Cada año hay más torcaces

La torcaz sólo defrauda en la mayor parte de los puestos fijos tradicionales. Y en ocasiones, que todo hay que decirlo, se producen quejas sobre la ausencia de palomas en lugares emblemáticos del noroeste peninsular como consecuencia de lo errática e imprevisible que es la especie, o por la sobreexplotación a la que se la somete por orgánicas ávidas de hacerse con dinero de forma inmediata y fácil.


Vacio
Comparte este artículo
15365 0

Publicidad