Morir por la caza

Hay cazadores que dejaron la escopeta y se les nubla la vista cuando les hablamos de caza, porque una afición apasionante que les dio tantas satisfacciones, se truncó dramáticamente un mal día por un disparo quebrador. Por la caza nos matamos por tiro propio o ajeno y nos morimos de infarto porque nos supera la pasión. A alguno le mata el rayo del cielo y en las estadísticas se cuentan también otras muertes, como las de accidente desde o hacia el cazadero.
José Luis Garrido

José Luis Garrido

14/01/2007 | 17071 lecturas

Star Star Star Star Star (0)

 

Entre unas cosas y otras, cada año mueren en España aproximadamente 44 cazadores. De estos, 24 por disparo de escopeta, propia o ajena, y otros 20 por diferentes tipos de siniestros inducidos por la actividad. Deberíamos reflexionar más sobre este asunto. Los datos que se desarrollan en la tabla adjunta se deducen extrapolando las estadísticas de los seis últimos años de Mutuasport, la mutua de los cazadores, que aglutina 220.000 seguros de responsabilidad civil y 430.000 seguros de daños propios, dentro de una nómina que no llega ya al millón de cazadores.

Aunque tenemos el concepto de que la caza es muy peligrosa hay menor mortalidad que en otros deportes considerados más blandos. Ayuda a esta opinión siniestra de la caza el conocimiento de que se trata de una actividad cruenta que mata animales y se asocia la contundencia del mortífero disparo a esos otros, tan prolíficos en cualquier película de TV, donde mueren personas a destajo. Por otro lado, cada muerto durante la caza es noticia individual en todos los medios. No quiero quitar importancia a los accidentes cinegéticos; al contrario. Es cierto que se producen muchos siniestros, especialmente por disparos de escopeta, pero normalmente no son letales excepto a escasa distancia. Como, además, suele ser por alguna imprudencia evitable, las noticias causan mayor impacto en el gremio y en la sociedad.

Las recomendaciones para uso de armas antes, durante y al finalizar la cacería deberían ser más tenidas en cuenta

Un accidente grave afecta además de a la víctima principal, a la otra, que suele ser al que se le escapó el tiro y que en algunos casos requiere alivio sicológico de por vida. La caza es una actividad familiar y de amigos o cuadrilla de conocidos; por eso siempre se causa daño a alguien querido y allegado. Y esto es insuperable para algunos cazadores, especialmente para los que les pesa como una losa aquella imprudencia.

Dicen que las carga el diablo. No es verdad. Las cargamos los cazadores y se nos olvida descargarlas o echar el seguro. Nadie estamos libres de producir un siniestro con el arma, pero ayuda mucho a evitarlo el tener como costumbre de cazador prudente abrir la escopeta o echar el seguro en todas las situaciones sensibles. A cuenta de ello, se van muchas perdices y algún jabalí porque, frustrantemente, cuando tienes cogidos los puntos, o al bicho en la cruz, el arma no dispara porque se nos olvidó el seguro. Pero animal que se escapa es bueno para la siguiente cacería y, sobre todo, da mucha tranquilidad tener como norma este mecanismo reflejo de asegurar el arma y evitar tantos accidentes.

Vamos a analizar algunos datos y a proponer mesura a la hora del disparo, intentando reducir la siniestra estadística de muertos al año que, como hemos dicho, no es ni por asomo la del deporte de más riesgo, pero estamos todos obligados a intentar reducir aunque fuera en una sola baja. Si este escrito sirve para que los que lo lean, echen con más frecuencia el seguro y abran el arma en las ocasiones más propicias, misión cumplida.

En una jornada sobre CAZA Y SEGURIDAD que organizó la ONC recientemente y asistí como ponente, se matizó que se producen la mayoría de los accidentes por incumplimiento de las leyes, por falta de prudencia en el uso de las armas y por disparar sin tener perfectamente definida a la pieza, además de por otras causas de sobra conocidas. En todos los manuales sobre seguridad en la caza nos dan una serie de consejos que sería muy conveniente observar para que no se produzca esa sangría que suponen los casi 2.600 siniestros que se producen cada año por la caza. Las recomendaciones para uso de armas en el domicilio, antes de iniciar la caza, durante la actividad cinegética y al finalizar la cacería, deberían ser más tenidas en cuenta.

Para ponderar las posibilidades de riesgo hay que empezar diciendo que somos, más o menos, un millón de cazadores; que cada año disparamos aproximadamente tres millones de balas y ciento cincuenta millones de cartuchos, que dispersan unos sesenta mil millones de perdigones. Y una bala, si da en un punto vital, puede ser letal hasta más allá de un kilómetro y un perdigón te puede lesionar un ojo a menos de cien metros.

