Armas y Complementos

Beretta A300 Outlander Synthetic Mallard

Fiable en condiciones adversas

Terminada con culata y guardamanos de tecnopolímero y con una original carcasa color verde oliva, la nueva A300 Outlander Synthetic Mallard es una fiable semiautomática 12 Magnum ideada por Beretta para que se pueda utilizar en cualquier modalidad de caza, incluso en condiciones adversas de uso.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

25/05/2021  |  1361 lecturas

Star Star Star Star Star (4)


La nueva A300 Outlander Synthetic Mallar junto a los cartuchos MB de 32 gramos usados en la prueba de tiro al plato.

Con el nombre de A300 Outlander BBI distribuye ocho versiones de escopetas semiautomáticas de caza, todas del calibre 12-76 mm, que exclusivamente se diferencian por su acabado. Incluso, todas tienen el mismo P.V.P. recomendado: 1.215 euros.

Se comercializan tres versiones terminadas en tres tipos de camuflaje que se denominan Outlander Camo, Outlander Mossy Oak y Outlander Mossy Oak Bottomlands. Tres modelos con culatas y guardamanos de madera: Outlander, Outlander Mallard y Outlander Silver. Y otros dos con guardamanos y culata de polímero de color negro: Outlander Synthetic y la escopeta protagonista del artículo: la Outlander Synthetic Mallard, que es una novedad introducida en 2021. Comparte con el modelo terminado en madera del mismo nombre que su armazón, que es de aluminio, está anodizado en color verde oliva —verde pato, lo denomina Beretta, quizás porque mallard significa en inglés pato real o pato salvaje—.


El original armazón verde de este modelo, al igual que todas las grandes piezas metálicas, no produce reflejos y está protegido contra la oxidación y los arañazos.

Fiables y ergonómicas

Como todas las semiautomáticas Beretta, las versiones A300 Outlander funcionan por la acción de los gases de combustión. Combinan el fiable cerrojo Beretta con sistema de cierre en la parte superior de la prolongación del cañón —Beretta lo denomina «cerrojo con bloqueo descendente»— con una toma de gas que posee cilindro y pistón autolimpiantes y una válvula de gas mejorada que elimina el exceso de presión causados por la generación de gases de los cartuchos más potentes. Es tan eficaz que puede automatizar con todas las cargas del calibre 12-70, incluso con las más ligeras de 24 gramos, y también con todas las del 12 Magnum.

Pero además de fiables, las semiautomáticas Outlander son muy ergonómicas. El guardamano, que lleva la palabra Outlander grabada en ambos costados, es largo y estilizado, posee picados en la base y un diseño que permite asir la escopeta cómodamente con cualquier tamaño de mano normal.


Además de regulable, la culata es muy ergonómica. Posee cantonera de goma y una empuñadura diseñada para adaptarse perfectamente a la mano del tirador.

Y la culata, que posee cantonera de goma y empuñadura ergonómica diseñadas, al igual que el guardamano, para adaptarse perfectamente a la mano del tirador, es totalmente regulable: sus medidas, y por tanto el encare, se pueden adaptar a cualquier tirador porque se puede ajustar en caída y desviación y también en longitud (L.O.P.). Las dos primeras medidas se modifican invirtiendo convenientemente un espaciador de polímero que hay entre el armazón y la culata, así como una placa de acero inoxidable localizada en el interior —con la escopeta se suministra un solo espaciador, pero opcionalmente se pueden adquirir más—. Y también se puede modificar la longitud de encare (L.O.P.) utilizando espaciadores que se intercalan entre la culata y la cantonera de goma —junto con los accesorios se suministra un espaciador de cantonera de 12 mm—.

Igualmente, el diseño del guardamonte, que es de polímero­, y el mando del seguro —del tipo pasador de dos posiciones— poseen las dimensiones adecuadas para poder usar la escopeta cómodamente, incluso con guantes.


