 euros e ten 50.000 sementes, e por cada hectárea botamos 80.000, é fácil saber o que gasta quen ten que sementar de novo unha finca de vinte hectáreas porque lla levantaron enteira», ilustra Alonso.

Eliseo Cebreiro, ganadero de Bardaos (San Sadurniño), tuvo que resembrar una parcela de esa superficie, logró que el cereal creciera y ahora, cuando comienzan a formarse las mazorcas, se está topando con parcelas enteras arrasadas por el jabalí. «Claro que vai a peor», recalca. Cebreiro acepta las críticas recibidas por parte de los cazadores, en la reunión del martes con los presidentes de los tecores (terreno cinegéticamente ordenado, equivalente a los antiguos cotos de caza) de Valdoviño, San Sadurniño, Narón y Ferrol.

«Botáronnos en cara que non denunciamos os danos, se non o facemos é porque estamos aburridos e porque é algo que todo o mundo pode ver, pero a partir de agora farémolo cada vez, porque se non hai denuncia a incidencia non consta para a Administración», explica este granjero. Los agricultores y los ganaderos que asistieron al encuentro pidieron ayuda a los cazadores y les reprocharon «o pouco interese que teñen ás veces por este asunto». «A nosa posición é clarísima, axudaremos no que podamos [...], está claro que hai que reducir a poboación de xabaril e que o único inimigo que ten é o lobo e a caza», remarcó Manuel López Vilela, presidente del Tecor de San Sadurniño. Indicó que este municipio y el de Valdoviño fueron declarados hace años como zona catastrófica por daños del jabalí, lo que les facilita los permisos para las batidas. «Nunha nos denegaron unha -afirma-, entre xuño e xullo fixémolas todas as fins de semana e collemos 12 dos 36 autorizados. Non é tan fácil... Está claro que isto é unha praga, hai sitios no monte nos que atopas vinte xuntos, entran en centros comerciais... A solución non é fácil».

« Ver más noticias