Actualidad

En vídeo

Si alimentas a jabalíes en las calles, tus vecinos lo sufrirán

Un vídeo de un ciudadano dando alimento a un gran jabalí ha creado una encendida polémica en una ciudad que sufre los estragos y los ataques de estos animales demasiado a menudo.

31/03/2022 11:46:00 | CdC | Archivado en:  InternacionalJabalí.


Comparte esta noticia!

La primera consecuencia que conlleva alimentar animales silvestres en las urbes es que se acostumbran a conseguir comida fácil y dejarán de buscarla en el monte. Ya sea basura mal almacenada o que alguien, como es el caso, que se divierta echándole algo a los jabalíes, acostumbrar a estos animales a acudir a entornos urbanos resulta demasiado peligroso para los vecinos. Sobre todo, cuando las propias autoridades son las que permiten y alientan el hecho de alimentar a los jabalíes.

Ha sido el propio ayuntamiento de Bodrum, una ciudad turca con un largo historial de daños y ataques de jabalíes, el que ha difundido el vídeo de un trabajador alimentando a una hembra de jabalí.

Este es el vídeo que indigna a sus vecinos

Se trata de una gran hembra que se ha habituado a acudir a las puertas de una residencia de ancianos para reclamar su ración diaria de comida fácil. “Nosotros también te amamos, pequeña”, podemos leer en la publicación del ayuntamiento. Algo que parece obviar los graves problemas que los jabalíes ocasionan en suelo municipal y que vecinos de la ciudad les recuerdan a los responsables del consistorio.

-“Los animales salvajes no deben ser alimentados. Es incorrecto interpretar el comportamiento animal como humano. Viene para comer fácil. Si se acostumbra a la ciudad y empieza a tener contacto cercano con la gente, tanto la gente como el pobre se verán perjudicados”.

-“Publicar irregularidades como si fuera algo bueno. ¿No hay una persona cuerda en todo el municipio que sepa que a los animales salvajes no se les puede dar de comer?”.

Jabalíes tomando las calles de la ciudad


Atacan a todo lo que se pone por delante

Estos animales no dudan en intentar embestir a las personas y animales que encuentran en sus recorridos urbanos. Es su naturaleza defenderse cuando se sienten amenazados, pero esto no lo tiene en cuenta todo el mundo.

Al contrario. Últimamente se está extendiendo la corriente que piensa que estos jabalíes, cuyos machos pueden estar armados de largos y afilados colmillos, deben ser cuidados y alimentados por las personas de las ciudades y pueblos. Y lo hacen: les proporcionan alimento, sacos de pienso en determinados puntos, basura, restos de comidas humanas… Ante esto, los jabalíes abandonan la ardua tarea de buscar raíces, insectos y pequeños animales, incluso la carroña que el bosque proporciona. Eso es más difícil y peligroso.

Sin salir de esta misma ciudad, recogemos otro caso en el que un “amante de los animales” observa cómo un jabalí está cerca de su casa. El animal busca alimento entre la vegetación. Pero esta persona no tarda en ir a por el pan que había comprado para su familia y lanzárselo al jabalí.

Ataques a personas

Un acto que, como hemos señalado, lleva a esos animales y a sus futuras crías a acostumbrarse a acudir a las calles asfaltadas a buscar e incluso pedir comida a la gente. Y esto nos lleva a los ataques. Podemos acudir a muchas referencias. Por ejemplo, siguiendo en esta misma ciudad, no muy lejos de donde este “amante de los animales” le echaba pan al jabalí, dos personas resultaron heridas por el mero hecho de cruzarse con una piara. Trataron de escapar de ellos, en su mayoría crías, pero uno de ellos cayó al suelo y allí fue embestido y mordido.

Un jabalí caído a un pozo

La cantidad de jabalíes que visitan las calles de la ciudad es tal que hay ejemplares que llegan a caer en pozos de propiedades privadas. Es el caso de este cochino, que tuvo que ser rescatado del fondo de uno de estos pozos de agua situado en el jardín de una casa. Lo hizo en su camino hacia un huerto de árboles frutales de mandarinas. Allí comenzó a gruñir y esto alertó al propietario de la casa.

Varios dardos sedantes y más de seis horas después, el jabalí, de unos cien kilos de peso, pudo ser llevado a la superficie y, desde allí, a un centro de acogida temporal de animales.

 

Comparte esta noticia!

Noticias relacionadas

 

 

Las más leídas

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

Últimos vídeos

 

 

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.