¿Una cosechadora o el instinto de supervivencia? Encuentra un nido de codorniz con unos huevos sin eclosionar
Media veda

¿Una cosechadora o el instinto de supervivencia? Encuentra un nido de codorniz con unos huevos sin eclosionar

Un hombre encuentra, mientras cazaba la codorniz, un nido vacío en el que quedaban varios huevos sin eclosionar. ¿Cuál crees que pudo ser el motivo?


Mario Ramírez Forcén es el cazador que grabó el vídeo. Siendo un niño, heredó de su abuelo la pasión por la cinegética y, tras 20 años practicándola, hoy se decanta por la menor, más concretamente por la caza de la perdiz y la codorniz.

No image

Mario junto a su perro de muestra y el resultado de una jornada de media veda.

“Cosas del campo”

Durante la presente media veda, precisamente cazando con su pointer la coturnix coturnix, se encontró a la orilla de un sembrado un nido con varios huevos rotos y tres aún por eclosionar. Mario y otro cazador con el que compartía jornada supusieron que habría sido un tractor cosechador al encontrarse en terreno de cultivo.

A su juicio, si al cosechar la tierra se hubiera dejado un metro de ribazo, el nido hubiera librado. Además, lamenta, “cada vez se cosecha más antes y se llevan todo por delante.”

 

Conflicto de intereses: agricultura vs fauna silvestre

Como es lógico, el fin de la agricultura es obtener el máximo rendimiento de las cosechas. Por desgracia, esto a veces choca con los intereses ecológicos de las especies salvajes. Algunas aves como la codorniz aprovechan el refugio y el alimento que les brindan los cultivos para poner los huevos y criar a los pollos con la maduración del sembrado.

Tradicionalmente, la cosecha solía recolectarse en el mes de julio, pero hoy en día esta labor se ha adelantado a junio en muchos casos. Esta tendencia creciente de anticipar las cosechas principalmente se debe al uso de semillas de ciclo corto y semillas mejoradas. Estas permiten sembrar antes y acelerar el proceso de cosecha.

Lo que antes requería 4 o 5 meses para desarrollar el cereal, ahora se completa en tan solo 2 o 3, algo muy beneficioso para los agricultores al proporcionarles más ciclos de cultivo y cosechas. En cambio, tiene un impacto muy negativo sobre la vida silvestre local: el ciclo biológico de los animales no se adapta a esta nueva dinámica. Como consecuencia, muchos animales que crían en esos campos de cultivo se ven atrapados bajo maquinaria, se quedan sin hábitat para continuar su reproducción, y encuentran sus nidos destrozados, como podría ser el caso del vídeo que acabamos de ver.

No image

Codornices capturadas durante la media veda que acaba de concluir. A la derecha, codorniz en vuelo.

Otras razones posibles

El abandono del nido con huevos es un fenómeno un tanto preocupante pero no por ello poco frecuente. Puede haber varias razones detrás de este comportamiento:

Los depredadores, por ejemplo. Las aves pequeñas son presas fáciles para gatos, zorros, serpientes, rapaces diurnas o jabalíes sin ir más lejos. Cuando un predador acecha el nido la madre puede decidir dejarlo y huir con las crías ya nacidas para protegerlas o puede ser atacada y dejar los huevos y los polluelos huérfanos, sin protección.

Otra razón son los factores ambientales. Cuando las condiciones climáticas son extremas como una gran tormenta o una ola de calor la madre puede dejar el nido y huir con los polluelos para salvar su vida. También puede ocurrir que la madre considere que el nido, por alguna razón, está en un lugar inadecuado y decida abandonarlo.

Las infecciones y las enfermedades también son un potencial causa de abandono. El instinto de supervivencia de las aves puede llevar a las madres a abandonar los huevos si detecta que están infectados para evitar que la enfermedad se propague.

Abandono asincrónico del nido

En muchas ocasiones, aunque probablemente no sea este el caso, las codornices abandonan el nido con las crías más grandes para aumentar la supervivencia de algunas de ellas. Es un comportamiento común en muchas aves, conocido como "abandono parcial del nido" o "abandono asincrónico del nido". Este comportamiento tiene varias ventajas evolutivas. Cuando las crías son de diferentes edades y tamaños e incluso, alguna aún sin eclosionar, es más probable que al menos algunas de ellas sobrevivan si las circunstancias son más adversas como ante la falta de recursos o las amenazas de los depredadores.

Al dejar algunas crías en el nido, los padres pueden distraer a los depredadores al alejarse con las crías más grandes, reduciendo así el riesgo de que todas las crías sean capturadas por un depredador.

Las codornices pueden conservar energía y comida al centrarse en el cuidado de las crías que tienen una mejor probabilidad de sobrevivir. Esto aumenta la eficiencia en la inversión de recursos en la reproducción.

El abandono parcial del nido, o abandono asincrónico, por parte de las codornices y otras aves es una estrategia que aumenta las posibilidades de supervivencia de al menos algunas de sus crías al dejar el nido con las más grandes y avanzadas en su desarrollo.

Comparte este artículo
Autor: 
  
104487 0

Publicidad