Noruega

Una mujer de 81 años y un ciervo que se citan dos veces al día

La jubilada que aparece en la imagen vive en una montaña de Noruega y un día, al asomarse a la ventana, observó al animal y decidió darle algo de comer. Desde entonces, se acarician y ven a diario, un respiro para esta mujer, que perdió a su marido hace unos años.


 Una mujer de 81 años y un ciervo que se citan dos veces al día
Una mujer de 81 años y un ciervo que se citan dos veces al día

Hoy te traemos una imágenes que te conmoverán y que demuestran que la conexión de humanos y animales es más fuerte de lo que muchos imaginan. Se trata de un ciervo que visita dos veces al día a una viuda que, tras fallecer su marido, se hizo inseparable de este ejemplar con el que entabló una bonita amistad.

Una cita dos veces al día

La jubilada que aparece en la imagen vive en una montaña de Noruega y un día, al asomarse a la ventana, observó que había un ciervo y decidió darle algo de comer. Desde entonces, el animal acude a la casa dos veces al día y ella le da un poco pan de comer.

Trepa por la pared para pedir mimos

Pero esta no es una historia nueva porque la amistad del animal y de la mujer se forja desde hace varios años. Las caricias forman parte de esta bonita historia y es que el ciervo trepa por la pared estirando el cuello para pedir así un pequeño mimo.

La señora, de 81 años, no le tiene miedo alguno al animal salvaje y por eso, lo acaricia suavemente dos veces al día. Si algo queda claro, es que son muy afortunados de tenerse el uno al otro. Los cazadores de la zona, que conocen esta bonita historia, tratan también de cuidar al animal y evitar que le pase cualquier cosa, todo para que esta señora no se lleve ningún disgusto.

Comparte este artículo
Autor: 
  
17891 0

Publicidad