Revista de Prensa

Navarra

El ganado cabrío sin control ni dueño podrá ser abatido

El Ayuntamiento de Baztan ha declarado asilvestradas un grupo de cabras que se encuentran sueltas en un paraje del barrio de Bear-tzun que comparten Elizondo y Elbete, sin declarar, sin que su propietario se haya identificado, causando daños en la vegetación y por el peligro potencial que suponen para las superficies arboladas.

04/02/2018 | Noticias de Navarra | Lander Santamaría | Juan Mari Ondikol

El ganado cabrío sin control ni dueño podrá ser abatido La declaración, que fue aprobada por unanimidad en reciente sesión plenaria, equivale en casos extremos a permitir que sean abatidas con armas de fuego como si se tratara de cualquier otra especie de caza mayor.

La decisión ha sido adoptada después de seguirse toda la tramitación legal, inicialmente haciendo público un llamamiento a quien resultara propietario de las cabras para que procediera a retirarlas (lo que no ha ocurrido), comunicando los hechos a los departamentos correspondientes del Gobierno de Navarra y otras instancias oficiales. Una vez declaradas “asilvestradas” las cabras pueden ser capturadas vivas o abatidas a tiros por cualquier persona como si se tratara de algún animal salvaje, si bien deben cumplirse siempre las reglamentarias normas existentes para la caza.

En realidad, el hecho de que se hayan declarado “asilvestradas” no equivale a decir que se vayan a matar, ya que cualquier persona que consiga capturar algún ejemplar vivo se lo puede quedar como de su propiedad. El caso suele ser que en ocasiones resulta difícil conseguir acercarse e incluso peligroso por los riscos y barrancos por los que las cabras se mueven, para lo que tienen una habilidad y están dotadas de unas pezuñas que se lo permiten.

En este, como ha llegado a ocurrir en otros casos y también en otros municipios de la comarca, el ganado cabrío campa a sus anchas, invade pastizales y huertos que arrasa materialmente y si se introduce en una repoblación o plantación forestal joven es capaz de causar daños irreparables.

El ganado caprino se ha perseguido históricamente (“cabra suelta, cabra muerta”, se solía decir) por todos los estamentos institucionales o se ha limitado su pastaje a espacios muy concretos o de vegetación de escaso valor o aprovechamiento. Lo confirman los fueros y distintas de juntas generales de valles y pueblos, que sancionaban hasta su exterminación por los daños que causa a pastizales y bosques, con todo y ser uno de los primeros animales domesticados y de servir de alimento e imagen de arte rupestre en cuevas habitadas por el hombre.

En las Ordenanzas del Valle de Baztan sus lugares de pasto en libertad y campo abierto se reduce a los valles cerrados de Aritzakun y Urritzate, si bien esporádicamente son localizados algunos grupos pastando en lugares no permitidos. Suele ocurrir que se trata de animales no registrados para evitar pagar tasas o responsabilizarse de daños que puedan causar y tienen crías cuya carne es sabrosa y sin coste, con lo que todo es beneficio.

Lógicamente, la declaración de “asilvestradas” es un caso aislado que no supone necesariamente que se vayan a matar, aunque pueda hacerse. Sí fue obligado hacerlo en fechas bastante recientes con un grupo que salía a la carretera entre los túneles de Belate y Almandoz, causaban un peligro considerable y no se dejaban capturar.

« Ver más noticias