Reportajes

Cuando te pregunten qué es la caza, respóndeles esto

En la era de la crítica, donde subir un post a las redes es lo más fácil, hay que saber defender la pasión de cada uno con argumentos y claros ejemplos de la realidad, y la caza, de argumentos, va sobrada.

Alba Ruiz Flores

08/06/2021

Star Star Star Star Star (15)

«Existen infinidad de argumentos para defender la actividad cinegética»

«El cazador es una herramienta primordial para gestionar y controlar especies»

«El cazador ha demostrado su compromiso por el campo y la naturaleza»

«Llenan charcas, instalan bebederos, incluso proporcionan alimento»

«En lo que a la agricultura se refiere, la actividad cinegética está también bastante ligada»

Actualmente, es fácil hablar de cualquier tema en redes sociales, grupos de WhatsApp, foros… sin embargo, para saber debatir sobre algo, hay que tener argumentos, y no solo eso, sino muchas veces, saber utilizarlos. Algo así ocurre con el mundo de la caza, un sector amedrantado y castigado, que muchas veces el propio cazador no sabe defender. Existen infinidad de argumentos para defender la actividad cinegética y que probablemente gran parte de la sociedad, incluso del propio sector, desconozca.

La solidez de un argumento

Por tanto, en una época en la que criticar es gratis, es necesario defenderse de los insultos y las amenazas que se infundan sobre la actividad y muchas veces, la falta de tiempo, de información o incluso las pocas ganas de discutir con alguien, llevan a una nefasta defensa de la caza tal y como merece.

Son bastantes los argumentos que se pueden emplear, pero un buen argumento, no es nada sin un razonamiento, un saber cuándo y dónde.

Esto quiere decir que no todo vale, que hay que saber de lo que se habla y cómo se habla. De este modo, algunos de los argumentos que defienden la caza con solidez son los siguientes.


Cazadores salvan a un chivo de cabra montesa que sufrió un golpe de calor.

Cosas que SÍ hacen los cazadores

A pesar de los ataques vacíos de sentido que se infunden día tras día sobre la figura del cazador, desde el interior del sector, se sabe que la realidad es, que el cazador es una herramienta primordial para gestionar y controlar especies.

La caza, a pesar de nacer como medio de subsistencia, es desde hace miles de años un método de control, un control poblacional, de enfermedades…

Allá donde la ciencia no ha llegado en muchas ocasiones, la actividad cinegética ha cogido la batuta de expertos científicos para remediar lo que ellos no han podido y juntos, lo han hecho posible.


Cazador rescata un jabalí que había caído a un canal.

Cuida del campo

En cantidad de ocasiones el cazador ha demostrado su compromiso por el campo y la naturaleza, cuidándolo y mimándolo como si fuese suyo por completo aun sabiendo que realmente el campo es de todos, pero solo lo cuidan unos pocos.

Todos los años, cazadores de distintos puntos de España han enseñado estampas en las que aparecen retirando basura del campo, aunque no fuese suya. El campo está para disfrutarlo y cuidarlo y así lo sienten ellos, a pesar de que la mayoría de las veces, los residuos depositados no eran suyos.

Aun sabiendo esto, los principales perjudicados de tal falta de respeto con la naturaleza, son los animales, quienes pueden sufrir graves consecuencias de la contaminación de su hábitat.

De este modo, con esta gran labor, el cazador ayuda a prevenir cortes con elementos que no tendrían que estar en el campo, así como la ingesta de algunos por parte de los animales, reducen la contaminación de la zona, mantienen limpias las zonas en las que habitan las especies…


Cazadores evitan un desastre al apagar un incendio gracias a que estaban llevando alimento a la fauna.

Arriesgan sus vidas por salvar la de animales

¿Cuántas veces has visto videos de cazadores salvando la vida de animales que habían caído a canales de riego? Esto es una realidad que sucede a cada año y por cada vez que vemos un vídeo, por muy fácil que parezca, esas personas están jugándose la vida por quienes están destinados a perderla.

Por eso, el cazador, aun sabiendo el peligro que supone entrar a un canal de riego con semejantes corrientes, hace todo lo que está en su mano por salvar la vida de los animales.


Ser cazador es más que cazar.

Muchos podrán pensar que esta labor le corresponde a Seprona o incluso a los bomberos, sin embargo, lo cierto es que los cazadores, en varias ocasiones, ni siquiera se paran a pensar eso y para evitar tiempo de sufrimiento, se lanzan sin medios al agua, bastándose de su mucha o poca fuerza y su buena voluntad por salvar al animal.

