Volver

Julio Puertas

 

Introducción

Cada día son más las fincas forestales que han optado por hacer de la actividad cinegética su principal fuente de ingresos, de forma que en muchos casos se llega a tratar a las especies cinegéticas como animales de granja. Las densidades que se pretenden obtener son en ocasiones excesivas, haciendo que en muchos casos, a largo plazo, el medio y los resultados se resientan.

Por tanto se hace necesaria una gestión especialmente cuidada en dichas fincas, de forma que tengamos controladas nuestras poblaciones, y que los números que manejamos estén en consonancia con la capacidad del medio.

A la hora de gestionar fincas de caza mayor, fundamentalmente aquellas con grandes densidades y cercadas, y para poder planificar correctamente las actuaciones que deberemos realizar en las siguientes temporadas, hemos de hacernos varias preguntas:

  • ¿Qué tenemos actualmente en la finca?
  • ¿Qué podemos tener sin que el medio se resienta?
  • ¿Qué buscamos tener?

La primera pregunta engloba mucho más que un mero número, hemos de saber qué poblaciones tenemos a día de hoy, en qué condiciones están esos individuos, y qué relación de sexos y edades tenemos. Una vez conocidas todas estas preguntas, podremos pasar a la siguiente fase.

La finca que tenemos… ¿cuánta carga puede soportar?, ¿cuánto alimento es capaz de proporcionarnos en la época más restrictiva? Y con esas cifras… ¿cuántos ejemplares podemos tener?

Por último, una vez conocido lo que tenemos y lo que podemos tener en óptimas condiciones, deberemos plantearnos… ¿qué es lo que realmente buscamos?, ¿calidad?, ¿cantidad?, ¿en cuántos años pretendemos conseguirlo?

Una vez conocidas las respuestas a todas estas preguntas podremos empezar a planificar las actuaciones que nos lleven a obtener ese equilibrio que buscamos.

En próximas entregas intentaremos explicar cómo obtener respuestas a cada una de esas preguntas.

 

 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC