Reportajes

Victory V8 4,8-35x60 T*

Máxima potencia y calidad Zeiss

Si por increíble entendemos todo aquello que causa gran admiración, el visor protagonista de estas notas es, sin duda, increíble. Muy nítido y luminoso en toda la gama de aumentos, está diseñado para que rinda al 100 % en caza o tiro a distancias extremas, incluso en las condiciones más adversas de uso. Estas son sus características.

Juan Francisco parís

Fotos: Autor

21/09/2021

Star Star Star Star Star (7)

«Los Zeiss Victory V8 son los visores de mayor precio y calidad que fabrica el prestigioso fabricante alemán»

«Gracias al tubo de 36 mm los V8 usan lentes de mayor diámetro»

«El cuerpo es muy resistente y está hecho de una pieza de aluminio de alta calidad impecablemente anodizado en negro»

«Están diseñados para que se pueden usar con malas condiciones meteorológicas y en ambientes polvorientos»

«Un visor increíble con una nitidez, construcción, aumentos y ajuste de retícula apropiados para practicar la caza a rececho»


El Victory V8 4,8-35x60 T* montado en el Blaser K95 que se menciona en el artículo. Aunque parezca mentira, no lo desequilibra pese a que mide 40 cm y pesa 1 kg.

Los Zeiss Victory V8 son los visores de mayor precio y calidad que fabrica el prestigioso fabricante alemán. Se comercializan en cuatro modelos con relación de zoom 8x y tubos de 36 mm para anillas o carril y están hechos a conciencia para que el usuario disponga de la mejor herramienta posible en las modalidades de caza o de tiro para las que han sido diseñados.

En IWA 2014 Zeiss presentó orgulloso los primeros dos modelos V8 como «los mejores visores de su historia»: el V8 1,8-14x50 T* y el V8 2,8-20x56 T*, que todos los periodistas que asistimos al II Día internacional del tiro en IWA pudimos probar un día antes de que se inaugurara la feria en las galerías de tiro de la fábrica de municiones RWS (RUAG Ammotec), ubicada en la localidad de Fürth, a unos 10 km de Nuremberg, que es donde se celebra IWA.


Sobre el ocular se aprecia el mando multifunción que controla la iluminación de la retícula. Nótese que el anillo de los aumentos está estriado y posee apoyo para el dedo.

Y en 2015 otros dos visores que completan la gama y que también probamos en las galerías de RWS un día antes de presentarlos oficialmente en la feria: el V8 1,1-8x30 T* y, el protagonista de este artículo, el V8 4,8-35x60 T*.

Desde entonces Zeiss no ha vuelto a lanzar nuevos V8 porque entre los cuatro cubren todas las posibilidades de caza en batida y la de rececho a cualquier distancia, así como la caza y el tiro a distancias extremas con el modelo más potente. Ni siquiera los ha tenido que actualizar, salvo en pequeños detalles, porque sus aumentos, prestaciones y calidad óptica en conjunto les permiten competir con cualquier visor moderno.


El mando de paralaje, localizado en posición central, deja a la mira libre de este error entre 50 metros e infinito. Tiene marcadas las posiciones intermedias para 100 y 300 m.

36 mm, la clave del éxito

Muchas personas comprendieron que los Victory V8 eran los visores con super-zoom más compactos, nítidos y polivalentes del mundo —en 2014-15 se comercializaban pocos con relación 8x y menos aún que tuvieran las características mecánicas y ópticas de los V8—, por lo que despertaron un interés tan inusitado entre los armeros que, aunque el stand de Zeiss siempre lo visitan muchas personas, no recuerdo haberlo visto tan a rebosar de público como en las ediciones de IWA 2014-15.

Pero por desconocimiento y seguramente porque, como bien dice el refrán, «la envidia es la más grande manifestación de admiración», también fueron criticados, sobre todo por parte de la competencia, solo porque tenían tubos de 36 mm sin valorar las razones por las que Zeiss había elegido este diámetro. Motivos que considero importante comentar porque según Zeiss —y estoy totalmente de acuerdo— el uso de un tubo de 36 mm en visores como los V8, diseñados para cazar a grandes distancias —todos salvo el 1,1-8x30—, lejos de representar un inconveniente, es beneficioso.


De serie, los Victory V8 4,8-35x60 T* se suministran con torreta balística para compensar la caída y con mando convencional de deriva que corrige también a razón de 0,5 cm/100m (1/6 MOA).

Efectivamente, al tener el tubo un diámetro ligeramente superior al de 30 mm, se puede conseguir que las retículas tengan un mayor rango de ajuste, lo que es especialmente importante en disparos muy largos. De hecho, con las torretas balísticas para corregir la caída que pueden equipar o vienen equipados de serie, dependiendo del modelo, se pueden usar hasta una distancia de 600 metros sin tener que recurrir a montajes especiales. Y el tiempo le ha dado la razón porque hoy día este diámetro —e incluso mayor— se utiliza en muchas miras para larga distancia.

Además, gracias al tubo de 36 mm los V8 usan lentes de mayor diámetro. Y estas lentes más grandes y de altísima calidad, proporcionan un rendimiento óptico mayor, sobre todo cuando se utilizan con muchos aumentos porque proporcionan mayor diámetro efectivo del objetivo —por ejemplo, 30 en vez de 24 mm en el modelo para caza en movimiento 1,1-8x30 o ¡60! en vez de 56 mm en el caso de 4,8-35x, protagonista del artículo—, así como también un mayor factor crepuscular y una gran pupila de salida de prácticamente 10 mm en todos los visores, lo que permite ver mejor el blanco al encarar y, por tanto, apuntar de forma más cómoda y rápida con muchos aumentos.

Por último, argumentaba Zeiss durante la presentación de sus V8 que, para lo potentes que son, no son grandes ni muy pesados. Y no le faltaba razón en 2014 ni actualmente porque algunos modelos, como el 1,8-14x50 T* o el 2,8-20x56 T*, se pueden calificar de compactos teniendo en cuenta que se fabrican visores menos potentes, por ejemplo, del tipo 3-12x y 3-18x, etc., que son más largos.


El impresionante objetivo de 60 mm y la calidad óptica de Zeiss permiten usar el visor con malas condiciones de luz. Nótese que, como todos los objetivos de las miras de alta gama del fabricante alemán, tiene un cono corto para facilitar el montaje.

Características de los Victory V8

Todos los visores V8 presentan las siguientes características comunes: el cuerpo es muy resistente y está hecho de una pieza de aluminio de alta calidad impecablemente anodizado en negro.

Internamente están equipados con lentes FL de cristal con fluoruro HT —fabricado por Schott, una empresa del Grupo Zeiss— y están tratadas con el recubrimiento antireflejante multicapa Zeiss T*, que proporcionan una alta transmisión de la luz: 92 por ciento total —en todo el conjunto de lentes— y también una alta resolución, lo que permite que con un V8 se puedan distinguir con el más mínimo detalle y definición los blancos, incluso utilizando grandes aumentos y con malas condiciones de luz.

Además, están diseñados para que se pueden usar con malas condiciones meteorológicas y en ambientes polvorientos porque son impermeables y sus lentes exteriores están protegidas con LotuTec, un tratamiento de probada eficacia, pues lo usa Zeiss desde hace décadas, que repele el agua y la suciedad.

Y, por supuesto, no les falta nada que pueda necesitar un cazador: ocular de enfoque rápido —que permite compensar las dioptrías entre -3,5 y +2—; preciso y suave selector de aumentos con apoyo para el dedo y finas y brillantes retículas luminosas cuya iluminación, de bajo consumo, se controla con un mando ubicado sobre el ocular, que es de bajo perfil para que no moleste y se pueda manejar fácilmente con la mano derecha mientras se sostiene el rifle encarado con la izquierda. Consiste en una rueda con un botón de presión en el centro; al girarla se puede regular con precisión la intensidad del punto luminoso para que sea visible durante el día o de noche sin que moleste y al presionar el botón se conecta o desconecta la iluminación: un punto de luz muy brillante y fino —solo cubre 3,3 mm a 100 metros— con el que es posible apuntar con precisión a la caza mayor o incluso a predadores a grandes distancias. La unidad de iluminación posee memoria y función de apagado automático si el arma no está en posición de tiro.

Salvo el modelo 1,1-8x30 T*, que está libre de paralaje a 100 metros, los demás V8 se ofrecen de serie con mando lateral de control de paralaje desde 50 metros a infinito con posiciones intermedias de 100 y 300 m.

Además, los dos más potentes —2,8-20x56 T* y 4,8-35x60 T*— se suministran de serie con torreta balística Zeiss ASV en altura y también se pueden pedir con ASV en altura y deriva. Igualmente, los menos potentes se pueden equipar bajo pedido con ASV en altura y todos están disponibles con la retícula 60, entre otras que varían según el modelo.

Cabe añadir que los mandos de ajuste del 4,8-35x60 T* corrigen a razón de 0,5 cm a 100 m, mientras que los de los demás lo hacen a razón de 1 cm a 100 metros y que son muy precisos.


Se suministra al mismo precio con dos retículas luminosas a elegir: 60 y 43. La 60 es adecuada para disparar a grandes distancias, sobre todo si el visor posee ASV Comp-H/S. La 43, al ser tipo Mil-Dot con compensación lateral, es especialmente útil si el visor solo tiene el ASV-H.

Zeiss Victory V8 4,8-35x60 T*

Aunque en otras épocas se podía adquirir con otros tipos de torretas ASV, como la LR (Long Range), actualmente el V 4,8-35x60 T*está disponible con una torreta balística denominada ASV Comp —ASV Competition—, muy intuitiva y fácil de manejar, que se puede adquirir para compensar el disparo en altura (Comp-H) o bien en altura y deriva (Comp H/S) que permiten utilizarlo como visor de caza o de tiro.

Y como visor de caza no tiene rival. Debido a su calidad óptica, construcción robusta e impermeable se puede usar de día o de noche, independientemente de las condiciones meteorológicas. Su rango de aumentos y torreta balística de serie ASV Comp-H lo habilitan para cazar a rececho a distancias cortas medias, largas y muy largas, no solo cualquier especie de caza mayor sino también predadores a distancias muy considerables debido al ajuste de 0,5 cm a 100 metros y a que, como se ha apuntado, las retículas iluminadas en las que está disponible —60 y 43— se aprecian perfectamente incluso sin iluminación y tapan muy poco los blancos: 3,3 mm a 100 metros —poco más de 16 mm a 500 metros—.

Ambas son adecuadas para disparar a grandes distancias, pero la 43 tiene un diseño tipo Mild-Dot, con subextensiones para compensar la altura y el viento, por lo que es más adecuada para disparar a grandes distancias si no se utiliza una torreta ASV Comp H/S.

Saber más

Especificaciones

Zeiss Victory V8 4,8-35x60 T*

Aumentos: 4,8x-35x.

Diámetro del objetivo: 60 mm.

Diámetro efectivo del objetivo: 41,8-60 mm.

Pupila de salida: 9,9-1,4 mm.

Campo de visión: 8,6-1,2 m a los 100 m.

Factor crepuscular: 13,6-45,8.

Retícula iluminada: 60 ó 43.

ASV de serie: ASV Comp-H (ASV Competition en altura).

ASV Opcional: ASV Comp-H/S (altura y deriva).

Longitud total: 402 mm.

Peso: 970 gramos sin carril; 1.000 gramos con carril.

