Revista de Prensa

Asturias

Alertan de la presencia de tres bañeras de jabalíes junto al Centro Médico

Escasos metros separan tres bañeras de jabalíes del arcén y la carretera que va desde el Centro Médico y el colegio San Ignacio hasta la rotonda de Soto de Ribera. Los animales han socavado la tierra y han hecho de los márgenes de la Nacional 630 su particular lugar para retozar en el barro.

12/03/2018 | El Comercio Digital | CECILIA PÉREZ

Alertan de la presencia de tres bañeras de jabalíes junto al Centro Médico Una conducta normal y natural propia de los suidos pero que entraña un riesgo considerable al hacerlo muy cerca de una vía de circulación por la que pasan cada día coches, camiones y autobuses.

Lo pone de manifiesto Joaquín Arce, miembro de la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza. «Esto es un peligro porque al estar al lado de la carretera puede provocar accidentes», advierte.

Lo llamativo en sí no es tanto la presencia de estas tres bañeras sino que los animales las hayan focalizado junto a una carretera. «Esto es un claro síntoma de que han perdido el miedo a los humanos y se demuestra en este contacto tan cercano con la gente». En palabras de Arce, la ciudad se ha convertido «en un lugar interesante para los jabalíes porque es una zona de seguridad para ellos». Sin embargo, no lo es para los conductores. Las posibilidades que los jabalíes crucen a la Nacional 630 son altísimas puesto que no hay ninguna barrera física ni natural que separe el lugar donde se bañan estos animales de la vía de circulación. «Hay que apelar simplemente a la precaución de los conductores sin falta de actuar directamente en la eliminación de las bañeras», especifica Arce. En este sentido, es importante la colocación de señales que adviertan a los conductores de la presencia de animales salvajes en la carretera.

Próximo a este lugar, en la carretera que va del Alto El Caleyo a La Manjoya se localiza otra bañera. En Las Caldas, la presencia de los jabalíes es ya tan común que el propio Joaquín Arce ironiza sobre ello. «Están tan acostumbrados que la mayoría deben saber ya cruzar la carretera cuando no vienen coches».
76 jabalíes abatidos

El año pasado el Principado abatió en el municipio 76 jabalíes en los aguardos realizados por la Guardería del Medio Natural, desde el 1 de marzo de 2016 hasta el 31 de octubre de 2017, según datos proporcionados por la Consejería de Medio Ambiente. Pero las cacerías controladas no son las únicas medidas tomadas por el Gobierno regional para frenar la presencia de los suidos en zona urbana. La Guardería del Medio Natural realiza aguardos para controlar su presencia y prevenir daños a los cultivos, evitar riesgos en la seguridad vial y en las personas, no en vano uno de cada tres accidentes de tráfico provocado por un animal tiene como protagonista a los jabalíes. Para ahuyentarlos de las zonas urbanas se emplean métodos menos lesivos a través de perros. Su objetivo es ahuyentar a los jabalíes a los cotos regionales de caza en torno al concejo, en zonas como Llanera o Morcín. «Antes la relación entre el hombre y el jabalí era distinta. Había menos presencia porque se cazaban como alimento pero ahora no y se ha multiplicado el número de jabalíes por lo que hay que acostumbrarse a convivir con ellos de otra manera», señala Joaquín Arce.

« Ver más noticias