Blogs

Cupo Libre

Pilar Escribano

Montería El Campillo

Hace unas semanas tocó ir a montear a la finca El Campillo, situada en la Sierra de Hornachuelos. En esta ocasión era una montería familiar y que organizaban mis queridos tíos Antonio Luis y Mª Rosa.

25 feb. 2018 - 5.379 lecturas - 5 comentarios

Como es habitual, la noche anterior antes de una cita como estas dejo todo preparado: morral, balas, armas, paraguas, etc… con el fin de no olvidar nada con las prisas. Antes de acostarme doy un último vistazo a la previsión meteorológica, que por cierto no era nada halagüeña. Iba a caer una buena… ¡Mucha alegría por el campo que bien falta le hacía, pero horroroso para la práctica cinegética!

Por suerte para todos las previsiones se adelantaron, y entre la noche y la hora del sorteo cayeron unos abundantes y necesarios litros que tanto ansiaba el campo andaluz. ¡Qué maravilla!

Pero volviendo a la montería, esta tenía un aliciente especial y no era otro que el amplio cupo de muflones que nos cedió mi tío Antonio Luis, al que habría que sumar los cochinos y una cierva por puesto.

Nada más llegar a la postura asignada en el sorteo, a la que me acompañaba Antonio, nos dimos cuenta que era un puesto complicado. Un barranco de espeso monte, con unas pequeñas claras a forma de tiradero en el testero de enfrente, que desembocada en un pequeño portillo que cambiaba de solana a umbría. Una zona nada querenciosa para los muflones, pero que sí podía serlo de cochinos, como finalmente resultó.

La mañana empezó tranquila, sin movimiento hasta el momento de la suelta de los perros, que raudos empezaron a mover los marranos que había encamados por la zona.

Al rato conseguí abatir una cochina que venía zorreada y más tarde dos primalones. Uno de ellos también llegando a su paso cauto, y el otro con la algarabía de los perros tras él.

Llegó un momento de calma, pero al rato el monte seguía hablándonos.

El leve pero inconfundible deambular de un cochino nos tenía expectantes. Lo escuchábamos cada poco dar un paso, tal vez dos, y volver a pararse durante un tiempo, pero no lográbamos verlo. Se movía sigilosamente por el monte, como una sombra, e imaginábamos que sería un viejo macareno por sus estudiadas cautelas.

En un descuido, una porción de su lomo apareció detrás de unas matas, las décimas de segundo suficientes para que Antonio le sorprendiese con un certero disparo con su Sauer S404, digno de un habilidoso cazador.

Tu mirada y sonrisa me confirmó que lo habías alcanzado y al rato estaban los perros dando de parada en la umbría, en donde al finalizar la batida fuimos a cobrar el bonito navajero.

En días así, con puestos sucios y nada fáciles de defender, es donde realmente se ponen a prueba dispositivos como los tapones electrónicos 3M Peltor LEP 100, que con su amplificación de sonidos nos iban cantando la llegada de los jabalíes.

Así, con cuatro bonitos lances sobre los cochinos, más una cierva que también pude abatir, concluyó nuestra estancia en el nº 5 de la armada de Los Jarales, en un día de los que se recuerdan toda la vida.

 

5 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

26 feb. 09:36
JC  
Caramba con las fotos, hacer propaganda de algo me parece bien pero hacerla demostrando desprecio a la prudencia me parece fatal, si los rifles se apoyan en la pierna contraria a la que aparecen apoyados y esa pierna se mueve no pasa nada, pero si se mueve, que necesariamente se tiene que mover y al estar en cuesta de terreno húmedo no es difícil que pueda suceder accidentalmente, el rifle o incluso ambos rifles quedan apuntando a la cabeza del acompañante, como además aparecen con los cerrojos en posición de disparo, peor todavía, las fotos tienen hoy una ventaja para mi, no puedo ser acusado de machismo, tanto la dama como el caballero son unos imprudentes que nos hacen una demostración de su imprudencia reiterada, con algo tan sencillo como cambiar de pierna el rifle o con mantener abiertos los cerrojos las fotos me hubieran parecido mucho más atractivas y mejores para las marcas que las patrocinan.
Cordialmente, JC

26 feb. 11:22
Cupo Libre
Cupo Libre  
Estimado JC, como siempre aprecio tus comentarios.
Tengo por costumbre, y creo que bastante buena por cierto y que aprendí de mis maestros cinegéticos, que una vez acabada la montería descargar el arma y se vaciar totalmente el cargador.
Así, cuando me dirijo a realizar las fotos con los trofeos abatidos, mi rifle está totalmente vacío, y por tanto asegurado.
Esta es mi costumbre, pero habrá quien tenga otras.

En cuanto a la posición, la perspectiva de la foto, tomada desde muy abajo, parece que estamos en un mismo plano, cuando yo siempre estoy un poco más alta y atrasada que mi acompañante.
En cualquier caso, corregiré estas perceptivas que aprecias.
Cordialmente, Pilar.
26 feb. 14:49
Mr. Hyde
Semejante chorrada.

Bonitas fotos.
26 feb. 18:05
JC  
Mr. Hyde, la cantidad de muertes producidas por chorradas y presuntas chorradas debe de ser casi infinita; creo que la dama entendió bien mi comentario y creo que en el futuro cuidara el detalle, contestó muy educadamente como tiene por costumbre, sigo sus intervenciones porque me gustan y son un ejemplo para otros cazadores, este viejo montero puede que sea algo cascarrabias pero hoy aporta más con su critica que alabando unas fotos que para el gusto de Mr. Hyde son bonitas y para el mio no tanto, y como criticar a una persona que firma con su nombre utilizando un digamos "seudónimo" no es correcto, al ser montera cordobesa sin duda conoce bien a Mariano Aguayo le ruego que le pregunte a él quien soy yo pues somos viejos amigos.

Cordialmente, JC
28 feb. 12:15
Mr. Hyde
Lo que me parece una chorrada es juzgar la acción de una persona por una simple foto que sin duda no refleja más que esa instantanea.

Pero vamos, si tu, con una foto, has sacado la conclusión que ese arma esta cargado, pues yo no, pues cuando saco fotos asi siempre es al final y el arma esta descargado, pero vamos, para que veas lo que puede engañar una foto, la perspectiva te hace pensar que ambos individuos están en el mismo plano y por tanto el cañón apunta a su cabeza, a mi no me lo parecía, pero es que yo trabajo en fotografía y estoy muy acostumbrado a ver fotos, y para mi era muy evidente que no se encontraban en el mismo plano, la chica sale mas pequeña que el chico.

Pero vamos, lo que digo, demasiadas conclusiones precipitadas sobre cosas nada evidentes y otras que aun siendo evidentes, pasaste por alto.

Lo de ver fotos con el cerrojo abierto, ahora no lo recuerdo pero creo que nunca he visto ninguna, no así escopetas de dos cañones abiertas, aunque para mi salir en una foto con el cerrojo abierto para que vean que el arma esta descargada, me parece coger las cosas con pinzas, pero vamos, puede ser que se saquen fotos con armas cargadas e incluso la lleven cargada a casa.
Pilar Escribano
Pilar Escribano es apasionada montera, creadora del blog Cupo Libre. Un espacio dedicado a la caza, la naturaleza, la gastronomía, el turismo cinegético y la moda.

Twitter: @CupoLibre
Instagram: @cupo_libre
Facebook: www.facebook.com/CupoLibre/

RSS