Reportajes

Zamberlan: tradición fusionada con vanguardia

Hemos podido entrar en la fábrica Zamberlan, prestigiosa firma de calzado técnico que tiene en su catálogo una interesante gama de modelos especializados en la caza en sus distintas modalidades.

CdC

04/06/2019 - 2776 lecturas

Star Star Star Star Star (12)

«35 modelos diseñados y elaborados especialmente para el cazador»

«Zamberlan va camino de cumplir sus primeros cien años de vida»

«La empresa distribuye sus productos en más de 45 países»

«La colección Caza de Zamberlan ha tenido en cuenta cada modalidad que se practica en Europa y en el resto del mundo»

Si echamos un vistazo al catálogo general de Zamberlan, encontramos más de 130 modelos de treking, alpinismo, montaña… Y 35 diseñados y elaborados especialmente para el cazador. De la mano de Beretta Benelli Ibérica, hemos tenido la oportunidad de conocer a la familia Zamberlan, que nos ha abierto las puertas de su fábrica para explicarnos el complejo pero artesanal proceso de fabricación de sus botas.

Una empresa familiar con gran arraigo

Allí conocimos a Marco Zamberlan que, junto a María, cogieron el relevo de la presidencia de la compañía cuando Emilio y Marinilde se retiraron. Se trata de la tercera generación de la familia en los 90 años de historia de la firma italiana.

También pudimos conocer a Claudio Angaran, Sales and Marketing Manager, y a varios de los responsables de producción de las botas. Con unos anfitriones así, la visita a la fábrica se convirtió en una jornada muy instructiva.

Un especialista encargado de cada proceso de producción

Podemos destacar muchos aspectos de esta visita. Entre ellos, quizás el más destacable sea que un especialista en cada proceso controla cada fase de elaboración de cada una de las botas que salen de la factoría Zamberlan.

Esto no es óbice para que la tecnología más avanzada y los equipos más modernos sean empleados a la hora de afrontar cada proceso de fabricación. Una mezcolanza de espíritu artesanal implantado en 1929 y que se ha reforzado como filosofía empresarial, junto a los avances que la tecnología y la su aplicación a los materiales que son utilizados.

Como señalamos, Zamberlan va camino de cumplir sus primeros cien años de vida. Comenzó su andadura en 1929, un año complicado para la iniciativa empresarial, pero que demuestra la fuerza del proyecto, que se convirtió en pionero como fabricante de botas de montaña y de senderismo.

Y todo comenzó en un pequeño taller lleno de cuero, herramientas y pegamento, donde Giuseppe Zamberlan comenzó una saga que hoy distribuye sus productos en más de 45 países.

Aires ‘vintage’ para el cazador del siglo XXI

De esta manera, encontramos modelos visualmente muy modernos, pero también otros con un evocador aire vintage. Todos ellos con un denominador común: estas botas están hechas para durar.

En este sentido, personalmente, me enamoré del modelo Grouse GTX RR. Allí nos hablaron de las prestaciones de esta bota para la caza de la becada. El tratamiento especial de la piel es anti-rayaduras, es decir, son muy resistentes a las agresiones de matas, arbustos, espinos… lo que lo convierte en un modelo a tener en cuenta si pisamos suelos poblados de vegetación.

En la fábrica nos hablaron de su idoneidad para la caza de la becada. Algo indiscutible, pero en nuestro país, además de para esta modalidad, considero que en cualquier modalidad en la que rompamos monte, como la caza de conejos, las batidas de jabalí, tras las perdices de monte… cualquier jornada que nos lleve a poner los pies en barro, arroyos, zarzas, matas…

Para estos días, una piel sin este tratamiento acumulará marcas desde el primer día.

Una bota para cada tipo de caza y cazador

La colección Caza de Zamberlan ha tenido en cuenta cada modalidad que se practica en Europa y en el resto del mundo, y podemos encontrar un modelo ideal para nuestra manera de cazar y el entorno y las condiciones en las que lo hacemos.

Se ha puesto especial hincapié en la resistencia y en la capacidad de hacer frente a todo tipo de terrenos y condiciones climáticas. Las botas cuentan con entresuelas de alto rendimiento, lo suficientemente rígidas para garantizar una excelente estabilidad y soporte corporal en terrenos difíciles, combinadas con una alta tracción y suelas de alto agarre con sistemas de amortiguación para mayor comodidad.

En la factoría, nos explicaron que detrás de cada producto de Zamberlan hay un extenso estudio de lo que hace que un zapato que se ajuste bien, una buena tracción y las expectativas de rendimiento de un zapato o bota. Se eligen las mejores pieles para garantizar el máximo confort, la adaptabilidad al pie y la durabilidad a lo largo del tiempo.

En las suelas, trabajan con Vibram, otra garantía de calidad. Y, en el lado de la tecnología, pudimos comprobar la importante inversión que la firma realiza en tecnología y procesos de fabricación para llegar a esa filosofía de la que nos hablaron: la mezcla ideal entre la innovación y métodos artesanales.

Este es su perfil en Facebook

Perfil de Instagram

Más información en: Beretta Benelli Ibérica