Jabalíes eligen un cultivo de cereal como el mejor hogar para vivir en familia
En vídeo

Jabalíes eligen un cultivo de cereal como el mejor hogar para vivir en familia

Gracias a las imágenes recogidas por un dron, descubren una piara de jabalíes viviendo dentro de una gran siembra.


La escena que vemos en este vídeo, lamentablemente es mucho más frecuente de lo que desearíamos. Allí donde haya cultivos, estará el jabalí. En este caso concreto, un agricultor cuando va a revisar su cosecha, observa que el campo está muy deshecho. Atemorizado por suponer que podían ser jabalíes, y ante el riesgo real de ser atacado, no se atreve a adentrase.

Junto a otros agricultores, enviaron un dron que grabó perfectamente cómo un jabalí se había encamado en lo más profundo de la siembra y tenía a toda una camada criando.

En el mismo video se puede observar la cantidad de jabalíes que van apareciendo desde distintas partes de los cultivos, así como su aproximación a zonas más urbanas, incluyendo una gasolinera dónde derriba un hombre.

Los destrozos en el cultivo

Los jabalíes se sienten atraídos hacia los campos de arroz debido a la presencia de granos y otros alimentos que encuentran en ellos. Cuando entran a los campos, pueden dañar las plantas al arrancarlas, pisotearlas o comer directamente los granos. Este comportamiento deriva en pérdidas significativas para los agricultores, ya que afecta la producción y reduce los rendimientos esperados.

Los daños causados por los jabalíes son ser especialmente problemáticos en los campos de arroz debido a las características particulares de este cultivo.

El arroz crece en campos inundados o con alto contenido de agua, lo que puede hacer que sea más fácil para los jabalíes moverse y acceder a los cultivos. Además, el sistema de raíces poco profundo del arroz puede hacer que las plantas sean más vulnerables a ser arrancadas o pisoteadas.

La gestión de los jabalíes y la minimización de los daños en los campos de arroz puede ser un desafío, ya que estos animales tienen una alta capacidad de reproducción y pueden adaptarse a diferentes entornos. Por lo tanto, se requiere un enfoque integral que combine medidas preventivas, de disuasión y de control para mitigar los impactos negativos en la agricultura.

 

Zona de confort

Ya hace tiempo que bajan manadas desde el monte hasta los campos de regadío de arroz, cítricos y huerta, buscando agua y alimento sobre todo en épocas de sequía y de calor, como en la actualidad. Lo más preocupante es que hagan de estos cultivos, un lugar donde vivir y criar a sus camadas.

El hecho de que cada vez hagan incursiones más dañinas, numerosas o a lugares más distantes y poblados, prueba de que estos animales están proliferando por encima de las posibilidades que tienen para albergarlos los territorios que les son propios.

Al igual que entre los maizales, en los arrozales se encuentran muy a gusto ya que tienen el alimento y además las hierbas altas para protegerse y ocultarse.

Los daños agrícolas provocados por la irrupción de la fauna silvestre en las plantaciones se están multiplicando en todos los cultivos y en todas las comarcas, sin que los agricultores afectados encuentren respaldo práctico por parte de la Administración, tanto para resarcir las pérdidas como para evitar que se reproduzcan.

Las políticas de gestión de fauna salvaje y la colaboración entre agricultores, autoridades y expertos en vida silvestre son fundamentales para abordar este problema de manera efectiva.

Comparte este artículo
Autor: 
  
119182 0

Publicidad