Blogs

Cazando al Ruido

Juan Lobón

Hombres, lobos y animalistas

Como otras tantas veces hoy escribo sobre un enfrentamiento ancestral que poca gente conoce pero sobre el que muchos opinan, la mayoría de las veces diciendo verdaderas barbaridades.

28 ago. 2018 - 3.493 lecturas - No hay comentarios

Por supuesto yo no soy ningún experto en lobos pero leo, escucho y aprendo todo lo que tenga referencia a tan querido y odiado animal.

Lobo

El enfrentamiento entre hombre y lobo lo tenemos claro todos los que pisamos el campo y leemos a menudo, pero el enfrentamiento entre lobos, hombres y animalistas no hay por donde cogerlo, porque ni ellos mismos saben lo que dicen. La mayoría de las veces, hablan desde el desconocimiento o adoctrinamiento de un mesías, sin contrastar ni molestarse en estudiar un poco la vida y obra del canis lupus signatus.

Partiendo de antemano que no estoy a favor de la extinción del lobo, ni de los ganaderos corruptos, ni de los animalistas, ni de los furtivos, sí lo estoy de la convivencia entre lobo y hombre.

Si os paráis a leer alguno de los foros sobre lobos podéis encontraros con opiniones de todas las vertientes pero es que hay algunas que dan ganas de darles una colleja. Como esta.

«¿Sabes por qué nunca dio tantos problemas? Porque muchos ganaderos de antes se iban con su ganado al monte, con sus perros, ahora prefieren quedarse en casa teniendo al ganado en el monte desprotegido y sin vigilancia. La explicación es bastante sencilla aunque no la compartirás conmigo ni mucho menos. ¿Sabías que los lobos son nómadas, verdad?».

Primera afirmación:

Según esta jovenzuela —de no más de 25 años—, urbanita que dice descender de ganaderos y mineros, ahora hay más problemas porque los ganaderos viven dignamente en casa, con su calefacción, su vida en familia, su teléfono móvil y su coche. Para ella lo ideal es volver a los años 60 donde, privando a los seres humanos de los beneficios de la vida moderna, malviviendo en el monte en chozas pasando frío, calor y cientos de penalidades, mientras ella disfruta de una vida plena llena de comodidades, hay que ser… Antes no había tantos problemas porque las juntas de extinción se encargaron de aliviar el problema y el pastor subía al monte con sus perros o la escopeta y cuando había indicios de lobos no se andaban con chiquitas y colocaban trampas, daban batidas hasta que el lobo era ahuyentado o cazado, por eso no daban tantos problemas. Si queréis que los pastores vuelvan a vivir como en tiempos pasados, perfecto, pero con todas las artes y argucias que utilizaban entonces para defender su sustento, no solo con lo que a vosotros los animalistas os interese. Ya os garantizo que si eso ocurriese, el lobo dejaba de ser un problema en un par de años. ¿Los mastines?, depende de las zonas, las manadas y el hambre que tengan los lobos, porque si tienen hambre comen, mastín u oveja, pero comen. Hay que hallar el método de convivencia entre la ganadería extensiva actual y el lobo pero no en pro de mandar a los hombres a vivir como hace cuarenta años, mientras quien defiende al lobo a toda costa sube fotos a las redes sociales de veraneo y con lujos varios.

Segunda afirmación:

Los lobos son nómadas, sí, pero los lobos que buscan un territorio donde asentarse y formar un grupo familiar y luego una manada, esos lobos son los que hay que controlar. Una manada es nómada, ¡pero dentro de su territorio!, no se conoce ningún caso de una manada de la Sierra de la Culebra, vaya de vacaciones de verano a Ávila o Asturias…

Lobo

El animalismo y la protección total del cánido le hacen más daño que beneficio, porque el hartazgo de los ganaderos tendrá un límite y acabara provocando grandes desmanes en el lobo y en otras muchas especies, llevado a cabo no por ganaderos y cazadores, sino por hombres que defienden lo que les lleva un sueldo a casa. Y hasta cierto punto puede ser lícito si ves que te están robando.

No hay animal en el mundo que haya levantado más polémica y enfrentamiento que el lobo y, hasta hace poco, esa polémica era entre los ganaderos y la alimaña, ahora el animalismo se ha sumado porque ha visto en el lobo una fuente de ingresos, sin darse cuenta que la cuerda se tensa y está a punto de romperse, pues ellos sólo buscan sus intereses y no el entendimiento. Saben que la caza es el único método que puede sujetar ambas partes, pero no lo aceptan. Saben que aún sin dejar de cazarse lobos, su población ha aumentado y reconquistado nuevos territorios.

Se avecinan malos tiempos para ganaderos pero estoy seguro que con estos pensamientos de animalistas se avecinan mucho peores tiempos para el lobo, ojalá me equivoque.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

Juan Lobón
Juan Lobón es amante de las esperas nocturnas al jabalí y perdicero empedernido. Le gusta disfrutar de cada segundo que la naturaleza le ofrece y se siente cada vez más alejado de postureos cinegéticos.

RSS