Vídeo

Una perdiz y un niño de seis años, inseparables

La perdiz es un miembro más de la familia desde que salió del cascarón en las manos de Hugo. Desde ese día, no se han separado ya que ‘Moto’ acompaña al niño vaya donde vaya.



Hugo es un niño de 6 años, hijo del cazador de menor y mayor madrileño Félix Pampliega, que tiene como compañero de juegos a una perdiz roja. El pájaro es hijo de padres nacidos en cautivad. Hace cuatro años, Félix le pidió a un amigo una decena de huevos fecundados de sus perdices, ya que Hugo, su hijo de dos años en esos momentos, no paraba de decir que quería una perdiz como las que abatía su padre.


Hugo, su padre Félix y Moto, inseparables.

Inseparables compañeros de juegos

Su padre, para complacerlo, introdujo los de perdiz en la incubadora donde eclosionan los diferentes huevos de las aves que posee. Los pollitos nacieron ante los ojos de Hugo. A Moto le ayudó a librarse del cascarón. Desde ese día, se convirtieron en inseparables compañeros de juegos. Es un perdigón excepcional por su nobleza y su variado repertorio de cantos. No se separa de él en todo el día, únicamente a la hora de dormir, simplemente por razones higiénicas.

No te lo pierdas

Una perdiz, el mejor amigo de Álvaro en el confinamiento

Álvaro es un niño gaditano de tan solo cuatro añitos. Su padre nos cuenta que es un verdadero apasionado de la caza y de las perdices. Durante el largo confinamiento, sus perdices son sus mejores compañeros.

Pulsa en la imagen para seguir leyendo:

Abuelo y nieta, unidos por la perdiz

Dos perdices criadas desde que salieron del cascarón a base de cariño y mucha dedicación se han convertido en la mejor compañía de Salvador, un cazador de 76 años. Y su nieta, de solo seis años, ha heredado esa pasión por la perdiz.

Pulsa en la imagen para saber más:

Comparte este artículo
Autor: 
  
22562 0

Publicidad