Reportajes

Todo en uno

Pensando en una alternativa que nos permita cumplir el sueño de todo cazador, «encontrar un rifle para todo», analizamos cómo funcionaria el equipo formado por un Sauer S404 Classic XT, un Zeiss V8 M 2,8-20x56 T* y munición Tip Strike de Norma.

CdC

14/02/2016

14.147 lecturas

Star Star Star Star Star (0)

«El Sauer S404 es un verdadero mecano que nos puede dar mucho juego»

«La munición, Tip Strike de 170 grains, en el .308 Win. que estamos usando, también ha cumplido»

Lo primero que hacemos al contar con el equipo, es desplazarnos al campo de tiro con la intención de poner a tiro el rifle con el sistema ASV Long Range, probar las distintas presiones del gatillo y ver la sensación que nos transmite el arma, quedando al descubierto al empezar el gran problema que tenemos los españoles, no solo con el material que usamos en la caza, sino con todo el que compramos y que no es otro que nuestra manía de no leer las instrucciones de uso antes de empezar a utilizar cualquier producto.

Así, en el campo de tiro, tras lograr dejar el rifle con el cero a 100 metros, comprobamos tras un disparo de prueba que se fue alto, que el guardamanos se había aflojado. Tras apretarlo y ver que el cero continua a 100 metros, aparece de nuevo el problema al segundo disparo, lo que nos obliga a visitar en Internet en nuestro móvil el vídeo tutorial de Excopesa, para comprobar que estábamos cometiendo un error en el montaje. El Sauer S404 es un verdadero mecano que nos puede dar mucho juego, pero… siempre después de conocer su funcionamiento o bien por leer las instrucciones, o por visitar los numerosos tutoriales que existen sobre su manejo, o sencillamente por seguir los consejos del fabricante explicados a través del armero u otra persona suficientemente capacitada.

Con el equipo ya preparado y conociéndolo, después de haber realizado las oportunas prácticas en el campo de tiro y de “trastear” un poco con su funcionamiento, nos disponemos a realizar varias pruebas de campo, aprovechando que durante septiembre y octubre tendremos la oportunidad algunos compañeros de caza, por cumplir aspectos de gestión de poblaciones y ante daños a la agricultura, de cazar en distintas modalidades y terrenos, varias especies cinegéticas, lo que asimilaría la prueba al tipo de caza que podemos realizar cualquier cazador a lo largo del año.

La primera prueba la realizamos en una zona de Huesca, donde la población de jabalíes está causando importantes daños a la agricultura y es necesario un control para evitarlos, optando por organizar una pequeña batida tipo gancho, para abatiendo alguno de los ejemplares, espantar temporalmente al resto mientras se cosecha. Siguiendo las normas de gestión y para evitar que la población continúe creciendo, el objetivo se centra en las jabalinas más viejas, por lo que al entrar la piara al puesto acosada por los perros, se selecciona esta siendo necesarios dos disparos al impactar el primero trasero. Sin tiempo para reponer las dos balas en el cargador se presenta en el puesto un grupo de jabalíes del año, a los que repitiendo tiro se logran cobrar dos que servirán para la comida de ese mismo fin de semana. Sorprende en esta primera experiencia la facilidad que ofrece el rifle para poder repetir disparo en batida, lo que se ha logrado en las dos ocasiones, así como la comodidad del punto rojo y el buen campo de visión que ofrece el V8, a pesar de que su aumento mínimo es de 2,8 y que el tiradero no era amplio. La munición, Tip Strike de 170 grains, en el .308 Win. que estamos usando, también ha cumplido.

La segunda prueba la realizaremos en Madrid. Aprovechando la berrea tenemos que cobrar algunas reses, ya que la población de la finca está creciendo por encima de los límites que la comida y el hábitat recomiendan. La orografía abierta de la finca nos va a permitir además, comprobar el funcionamiento de la torreta ASV Long Range, ya que la variedad de distancias a las que podremos disparar será grande. El comportamiento de la torreta sorprende, siendo realmente eficaz los distintos ajustes que se hacen en ella, tanto para poder disparar a mayor distancia, como luego corrigiendo para hacer disparos más cercanos, mostrándose contundente la munición Tip Strike para cobrar ejemplares de venado y muflón sin problemas, quedando los animales siempre a pocos metros de los disparos, salvo una de las hembras de muflón -a causa de un mal disparo que quedó trasero- y de fallarse una cierva a trescientos diez metros, a la que le pasó el disparo en la línea pero alto, siendo la posible causa el mal apoyo, ya que a esas distancias y probando un número alto de aumentos, el apoyo debe ser perfecto o nos arriesgamos a que magnifique el error en el disparo, tal y como sucedió.

Con la idea de ver el comportamiento de este equipo en rececho de montaña, se realizó una tercera prueba en los Ancares Leoneses, recechando en esta ocasión hembras de macho montes. Lo primero que queríamos valorar era el peso y la comodidad de Sauer S404 con el V8, un visor de mayor peso y tamaño que otros visores clásicos de rececho. Posiblemente el menor peso del Sauer en .308 Win., que permite un cañón más corto, compensó el exceso de peso en el visor, haciendo cómodo su transporte y teniendo como ventaja, su mayor número de aumentos y su gran luminosidad, contando además con una eficaz retícula iluminada y como ya hemos comentado, la torreta balística ASV. La satisfacción con todo el equipo, incluida la munición, fue plena, en todos los sentidos, ofreciendo un resultado sencillamente perfecto, al que colaboró el ir conociendo ya mejor el rifle.

A la vuelta a Madrid y disponiendo de algunos días, se realizaron dos nuevas pruebas al rifle con el fin de lograr sacar nuevas conclusiones. La primera fue una visita al campo de tiro, donde comprobar si después de haber variado en multitud de ocasiones la distancia de tiro con la torreta balística, esta volvía al cero donde se había colocado en su puesta a tiro original. El resultado es una agrupación apenas un centímetro por debajo de donde el rifle había sido puesto a tiro un mes antes. La segunda y última oportunidad para comprobar la versatilidad real que el equipo podía ofrecernos, fue hacer una espera en Guadalajara, aprovechando un nuevo permiso por daños. La luminosidad y comodidad que ofrece el V8 no nos sorprendió en esta ocasión, pues era de esperar en un visor que podemos catalogar de gama alta y última generación, con una campana de 56 mm.

La posibilidad de cambiarle los cañones, disponiendo de varios, el seguro en el cargador para evitar que este se caiga accidentalmente, o las cuatro posiciones con distintas presiones del gatillo, para poder utilizarlo según la modalidad que practiquemos, son aspectos que completan la versatilidad que nos ha ofrecido un equipo, que hemos podido usar en prácticamente todas las modalidades y sobre todas las especies, más comunes en España. Incluso hemos logrando abatir un zorro.

En conclusión, un equipo, robusto, compacto y solvente: un verdadero equipo todoterreno.