Así tratan las redes sociales a la caza: Instagram, Facebook y TikTok

Las redes sociales no son muy partidarias de publicaciones relacionadas con el sector cinegético y lo censuran repetidamente. La última y más grave, la censura de TikTok. Mientras, los cazadores son víctimas de delitos, amenazas e insultos.

Alba Ruiz Flores

28/11/2020 | 4226 lecturas

Star Star Star Star Star (13)

 

El mundo de la caza viene siendo desde tiempo atrás un tema controvertido en la sociedad, esto se ve reflejado a su vez en el uso de las redes sociales que, en ocasiones, no tienen miramiento alguno para censurar publicaciones que tengan que ver con la actividad o incluso cerrar cuentas.

Desde hace un tiempo, junto con Instagram, Facebook y Twitter, la nueva red social TikTok, es una de las redes sociales que más crece en usuarios y publicaciones y, del mismo modo que las demás, también censura publicaciones que tengan que ver con la práctica de la caza.

Lo curioso de es todas estas redes es que, en muchas ocasiones, tachan las publicaciones cinegéticas como algo violento cuando hay otras publicaciones que sí que lo son realmente y pasan desapercibidas de forma negativa, llegando incluso a conseguir miles y millones de likes en lugar de ser prohibidas.

Instagram

En el caso de Instagram, la propia cuenta de Club de Caza sufrió el pasado año las consecuencias de sus políticas, llegando a ser censuradas numerosas publicaciones e incluso eliminadas.

Así te lo contamos.

Entre los motivos por los que la red social bloquea algunas acciones destacan el supuesto fomento de odio, contenido inapropiado… Aunque ya se sabe por lo sucedido en otras ocasiones, que muchos de los bloqueos que reciben algunas cuentas y publicaciones, se deben por las denuncias realizadas por cuentas animalistas, quienes han decidido usar las redes como nuevo método para ejercer presión.

Dentro de las normas comunitarias de Instagram destacan:

Normas comunitarias

«Trabajamos para eliminar el contenido que pueda contribuir a provocar daños en el mundo real, y así lo reflejan nuestras políticas que prohíben la coordinación de actividades cuyo objetivo sea causar daños, la venta de mascarillas sanitarias y otros productos relacionados, el lenguaje que incita al odio, el bullying y el acoso y la información errónea que aumente el riesgo de actos violentos inminentes o daños físicos. Según avanza la situación, continuamos revisando contenido en la plataforma, evaluando tendencias en las conversaciones y colaborando con expertos. También proporcionaremos directrices adicionales relativas a nuestras políticas cuando sea necesario para que los miembros de nuestra comunidad sigan protegidos durante esta situación de emergencia.

• Respeta al resto de los miembros de la comunidad de Instagram.

Queremos promover una comunidad diversa y positiva. Retiramos cualquier contenido que incluya amenazas creíbles o lenguaje que incite al odio, contenido dirigido a particulares con el fin de humillarlos o avergonzarlos, información personal utilizada para chantajear o acosar a alguien, y mensajes reiterados no deseados. Normalmente, permitimos debates más críticos en torno a personas que aparecen en las noticias o que cuentan con una audiencia muy amplia por su profesión o por determinadas actividades.

Resulta inaceptable fomentar el uso de la violencia o atacar a alguien por razones de raza, etnia, origen nacional, sexo, identidad sexual, orientación sexual, creencias religiosas, discapacidad o enfermedad. Cabe la posibilidad de que permitamos lenguaje que incite al odio si este se comparte para cuestionar este tipo de comportamientos o para concienciar con respecto a estos. En estos casos, te pedimos que expreses tu intención de forma clara.

No se permiten amenazas graves para la seguridad pública y personal. Estas incluyen amenazas específicas contra la integridad física y amenazas de robo, vandalismo y otros perjuicios económicos. Revisamos meticulosamente las denuncias de amenazas y tenemos en cuenta muchos factores a la hora de determinar si son creíbles».

En este caso, como ocurre en Facebook, parece ser que estas normas se cumplen solo a veces, pues mientras que a cazadores y demás personas implicadas en el sector, se le censura información, a personas contrarias a la actividad que amenazan e insultan no les ocurre lo aquí mencionado y además si se les permiten cosas sobre las que supuestamente la red social esta en contra. Ejemplo de ello es la prohibición de amenazas graves, que algunos cazadores sufren día tras día.

Reflexiona antes de publicar eventos de interés.

