Nueva condena por furtivismo

La entidad Laparanza S. A., gestora de la finca Viñuelas en la Comunidad de Madrid, a través de la representación legal formuló una denuncia ante los Tribunales de Justicia acusando a tres personas: G.G.H. de Toledo, J.G.B. de Cartagena y A.L.R. de Murcia por delito contra la Fauna y Flora (presuntos furtivos de caza) a la que se sumó como acusación particular la Asociación Defensa Valle Lozoya.


Los tres acusados, valiéndose de rifles con visores y silenciadores, dieron muerte a tres gamos medalla sin autorización y en época de veda
Mientras que el Ministerio Fiscal interpuso acusación por delito penal, la acusación particular lo hizo como delito donoso contra la fauna y flora con agravación del Código Penal. Delito de robo en grado de tentativa, tenencia de armas prohibidas al utilizar silenciador con el agravante que el primer demando es reincidente. Solicitando pena de prisión, sanción económica e inhabilitación a cazar por un período de tiempo. Los hechos ocurrieron el 26 de octubre 2005 cuando los tres acusados valiéndose de rifles con visores y silenciadores dieron muerte a tres gamos medalla sin autorización y en época de veda, llevándose las cabezas a un vehículo todo terreno, en el que fueron interceptados a la salida de la finca por el Seprona de Madrid, denunciados y puestos a disposición judicial. La valoración de los gamos ascendía a 12.000 euros Ante estos hechos el pasado mes de mayo el Juzgado de lo Penal de Madrid ha fallado sentencia que de forma resumida dice:
Se condena a G.G.H., J.G.B., y A.L.R. como autores responsables de un delito contra la Fauna y Flora del Código Penal, a la pena para cada uno de ellos de seis meses de multa a razón de diez euros diarios e inhabilitación para cazar por dos años más una segunda condena de cuatro meses de multa a razón de diez euros diarios y la inhabilitación para cazar de un año. Al pago de las costas por partes iguales así como indemnización conjunta de 9.660,34 euros a la gestora de la finca Viñuelas. Se decreta el decomiso del arma y la entrega definitiva del coche. El resto de los efectos intervenidos se devuelven a sus respectivos propietarios con inclusión de la sentencia en el Registro Central de Penados y Rebeldes.
Comparte este artículo
Autor: 
  
5923 0

Publicidad