TIPO VÍCTIMA 2001 2002 2003 2004 2005 2006
(Hasta 5/12)
Media
Anual
Mutua
MEDIA ANUAL
Nacional Estimada
FALLECIDOS POR DISPAROS DE OTROS (R. C.) 1 4 0 5 2 2 2'33 10'6 (1)
ID. POR ID PROPIOS 9 7 5 8 2 4 5'83 13'6 (2)
TOTAL Fallecidos por accidentes de escopeta 10 11 5 13 4 6 8'17 24'2
Fallecidos por otras causas (Infarto, in itínere, etc.) 1 12 8 5 17 8 8'50 20
TOTAL FALLECIDOS DURANTE CAZA 11 23 13 18 21 14 16'67 * 44
GRAN INVALIDEZ 2 0 0 0 2 SIN DATOS 0'8 2
INVALIDEZ 37 58 41 32 27 SIN DATOS 39 91
OTRAS LESIONES 641 685 849 1.176 1.912 SIN DATOS 1.053 2.448
SINIESTROS TOTALES 691 766 903 1.226 1.962 SIN DATOS   2.585

(1)  El dato de Mutuasport es sobre 220.000 mutualistas con R. C.
(2)  El dato de Mutuasport es sobre 430.000 mutualistas con seguro de daños propios.

Vistos los tiros que se escapan por menos de nada —por imprudencia, he querido decir— y conocido el cómputo total de siniestros anuales producidos, no hay duda que San Huberto echa una mano. En cualquier caso, las lesiones totales son bastantes significativas como puede observarse en la tabla adjunta. Cada año entre muertos, inválidos y con alguna lesión, miles de cazadores sufren accidente, y cada temporada más. La lectura de esos datos nos informa también que casi la mitad de los muertos durante la caza lo provocan causas distintas al disparo. Igualmente nos informa que hay casi un treinta por ciento más de accidentes mortales por disparo de la escopeta propia que por disparos de otros. Y como el accidente propio, normalmente, no se produce nunca cuando se dispara a una pieza de caza, está muy claro que la escopeta sólo truena sobre el cazador en esos trances, de todos conocidos, en los que no se ha echado el seguro, a pesar de que era un momento muy sensible de la jornada.

José Luis Garrido
Presidente honorífico Federación de Caza Castilla y León
Director honorífico de la Escuela Española de Caza
Ex Director general de la fundación FEDENCA-RFEC

José Luis Garrido Modalidades y Métodos de Caza (2ª Ed. Junio-2015) Edita: Federación de Caza de Castilla y León. Teléfono 983 333 488 (autonomica@fedecazacyl.es)

 

 

Comentarios

Comentarios cerrados

4 comentarios
15 ene. 2007 15:29
"Grivettes"
Querido José Luis, leyendo este articulo suyo, no es difícil recapacitar , reflexionar y recordar las enseñanzas de los que apredimos, hace muchos años, a andar por el monte, con una escopeta. Falta esa vieja escuela, no solamente la de "ladrillo", como nos escribe nuestro buen amigo Lurueña, sino la escuela de" base", la de la sapienza, la de la experiencia. De pequeño me contaron que un día se escapó un tiro de una escoba. Ha amigo, eso quería decir algo. No han oido nunca decir eso de que me ha salido una pieza y la he fallado porque tenía el seguro puesto?. Esto lo he oido varias beces, y yo desconfio de éste cazador. O lo que es lo mismo ,este tío va con el seguro quitado, por ejemplo esperando el lance, del conejo o la perdiz. Yo siempre tengo puesto el seguro, incluido cuando estoy en puesto, esperando patos,o torcaces. Pero si es sencillo, es instintivo,sacar el seguro apuntar y disparar. Sencillo.
!ASOMBROSO! Estoy escribiendo esto,a las 15,10h. y me pasa un compañero la siguiente noticia de Internet. UN CAZADOR MATA A UN PASEANTE DE 60 AÑOS EN TARRAGONA AL CONFUNDIRLO CON UN JABALÍ. (La Vanguardia.es lunes,15 de enero 2007 Actualizado a la 13.22) Leo, (El accidente se produjo a las 13.45 h de ayer en la partida de Chesas de Miravet en la que habían acudido a cazar jabalíes varios cazadores.......El fallecido es un vecino de Tortosa (Tarragona) que no tenía nada que ver con la batida y que estaba caminando por la zona.
Sin palabras. Ahora habrá que esperar a los detalles, pero de todos modos es lamentable y me duele mucho.. Toda precaución es poca. Ahora me vienen a la memoria esas imágenes que vemos en las monterias que vemos en los programas de TV especializados en materia de caza,y me pregunto ¿como no llevan los monteros,!TODOS! y !TODAS!, un chaleco o distintivo reflectante en el transcurso de la caçería. No puedo ver esos disparos, a los pies de otros tiradores. Sencillamente San Huberto es grande.José Luis voy a informarme de lo ocurrido, ya que ha ocurrido en mi tierra, vamos en mi provincia. Salud admirado amigo.
Joaquim. FCC Tarragona.
15 ene. 2007 20:15
ajnr
es una pena pero cada dia se dan o se conocen mas casos de esta indole. pero yo debo de ser especial, mi padre me enseño, cuando andaba yo con la carabina del 4,5 a no tirar mas que a lo que queria, o aun me acuerdo del primer trastazo en la cabeza por apuntar, que no tirar, al mochuelo que de la encina saltó, lo veo todos los dias que salgo al campo y me acuerdo...
me acuerdo del dia que yo cabreado conmigo mismo por no poder tirar un guarro en un ganchillo del pueblo, al no ver el bicho que me paso a cinco metros entre las zarzas, bien seguro que estaba de que era el jabalí, pero no sabia si habria o no algun pero y no lo tiré, al contarselo me dijo que no pasaba nada otro dia seria, que habia hecho bien.
yo creo que las prisas y el abusivo precio de los cotos o monterias, nos hacen ser mas egoistas que cazadores y salimos al campo a matar, que para eso hemos pagado, y rapido que me tengo que ir a....
que hay de eso de salir con los amigos a cazar, comer un buen almuerzo y reirse de los fallos y aciertos de un buen amigo que se alegra tanto de lamuestra de nuestro perro como si fuese suyo, sin egoismo, y el parar la mano para todos juntos encontrar la perdiz que ha caido en un zarzal y cuesta un buen rato a los perros el cobrarla, intentad hacerlo ahora, te quedas mas solo que la una, alegando prisas en matar, y llegar al cupo......
de verdad una accion de coto puede costar 1800 €........o mas...
creo que esto habia que regularlo, y no permitir que se dispare y se transforme la caza como elemento puramente deportivo predador de ocio y disfrute en un comercio de truanes que es lo que desgraciadamente hoy tenemos, una industria de fabricar piezas de caza, escopetas de millon y medio y cotos de trescientas mil de las antiguas pesetas como poco.
bastantes trabas pone ya la administracion con sus regulaciones, ya no se puede cazar a no ser que te sobre el dinero, aunque seas un mataperros o un escopetero,y no tengas ni pajolera idea de lo que es cazar.porque en lo libre ya tampoco podemos cazar, no se han preocupado de regularlo o de mantenerlo, se prohibe y fuera, todos a callar,

