Polémica

El verdadero maltrato animal: «No suelto a mi galgo, lo saco 5 minutos al día y el resto, al sofá»

¿Es feliz un galgo que sale a la calle cinco o diez minutos al día y luego no se mueve del sofá? Así lo afirma una propietaria que critica a los galgueros y que se atreve a afirmar que esa es la vida que quiere el perro.


 Galgo maltrato sin correr
Galgo maltrato sin correr

Mientras que el acoso a los cazadores sigue presente en redes por parte de los animalistas, tachando al colectivo de asesino y maltratador, en una realidad paralela sucede lo siguiente.

Una mujer afirma que su galgo, el cual lleva junto a ella al menos un año, lleva una vida mejor por salir cinco o diez minutos a correr y luego al sofá. Según ella, esa es la vida correcta que ha de llevar un animal, afirma la animalista en su comentario de Facebook.

Además, la dueña del animal afirma que no lo suelta en ningún momento. Este perro, un deportista canino, nunca corre.

Cuidados que realmente necesita un galgo

Evidentemente, el hecho de estar encerrado y salir tan solo cinco o diez minutos al día resulta muy nocivo para un perro, y más si es de trabajo, como el galgo, que disfruta corriendo y necesita moverse, al igual que otros animales.

Por tanto, el hecho de que esté encerrado y sin moverse supone consecuencias negativas para el animal y su bienestar.

Y lo refrendan expertos de todo el mundo y de diferentes sectores sociales. Sin ir más lejos, la Federación Española de Galgos señala que «Según todos los expertos, resulta necesario facilitarle a cada animal, así como las necesidades alimentarias diarias básicas para su correcto desarrollo físico, también sea obligatorio aportarle las necesidades físicas que le permitan su normal desarrollo psicológico y emocional».

Algo que se apoya en el prólogo de la Enciclopedia Canina de la editorial Noguer/Anesa/Rizzoli ya en 1970, en el que la FCI, Federación Cinológica Internacional, el máximo organismo de custodia y promoción de las razas caninas a nivel mundial, y que viene muy al caso de lo que tratamos:

-«Aunque el perro viva junto al hombre tiene un mundo propio construido y condicionado por sus sentidos, instintos, procesos mentales; un mundo impensado y sorprendente en el que el hombre interviene y asume una parte importante, pero un hombre percibido y concebido por él, y por cierto reducido y transformado. Pese a todo lo que se haga por convertir a un perro en la caricatura de un niño, seguirá siendo perro, por suerte: encerrado en los límites y en las cualidades que son suyas y que por lo demás son las que hacen que se le quiera».

Cuidados que hacen del galgo un animal equilibrado

De este modo, los cuidados que deben recibir estos animales son los siguientes:

Desde el embarazo, los galgueros tratan de mimar a la hembra para que cuando nazcan los cachorros siga siendo una perra fuerte y alimentada, para garantizar su bienestar y el de sus cachorros.

Los primeros cuidados de los más pequeños llegan cuando a los veinte días se desparasitan y sucesivamente son vacunados.

Así se cuida a un galgo

Tras esto, José Antonio Cruz, un galguero con mucha tradición y pasión por sus perros, afirma literalmente a Club de Caza: «Una vez que empiezan a andar, los dejo a sus anchas en un espacio de terreno bastante grande para que ellos retocen y jueguen y aprendan a moverse y correr, que conozcan su cuerpo». Estas declaraciones se parecen poco a las de la chica animalista que afirmaba tener encerrado al perro o darle banda ancha como mucho 10 minutos al día.

Los galgos disfrutan corriendo

El galguero sigue afirmando que, una vez cumplen los 8-10 meses, sus perros acuden mucho al campo, algo que se incrementa cuando van teniendo entre 14 y 17 meses, que van siendo entrenados de menos a más. Así, estos animales disfrutan corriendo por el campo mínimo de 8 kilómetros a 20 como máximo.

Además, el joven nos cuenta que previamente a cada entrenamiento, hidrata las palmas de las manos de sus perros con una crema para que no se les agrieten y puedan prevenir heridas. Por otro lado, destaca que la alimentación es un factor muy importante para el desarrollo del animal, con lo que una correcta alimentación y un desarrollo físico del animal, alargan y benefician la vida de los perros, sean de caza o no.

La coherencia brilla por su ausencia

Esta es la historia de una mujer animalista y contraria a la actividad cinegética, que critica la vida que llevan los perros de caza, esos que salen a correr, a relacionarse con otros perros y que están en pleno contacto con otros animales y la naturaleza sin ser maltratados por estar encerrados casi veinticuatro horas al día.

Como resume Marta Gil Hernández, licenciada en Veterinaria con grado y Masterizada en Investigación en Ciencias de la Salud. Directora Técnica y Veterinaria titular del Centro Veterinario Margus y Veterinaria Oficial de la FEG:

-«El galgo precisa largos paseos diarios, de cerca de una hora, u hora y media, repartidos en diferentes momentos del día, en los que pueda disponer de grandes espacios donde desarrollar sus habilidades e instintos atléticos y de caza en libertad, para poder desarrollarse plenamente tanto física como emocionalmente».

Otra animalista que no sabe lo que es un galgo, a pesar de tener uno

Piensa que su galgo está jugando con la liebre… hasta que la atrapa: «¡Kaiser, no!»

Un galgo es soltado por su propietaria. Cuando descubre a una liebre, corre tras ella. Es su instinto, pero su dueña no quiere creerlo y asegura que el perro está jugando. Hasta que consigue alcanzarla.

Pulsa en la imagen para ver este despropósito:

Comparte este artículo
Autor: 
  
4110 0

Publicidad