Actualidad

Videonoticia

La liebre ibérica: 100 metros en menos de cinco segundos

¿Has visto alguna vez un primer plano de cómo una liebre salta del encame y emprende su veloz carrera? Este mamífero alcanza los 70 kilómetros por hora sin apenas enterarse. Así lo demuestra el vídeo con el que acompañamos esta información: el animal no se lo piensa dos veces y sale de entre la paja como si de una bala se tratase.

30/04/2020 11:11:06 | CdC | Archivado en:  Liebre.

Comparte esta noticia!

La liebre ibérica es un mamífero herbívoro que vive aproximadamente nueve años. Mide entre 44 y 50 centímetros y pesa desde kilo y medio hasta 2,5. Tiende a ser confundida con los conejos, pero son especies completamente diferentes: con orejas más largas, de mayor tamaño, garras alargadas y de hábitos nocturnos.

Animales que saben adaptarse

La liebre ibérica se adapta muy bien a cualquier territorio y vive en toda la península ibérica, aunque en algunas zonas está en declive.

Estos mamíferos alcanzan hasta 70 kilómetros por hora y puede recorrer 100 metros en apenas cinco segundos. ¿El secreto? Está en un esqueleto ligero y en unas enormes patas traseras, así como un sistema circulatorio perfecto que les permite bombear oxígeno muy rápido.

Las hembras, más grandes que los machos

Las hembras de liebre ibérica son más grandes que los machos y las peleas entre machos por el apareamiento con las hembras son relativamente frecuentes. Establecen sus jerarquías con muestras de fuerza, posiciones y gestos.

Para vivir: lugares abiertos y llanos

Para vivir, eligen lugares abiertos y llanos: desde marismas hasta montañas o zonas de costa. Se adaptan muy bien y su principal amenaza son los lobos, zorros, búhos y águilas.

Las liebres eligen varias zonas de descanso: agujeros poco profundos y que no pueden considerarse madrigueras. Además, el animal las realiza con las patas delanteras. Generalmente, para crear su cama, no excavan (algo que sí hacen los conejos): se recuestan en montones de hierba y no les importa si es un poco de paja que ha dejado una cosechadora. A veces, eligen lugares cercanos a las casas o zonas en las que se ha depositado hierba. Quizá confíen en su gran velocidad y sepan que resulta casi imposible cogerlas.

 

Comparte esta noticia!

Noticias relacionadas

 

 

Las más leídas

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

1 comentario
02 may. 17:10
cabonar
Este hombre ha visto pocas liebres y pocas camas.

 

« Ver más noticias

Últimos vídeos

 

 

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.