La FEG contesta a la demagogia animalista

La Federación Española de Galgos (FEG) ha cuestionado la demagogia de los colectivos animalistas a propósito de la entrega de 22.850 firmas por parte de Carmen Cervera, baronesa Thyssen-Bornemizsa, y la Federación Española de Bienestar Animal (FEBA) en la sede de la Presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha para pedir que se «proteja a los galgos en la región».


 Foto: Leonardo de la Fuente.
Foto: Leonardo de la Fuente.
Cualquier denuncia de maltrato en nuestra asociación supone la expulsión inmediata
En nota difundida a los medios, La Federación Española de Galgos expone lo siguiente:
Después del acto mediático protagonizado por Carmen Cervera, baronesa Thyssen-Bornemizsa, y la Federación Española de Bienestar Animal (FEBA) en Toledo, donde entregaron 22.000 firmas en contra de la caza con galgo a la Presidencia de Castilla-La Mancha, la Federación Española de Galgos (FEG) quiere hacer una serie de puntualizaciones, ya que los postulados de este colectivo no se ajusta a la realidad del mundo galguero. La FEG no sólo condena sino que además está en contra del maltrato y como consecuencia de ello actúa y se persona como acusación particular en los procedimientos judiciales de las operaciones Harry y Clavijo —desmantelaron una banda dedicada al robo de galgos y se recuperaron más de 200 lebreles—. Sin embargo, estos colectivos animalistas no hicieron nada al respecto. Es más el Seprona solicitó de alguna protectora que se hiciese cargo de la custodia de aquellos animales, negándose en redondo. Por esta razón, pedimos respeto para los muchísimos aficionados tanto a la caza con galgo como a las competiciones deportivas que se organizan desde la FEG. Hablar de forma gratuita desconociendo esta afición o este deporte tiene el objetivo de querer hacer daño y eso, señores animalistas, es maltrato hacia vuestros semejantes. Este martes han entregado 22.000 firmas en contra de la caza con galgo. En la última campaña de la FEG a favor de la caza tradicional de liebres con galgos y contra el robo, abandono y maltrato de galgos se recogieron 135.000 firmas. La diferencia está clara. En sus declaraciones, hablan de galgos ahorcados, apaleados, quemados… de animales abandonados y condenados a morir de la forma más cruel posible, unos hechos que son inciertos dentro de un colectivo que engloba a cientos de miles de personas y lo único que pretenden es confundir a la opinión pública para que crean que todos los galgueros realizamos estas prácticas. La FEG quiere manifestar que emprenderá acciones legales en el momento que a un solo galgo se le queme, apalee, ahorque o se le haga cualquiera de las numerosas aberraciones que ustedes dicen que los galgueros hacemos a nuestros galgos. Cuando vean un caso de maltrato a un galgo les sugerimos que lo denuncien a las autoridades pertinentes. Les recordamos que nuestros galgos están microchipados y tatuados, como cualquier otro animal de compañía. ¿Pero por qué no lo hacen? En sus declaraciones han manifestado que los galgos permanecen en rehalas, les instamos a que busquen la palabra en el Diccionario de la Real Academia, donde comprobarán que nada tiene que ver con los galgos. Por esta ignorancia, a la FEG le asaltan varias dudas: ¿Ustedes conocen algo de la caza con galgo; saben cuántos galgos corren detrás de una liebre; saben qué preparación y alimentación debe llevar un galgo para estar en perfecto estado; conocen los cuidados que hay que darle desde que nace hasta el momento que está listo para correr una liebre; sabe cuántas horas de entrenamiento diario requiere un galgo; saben que en las competiciones hay un exhaustivo reconocimiento veterinario; ustedes, en definitiva, saben que un galgo es un atleta y como tal se le alimenta y se le entrena? Si conocen algo de la vida de un atleta la pueden aplicar a los galgos que es muy similar y de esta forma podrán comprobar que los cuidados, el mimo y el cariño que requiere un galgo para que corra dista muy mucho de la imagen que ustedes quieren dar a la opinión publica de lo que es un galguero. Así que basta ya de tanta demagogia.
Comparte este artículo
Autor: 
  
6965 0

Publicidad