«No son los cazadores quienes envenenan el campo»

La Federación de Caza de Castilla y León rechaza en nota de prensa la implicación de los cazadores en las muertes de buitres por envenenamiento que se han producido en Becilla de Valderaduey (Valladolid).


Un coto de caza menor no tiene el más mínimo interés en dañar las poblaciones de buitres o lobos
En un comunicado, la Federación asegura que «cualquier responsable de un coto de caza conoce los efectos del uso ilegal de veneno en el campo», por lo que niega «cualquier responsabilidad ya que los daños masivos e indiscriminados sobre algún animal que pase por el lugar, incluidos los perros de caza, son evidentes». El contenido íntegro de la nota de la Federación de Castilla y León es el siguiente:
Hoy en día, cualquier responsable de un coto de caza conoce los efectos del uso ilegal del veneno en el campo. Los daños masivos e indiscriminados sobre cualquier animal que pase por el lugar, incluidos los perros de caza, son evidentes; pero también lo son las medidas pseudosancionatorias de la Administración contra el coto, incluida la suspensión indefinida del aprovechamiento cinegético hasta nueva orden. Actualmente, por lo tanto, resulta ilógico que los cazadores envenenen el campo. Bastantes venenos y pestes ha tenido y tiene que soportar cada vez más nuestra fauna silvestre cinegética y no cinegética. En el caso de los buitres de Becilla, en Valladolid, los cazadores vuelven a citarse en los medios como sospechosos habituales junto a los ganaderos de la zona, pero en este caso la inocencia del sector cinegético es aún más evidente. Un coto de caza menor como este no tiene el más mínimo interés en dañar las poblaciones de buitres o lobos. Cualquiera que tenga unas mínimas nociones sobre naturaleza sabe que ni los buitres ni los lobos comen conejos ni perdices, y por lo tanto no son competencia sino más bien aliados de los cazadores de menor. Todo el mundo sabe también que los lobos atacan animales grandes y que los buitres los comen una vez muertos. El hecho de no haber hallado muertas otras especies más pequeñas, como zorros, rapaces, etc. nos viene a indicar por lógica que el veneno seguramente no provenía de pequeños cebos para zorros sino de algún animal grande muerto. ¿Quiénes son los responsables? En primer lugar, tal y como están las cosas, cualquiera que quiera hacer daño al coto de caza. No sería la primera vez. Y en segundo lugar, obviamente, cualquiera que tenga interés en que desaparezcan los buitres o los lobos, pues a ellos parece que iba dirigido el veneno. En cualquier caso, deben ser las autoridades medioambientales quienes investiguen y, sólo cuando se haya encontrado a los presuntos responsables de este delito, deberán ser los tribunales los únicos encargados de juzgarlos y aplicarles el Código Penal con todo el rigor que merecen actuaciones como esta.
Comparte este artículo
Autor: 
  
2422 0

Publicidad