«Somos conscientes de que son muchas las personas que utilizan Instagram para compartir eventos importantes y de interés. Algunos de estos eventos pueden incluir imágenes muy gráficas. Debido al gran número de personas y grupos de edad diferentes que utilizan Instagram, es posible que retiremos vídeos de gran violencia gráfica, con el fin de asegurarnos de que Instagram siga siendo apropiado para todos.

Sabemos que, con frecuencia, este tipo de contenido se comparte para condenarlo o para concienciar al resto de usuarios. Si lo compartes por este motivo, te animamos a incluir un pie de foto que advierta de que se trata de contenido con violencia gráfica. No se permite bajo ningún concepto compartir imágenes gráficas por placer sádico o que ensalcen la violencia».

Este es uno de los principales puntos a tratar. En el caso de la actividad cinegética, las imágenes o videos que incluyen animales abatidos, pueden ser censuradas con facilidad a pesar de que en la imagen no se muestre sangre o violencia alguna.

Además, la norma se extiende en ocasiones, cuando se publican contenidos que se censuran, aunque no salga ninguna pieza abatida pero simplemente tenga que ver con la actualidad.

Facebook

La red social más destinada a publicaciones escritas que a fotografías tampoco se queda atrás con la censura. En numerosas ocasiones, publicaciones escritas, videos o fotos han sido censuradas con motivo de un supuesto maltrato animal o en contra de difundir injusticias.

Un ejemplo de esto fue lo ocurrido con un video realizado por Fundación Artemisan tachado de sensacionalista, aterrador o sangriento.

Sin embargo, un dato curioso con respecto a esta red social es el hecho de que censuren información por estar contra de la caza, pero también censuran publicaciones de algunos perfiles en defensa de la misma.

Además, otro aspecto chocante del análisis de Facebook es su clara postura ante la actividad, ya que, a pesar de que cualquier movimiento que tenga que ver con la caza es tachado como violento, cuando esto ocurre en contra de los cazadores, no hay censura alguna.

Los ataques de animalistas y radicales a los cazadores en redes sociales, cada vez son más evidentes, sin embargo, queda un largo camino por recorrer para solucionar esta problemática, ya que las plataformas hasta ahora mencionadas y en concreto Facebook, no se meten en ese conflicto, dejando que los cazadores reciban mensajes de odio, insultos e incluso amenazas. Sin embargo, eso no es considerado violencia ni motivo de censura para ellos.

Lo curioso de esto es que, dentro de las políticas de Facebook, la propia página destaca dos puntos importantes respecto a la incitación al odio, que para beneficio del colectivo cinegético no se cumplen:

1. Violencia e incitación

«Nos esforzamos por evitar que se produzcan daños en la vida real que puedan estar relacionados con el contenido que se muestra en Facebook. Si bien entendemos que las personas suelen expresar desprecio o desacuerdo mediante amenazas o apelaciones a la violencia sin intenciones serias, eliminamos el lenguaje que incita a cometer actos graves de violencia o los hace posibles. En los casos en los que creemos que existe riesgo real de que se produzcan daños físicos o amenazas directas a la seguridad pública, eliminamos el contenido, inhabilitamos las cuentas y colaboramos con las autoridades policiales. También intentamos tener presente el lenguaje y el contexto para distinguir afirmaciones casuales de contenido que constituya una amenaza creíble para la seguridad pública o privada. Para determinar si una amenaza es creíble, también podemos tener en cuenta otros datos, como la visibilidad pública de una persona y los riesgos para su integridad física.

En algunos casos, observamos amenazas condicionales o afanosas dirigidas a terroristas o a otras personas violentas (como «Hay que matar a los terroristas»), pero las consideramos no creíbles ante la ausencia de pruebas que demuestren lo contrario».

2. Dignidad

«Dignidad: creemos que todas las personas son dignas y tienen los mismos derechos. Esperamos que respeten la dignidad de los demás y no los acosen ni los degraden.

Nuestras Normas comunitarias se aplican a personas de todo el mundo y a todos los tipos de contenido. Se han diseñadas a partir de una perspectiva global. Por ejemplo, imaginemos que, estrictamente, no puede considerarse que cierto contenido incluya lenguaje que incita al odio. Incluso en este caso, podríamos eliminarlo por infringir nuestras políticas relativas al bullying. Sabemos que las palabras adoptan diferentes significados o repercuten de un modo distinto según la comunidad, el idioma o el origen locales. Nos esforzamos por tener en cuenta estos matices y, al mismo tiempo, aplicamos nuestras políticas a las personas y su expresión de manera coherente y justa. En el caso de determinadas políticas, necesitamos más información o contexto para aplicarlas de acuerdo con nuestras Normas comunitarias.

