Enfermedades

Un gazapillo intentando mamar de coneja muerta: imagen del estado del conejo en algunas zonas del país

Una coneja muerta y su cría intentando mamar. Esto es una pena, nos dice este cazador extremeño, quejándose de la terrible incidencia que está teniendo la NHV en los conejos de su zona este año.


 Conejos
Conejos

David Aponte, de Zafra, en Extremadura, no ha tenido que alejarse mucho de su domicilio para haber encontrado 23 conejos muertos en tan solo una semana. Y todo en el corto recorrido en el que saca a pasear a su perro. Nos envía varias fotos para probar lo que nos dice.

Este compañero extremeño nos envía estas desgarradoras imágenes que pudo grabar hace pocos días cuando encontró a un gazapo intentando mamar de su madre, muerta por lo que parece la neumonía hemorrágico vírica.

Nos confirma que no pudo hacer nada por el gazapo, que murió instantes después de haberlo encontrado.

La coneja, muerta y la cría intentando mamar

El cazador nos dice lo siguiente «La coneja, muerta y la cría intentando mamar, lógicamente, sin éxito y, como se puede apreciar, muerta prácticamente».

«Los conejos muriéndose por la vírica, que está haciendo estragos. A ver si cuando pase todo esto del coronavirus alguien hace algo», pide el David mientras graba este descorazonador vídeo.

Los recoge y los tira a la basura

David recoge todos los conejos que encuentra muertos. Lo hace para que otros no entren en contacto con ellos y se contagien. Nos confirma descorazonado que la población de conejos de su zona ha desaparecido prácticamente en este último año, en el que la enfermedad ha golpeado muy duramente.

¿De dónde viene esta terrible enfermedad?

La enfermedad hemorrágica vírica del conejo o RHD (Rabbit Hemorrhagic Disease) es una enfermedad vírica que comenzó a azotar a estos animales en los años 80 del siglo pasado, sin que se hayan determinado los orígenes o su procedencia.

Se trata de una enfermedad viral extremadamente contagiosa y con un índice de morbilidad muy alto para los conejos a los que afecta que azotó en primer lugar en China. Se propagó por unos conejos de angora que habían sido importados desde Europa.

Nueve meses después la enfermedad había matado 14 millones de conejos domésticos en China. Y a finales de la década de los 90 ya se habían registrado brotes en 40 países.

¿Cómo se contagian los conejos?

Los brotes periódicos estacionales castigan cada año y diezman las poblaciones al transmitirse por contacto directo con los animales infectados, así como por vectores pasivos. Las vías más usuales de infección son la oral, nasal o conjuntival. Se cree que la mayoría de las excreciones, o todas, incluidas la orina, las heces y las secreciones respiratorias, contienen el virus. Aunque también se puede transmitir por contacto con un cadáver o el pelo de un animal infectado.

Es por eso que David, con buen criterio, recoge los cadáveres que encuentra, lo mete en bolsas y los retira del campo.

Comparte este artículo
Autor: 
  
19703 0

Publicidad