La escopeta se entrega equipada con tres Mobilchoke de 1, 3 y 4 estrellas, llave para chokes y espaciador de cantonera para modificar el L.O.P.

Resistentes a la corrosión

Todas las piezas metálicas, incluso el gatillo y el orificio de la toma de gases, pues están cromados, son resistentes a la corrosión.

El cañón es, como es lógico, apto para disparar perdigones de acero. Posee banda ventilada 6x6 y chokes intercambiables Mobilchoke (MC) niquelados­. Está fabricado con acero al Ni Cr Mo por martillado en frío y protegido exteriormente contra la corrosión y el desgaste.

E igual sucede con el armazón de aluminio porque durante su terminación es sometido a un proceso de oxidación anódica que lo protege de la oxidación y los arañazos.


Antes de retirar la pegatina que envuelve el cilindro y el cañón, es importante leerla: indica que hay que insertar primero el pistón en el cilindro para evitar problemas de funcionamiento.

Cabe añadir que la mayoría de los modelos Outlander y particularmente el Outlander Synthetic Mallard, solo están disponibles únicamente con cañón de 71 cm de longitud y con chokes Mobilchoke lisos para perdigones —de 4, 3 y 1 estrella—, aunque opcionalmente se pueden adquirir chokes Mobilchoke estriados que se comercializan a parte. Ver www.bbi.es.

Y también que las A300 Outlander se suministran desmontadas en una caja de cartón con sus accesorios. Al abrir la caja encontramos dos pegatinas, una en la culata y otra que envuelve a modo de precinto el cilindro y el cañón.

La de la culata no es importante, aunque sí es muy interesante porque resume las características del arma. Sin embargo, la segunda pegatina sí lo es y debe leerse con atención porque indica cómo se debe montar: hay que insertar primero el pistón en el cilindro para evitar problemas de funcionamiento. Es muy importante no olvidarlo.

Pruebas

Tras comprobar que la escopeta automatizaba con cartuchos 12-70 de 24, 30, 34 y 36 gramos y 12-76 de 56 gramos, la probé con cartuchos MB de 32 gramos del número 7, la carga más usual del 12-70, en la cancha número 3 del Club de Tiro Cantoblanco.

En ambos casos, utilicé el choque de tres estrellas porque es el más útil en la mayoría de las modalidades —y, dicho sea de paso, también el más cerrado que se puede usar con cartuchos de acero—

La prueba en Cantoblanco consistió en disparar sobre platos aéreos y terrestres que pedía yo mismo, lógicamente no solo motivado con la idea de intentar de romper la mayor cantidad posible, sino principalmente de comprobar el funcionamiento, encare y manejo de la escopeta disparando el mayor número de tiros posible. Por esta razón y salvo que viera que alguno se hacía humo —menos de los que me hubiera gustado— al primer tiro, disparaba otra vez al casquillo más grande que quedara.

El resultado: una escopeta cómoda de empuñar y encarar, cuyo cañón ­se puso tan caliente que literalmente quemaba, pero que no se encasquilló nunca. El retroceso es muy agradable con los cartuchos de 24 a 36 gramos, no así como los magnum de 56 g porque la escopeta solo pesa 3,1 kg.


Instantánea de la prueba en la cancha 3 del Club de Tiro Cantoblanco: cómodo encare, retroceso agradable con cartuchos 12-70 y funcionamiento impecable.

Pienso que por su características generales y recámara 12-76 mm, cualquier versión A300 Outlander es útil en todas las modalidades de caza menor, incluidas las becadas con el choke estriado opcional y las acuáticas donde sea necesario usar perdigones de acero utilizando cartuchos 12 Magnum. Si además elegimos un modelo con culata y caja sintética, podremos usarlas en las condiciones más adversas de uso imaginables y, si de éstas, nos decantamos por la versión A300 Outlander Synthetic Mallard probada, además seremos propietarios de una escopeta muy bonita y con un acabado muy original. A mí, me encanta.