quien nos defiende los derechos a los cazadores .....
23 ene. 2007 15:06
wmayca
wmayca
Quisiera aprovechar el foro para exponer mis inquietudes referente al tema de los accidentes resultado de 30 años de practicar la caza en Costa Rica. Una de estas es que resulta curioso que en este país los accidentes de caza vayan en disminución, debido posiblemente al declive en la cantidad de cazadores (somos cada día menos), no obstante, los accidentes con armas de fuego (muchos de estos se llevan la vida de niños) en casas de habitación, vehículos, en la vía pública son cada vez más frecuentes, ello debido a que cantidad de personas portan armas de fuego (muchas ilegales) y no practican las medidas de seguridad adecuadas, bién porque nunca las conocieron, bién porque no han tenido conciencia y responsabilidad por aplicarlas. El ejemplo anterior es aplicable a la práctica de la caza, situaciones como desatender un seguro, portar un arma alimentada en un vehículo terrestre o marítimo, disparos imprudentes, no cuidar hacía donde apunta ese cañon durante la cacería, el no educar correctamente a los menores son y serán causas de accidentes en donde sea que un arma esté presente. "El problema no está en el arma, sino en la mano que la empuña".
24 ene. 2007 18:22
Broker
Magnífico artículo el suyo Sr. Garrido.

Los que leemos mucho sobre caza y en especial todo lo referente a artículos de accidentes de caza, con heridos y fallecidos cazando, nos sobrecogen y nos dejan...., como diría...., como que nos hechan un jarro de agua fría sobre nuestra afición.

Bueno, pues no es nada para cuando te toca de cerca, el año pasado falleció un compañero de montería de un disparo en su puesto....., ahora...., ahora si que no hay palabras.

 

Últimos Artículos Publicados
La gestión cinegética es el fundamento de la reposición por la caza
José Luis Garrido
La Asociación Española de Rehalas celebra su asamblea anual
AER
La caza contribuye a la salud de las personas que la practican
Víctor Mascarell
Perdiz roja: mayo y junio, claves para la cría
José Luis Garrido
Desenmascarar a la secta
Federación de Caza de Castilla y León

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Caza'

¿Es compatible la caza de conejos y becadas?
Miguel F. Soler

Corazón de león
Antonio Mata

Piezas plomeadas, ¿dónde las busco?
Juan Salvador Calzas Prados

Cuando el cazador hace de maestro
Miguel F. Soler

Cada año hay más torcaces
Miguel Ángel Romero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (238463 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (203789 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (197541 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (138081 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (123935 lecturas)