Cualquiera puede denunciar contenido potencialmente infractor, incluidos páginas, grupos, perfiles, contenido individual y comentarios. Asimismo, otorgamos el control sobre la propia experiencia, ya que permitimos bloqueardejar de seguir u ocultar personas y publicaciones…».

Si esto realmente fuese así, ¿por qué cuentas vinculadas a la actividad son censuradas por supuestas incitaciones de odio, maltrato animal, imágenes violentas, pero cuando el sector es atacado, amedrentado y amenazado no suele ocurrir nada en contra de los radicales?

Ejemplo de lo ocurrido día tras día es el caso de Rocio Bueno, cazadora desde muy pequeña y persona muy conocida en redes sociales por su andadura y labor en el sector.

En su caso, nos cuenta que, tanto en Facebook como en Instagram, sus cuentas han sido censuradas durante días por incitación al odio. La mayoría de las veces, esto ocurre porque hay personas que denuncian publicaciones de animales abatidos y la política de las redes cierra la cuenta o impide hacer cualquier movimiento durante días.

Tik Tok

La nueva red social que más famosa está siendo últimamente no se queda atrás con la censura al colectivo cinegético.

En este caso, uno de los principales problemas recogidos en sus normas sería el contenido violento respecto a los animales.

Así lo muestra en su página web:

Contenidos gráficos y violentos: animales

«No deben publicarse:

• Contenidos en los que se muestre la matanza de animales reales

• Contenidos en los que se muestre la mutilación de animales reales, que se define como amputación o lesión de partes del cuerpo con el fin de causar daños permanentes

• Contenidos en los que se muestre crueldad hacia los animales, que se define como causar dolor físico, sufrimiento o la muerte en animales reales. Se permite infligir dolor físico durante una cirugía u otros tratamientos médicos».

Así, a pesar de su escasa vigencia en la sociedad, Tik Tok ya ha censurado publicaciones al respecto, en las que se ven afectados los cazadores evidentemente.

Ejemplo de esto fue recogido por The Hunting News, donde se muestra la censura de un video a un cazador, en el que no aparecía ningún disparo ni contenido violento para el animal.

Del mismo modo, cualquier publicación con un arma que intentase hacerse en esta red social podría ser censurada según sus normas de uso.

Venta o uso de armas

«Para proteger nuestra comunidad, por lo general no permitimos la representación, comercio o promoción de armas de fuego, munición, accesorios para armas de fuego o armas explosivas. También prohibimos la publicación de instrucciones sobre cómo fabricar dichas armas. Podemos conceder excepciones para contenidos que muestren armas de fuego u otros tipos de armas en los siguientes casos: en un escenario ficticio, como parte de la colección de un museo, llevadas por un agente de policía, en un desfile militar o usadas en un entorno seguro y controlado, como un campo de tiro.

No deben publicarse: 

• Contenidos que muestren armas de fuego, accesorios para armas de fuego, munición o armas explosivas

• Contenidos que ofrezcan, vendan, comercialicen o soliciten armas de fuego, accesorios, munición, armas explosivas o instrucciones sobre cómo fabricarlas».

El que hizo la ley hizo la trampa

Es evidente que las redes sociales tienen una serie de normas y políticas coherentes en relación a conservar la seguridad y el respeto entre quienes las usan. Lo denigrante de esto es el hecho de que solo se apliquen a algunos criterios y otros sean ignorados.

Cazadores que se llevan la peor parte ya que además de ser censurados por un supuesto contenido violento, son atacados sin que esos insultos y esas amenazas sean censuradas ni enjuiciadas.

Además, es algo alarmante el hecho de que la actividad cinegética, siendo una práctica reglada, siga sufriendo ataques de censura en pleno siglo XXI.

Alba Ruiz Flores

 

 

Comentarios
1 comentarios
28 nov. 22:49
Bisagras
Hacer lo que yo, no entrar en ninguna, para los perros flautas.

 

Últimos Artículos Publicados
Codornices y tórtolas
José Luis Garrido
¿Qué hacer si te ataca un oso?
Alba Riuz Flores
La Ley de Bienestar Animal de Andalucía supone una cesión ante el animalismo radical
ARRECAL
La Junta de Andalucía se equivoca: Los perros de rehala no son mascotas
AER
Pocos niños entre tantos lobos
José Luis Garrido

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (245367 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (212016 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (209529 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (145048 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (128694 lecturas)