Otras características: Cuerpo con tubo de 36 mm para montar con anillas o con carril Zeiss hecho de aluminio de alta calidad muy resistente y anodizado en negro. Ocular de enfoque rápido con rango de ajuste de dioptrías entre —3,5 y +2 y selector de aumentos estriado provisto de apoyo para el dedo. Distancia de seguridad al ojo: fija, de 95 mm con todos los aumentos. Gran pupila de salida: 10 mm, lo que permite una imagen relajada, sin sombras y, como consecuencia, un encare más rápido. Lentes FL —con fluoruro de cristal Schott de alta calidad— con tratamiento antireflejante T* multicapa y las exteriores también protegidas con LotuTec, que repele el agua y la suciedad —grasa, sangre, polvo…— para que se puedan utilizar lloviendo o nevando y en condiciones adversas, propias de la caza. Proporcionan una transmisión total de la luz del 92 por ciento y ofrecen una imagen clara, contrastada y nítida. Retícula Iluminada en segundo plano Zeiss 60 —uso general, incluida larga distancia— o retícula 43 —tipo Mil-Dot—, más apropiada para larga distancia—. Unidad de iluminación de bajo consumo para día y noche diseñada para que no se produzcan destellos y con la retícula iluminada se pueda apuntar con precisión a grandes distancias: el punto solo «tapa» 3,3 mm a 100 metros. Tiene sistema de apagado automático si el arma no está en posición de tiro y memoria —al conectarse de nuevo ilumina la retícula con la intensidad seleccionada—. El mando se encuentra sobre el ocular, pero es de bajo perfil y no molesta al encarar. En el centro posee un botón multifunción que controla la iluminación y se puede utilizar incluso con guantes. Mandos de ajuste reposicionables a cero. Un click equivale a 1 a 0,5 cm a 100 m. Mando lateral de control de paralaje desde 50 metros a infinito con posiciones intermedias para 100 y 300 m. Resistente al agua y al empañamiento: se puede usar lloviendo (impermeable, probado a 400 m/bar) y no se empañan porque están rellenos de nitrógeno.

P.V.P: 3.575 euros con ASV Comp-H y 3.875 euros con ASV Comp-H/S tanto con cuerpo para montar con anillas como con carril y con retícula 60 ó 43.

Más información: www.excopesa.es

Un visor increíble

Eso pensé el primer día que lo probé a 300 metros en una de las galerías de RWS durante la III Edición del tiro en IWA. Fue en marzo de 2015 con varios rifles calibre .308 —Sauer 404, Mauser M12 y Blaser R8— sobre dianas convencionales y siluetas de animales que, con 35 aumentos, una vez efectuada la corrección de paralaje y tirando con apoyo, era imposible fallar porque las divisabas como si estuvieran, exagerando un poco, delante de la boca del cañón.


El potente visor, junto con el modelo Victory V8 1,1-8x30, se presentaron en IWA 2015. Un día antes de inaugurarse la feria, todos los periodistas especializados en armas que asistimos al III Día internacional del tiro en IWA tuvimos la oportunidad de probarlo a 300 m con diversos rifles en unas de las múltiples galerías de tiro que tiene RWS. Máxima potencia y calidad Zeiss: toda una inolvidable experiencia.

Posteriormente lo utilicé en España a 100 metros en otro Sauer 404 calibre .308 y momentos antes de escribir este artículo en un monotiro Blaser K95 calibre 7 mm. Rem. Mag., sobre todo para acordarme de lo nítido que se ve con este V8 más que para volver a probarlo porque disparar tan cerca con un visor de estas características no tiene mucho sentido. De hecho, no pegué ni cinco tiros y todos con el visor en 20x, aunque sí lo usé en «seco» en toda la gama de aumentos para ver los blancos: con 25x los impactos de todos los calibres los veía mejor que con mi telescopio y con 35x se distinguen hasta las imperfecciones del papel y eso que el día no estaba precisamente muy claro.

Lo dicho, un visor increíble con una nitidez, construcción, aumentos y ajuste de retícula apropiados para practicar la caza a rececho de cualquier especie ya sea de día, con poca luz o con malas condiciones meteorológicas.

 

Kahles Helia RD-C

Kahles Helia RD-C

Juan Francisco París