Cazadores supermercados

En el periodo estival, las altas temperaturas y la falta de alimento son la sentencia para muchos animales en el campo.

Si bien es cierto que hay lugares que cuentan con charcas o incluso pantanos a los que los animales pueden acercarse a hidratarse en esta época, sin embargo, en muchos otros sitios esas charcas no duran todo el verano llenas o puede darse el caso de que ni siquiera existan suministros de agua.

De este modo, llegado el mes de junio y en adelante, muchos cazadores, de forma individual o en grupo, se ha puesto de forma desinteresada a disposición del campo, dotando a los animales desamparados de agua y alimento.

Llenan charcas, instalan bebederos, incluso proporcionan alimento, algo que supone un gasto para ellos y que, sin finalidad alguna, hacen de forma desinteresada cubriendo con los gastos que ello conlleva durante los meses de calor.

Esto es algo que no se enseña cuando se estudia para la licencia de caza ni cuando se obtiene el permiso de armas, esto no viene en ningún manual del cazador, sin embargo, la humildad y la pasión por el campo y los animales llevan a esta buena praxis por parte de los cazadores.

Carne de caza en comedores sociales

No es una novedad que el colectivo cinegético, ha ayudado en muchas ocasiones a los más desfavorecidos con la donación de cantidad de kilos de carne para que pudiesen alimentarse.


Cazadores donan carne a un comedor social de Pontevedra.

Esto ocurre cada año cuando sociedades locales de cazadores o clubes de monteros, donan carne de especies cinegéticas tras su caza para quienes más lo necesitan puedan alimentarse de una carne de calidad, algo que también se hace sin recibir nada a cambio.

Un ejemplo más de la trayectoria de cazador, dar sin recibir y sin ni siquiera esperarlo.

Binomio caza y campo

Un factor muy importante a destacar de la caza es la relación inherente que tiene con el campo, el mundo rural, la agricultura, la ganadería.

El campo es más complejo de lo que parece, pero muy agradecido a la vez. De este modo, igual que nosotros nos alimentamos del campo, el campo da de comer a los animales que cazamos posteriormente. Se trata de una cadena que sigue su curso años tras año.

Realmente consiste en lo siguiente, el agricultor y ganadero se ve amedrentado en cantidad de ocasiones por los ataques de zorros, lobos, cualquier tipo de alimañas…En ese momento es cuando el papel del cazador entra en juego.

Factores como este hacen tan necesarios los controles poblacionales realizados por el cazador, para evitar que los daños sufridos en las explotaciones de los ganaderos vayan a más.

Por otro lado, en lo que a la agricultura se refiere, la actividad cinegética está también bastante ligada. Si bien es cierto que los agricultores sirven de fuente de alimento de cantidad de especies, tanto de caza menor como palomas, perdices, codornices, liebres y conejos, como especies de caza mayor como ciervos y corzos o jabalíes.

De este modo, las especies mencionadas y otras tantas, se alimentan de los cultivos, provocando daños posteriormente al agricultor que de sol a sol ha trabajado durante meses para poder tener una cosecha.

Especies cinegéticas como el jabalí o el ciervo, suponen un gran problema para estas siembras, ya que bien alimentándose las ciervas o bien hozando los cochinos, hacen que se pierda parte de la cosecha.

Así, cuando se solicitan permisos por daños, es el cazador quien acude a remediarlo.

Caza y cazador como bomberos

Del mismo modo que el cazador coloca en al campo bebederos para que los animales puedan hacer esta época más llevadera. Su papel junto con el de las especies cinegéticas sirve como prevención de incendios.


Cazadores avisan de un incendio y ayudan a sofocarlo.

En el caso de los animales, su paso por el monte es una herramienta natural de limpieza. Por otro lado, en lo que al cazador se refiere, este acude al campo para limpiar monte donde es necesario, así como mantener el orden en los cortafuegos, algo que debe estar en perfecto estado llegado el verano.

365 días cazador

Motivos como estos son defensores en estado puro de la actividad cinegética. Esto va más allá de ir de montería o de rececho, el buen cazador, lo es todos los días del año. No es tan simple como decir que es un gran motor económico, sino que ayuda a muchos factores más ligados a la naturaleza.


Cazadores rescatan corzos en la nieve.

Por todo esto, la caza ha demostrado que es vida, gestión, conservación. La caza es agricultura, es ganadería, es empatía social. El cazador es un abastecimiento del campo, una respuesta a emergencias, es un agente que cuida y salva vidas.

 

Victory V8 4,8-35x60 T*

Victory V8 4,8-35x60 T*

Juan Francisco parís