Curso de Jueces 2.012 de la UCEPB

El pasado 2 de junio se celebró en el Coto Finca de Pola de Alagón, que amablemente cedió Eugenio Gascón a la Organización, el curso de jueces de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos, U.C.E.P.B., curso que fue impartido por el juez especialista en la raza y presidente de la U.C.E.P.B., Pedro Álvarez Vélez.


En nota de prensa, la U.C.E.P.B. comenta lo siguiente:
Al curso asistieron los jueces de trabajo cuyo objetivo es el de unificar criterios, los jueces en prácticas para continuar con su formación y nuevos aspirantes a jueces; savia nueva que viene con ganas, afición y empuje, y están llamados a tomar el relevo en el mundo del Perdiguero de Burgos. Fue un día caluroso, tal y como esperábamos, así que empezamos dando un repaso al apartado de trabajo que sirvió para aclarar dudas a los nuevos, y de recordatorio para los jueces en prácticas, pasando seguidamente a la práctica con los perdigueros en acción, todos nosotros puntuando los diferentes apartados, para después ponerlos en común y aclarar dudas. El trabajo de los perdigueros no sólo sirvió como práctica, sino que además las perdigueras Lis del Nastasi y Jara del Cierzo, de David Perucha, nos brindaron una buena actuación. Felicitar a David por las buenas perdigueras que tiene y el tiempo que les dedica. La parte dedicada al apartado de trabajo es la que nos resulta más fácil, pues todos somos cazadores y sabemos lo que queremos de un perro de muestra como es el perdiguero. Tras el trabajo de la mañana una buena parrillada de carne preparada por los incombustibles Fausto Vidal y José Perucha, nos sirvió para reponer fuerzas e intercambiar opiniones entre chuletilla y chuletilla de cordero. Ya por la tarde nos dedicamos al apartado morfológico, que si en otras ocasiones nos resultó farragoso, en ésta fue ameno y didáctico gracias al buen hacer de Pedro Álvarez. Repaso teórico al estándar del perdiguero, y la mejor forma de despejar dudas es ponerse a juzgar perdigueros evaluando cabezas, aplomos, bocas, ojos, extremidades… al igual que en el apartado de trabajo, juzgamos, anotamos y puntuamos a los perdigueros, para después hacer una puesta en común, con las correspondientes aclaraciones y valoraciones de Pedro Álvarez. La labor de los jueces es fundamental, no sólo por el hecho emitir un juicio y hacer una valoración correcta de los perdigueros, sino porque todo esto queda anotado en la cartilla y sirve después para confeccionar el apartado de crianza siendo fundamental para selección y mejora de la raza.
Comparte este artículo
Autor: 
  
3276 0

Publicidad