Usuario no registrado
 
  Inicio  
  Foros  
  Chat  
  Prensa  


 

El periodo reproductor es muy amplio y se extiende entre enero y octubre. En zonas muy favorables puede reproducirse durante todo el año. El celo tiene lugar durante la noche y suele ser colectivo. La hembra en celo presenta un comportamiento particular, con rápidos movimientos laterales de la cola. Esto, unido al olor producido por la glándula inguinal, incita a los machos a perseguirla. Ambos sexos desarrollan un juego en el que se pelean a manotazos, en posición de boxeo, y se persiguen hasta que la hembra acepta finalmente el acoplamiento. En este tipo de pelea participan siempre un macho y una hembra.

Pareja de liebres en celo

La superfetación es una curiosa adaptación para la producción de descendencia numerosa. Una vez preñadas, las hembras son capaces de retener en su organismo parte de los espermatozoides del macho. Durante la preñez no interrumpen la producción de óvulos ni la actividad sexual, por lo que pueden ser cubiertas de nuevo antes del parto. Estos acoplamientos no fertilizan a la hembra pero inducen la ovulación, y los óvulos son fecundados por los espermatozoides almacenados procedentes del primer macho que la cubrió y que es el padre de la camada que está a punto de nacer. Durante algunos días la liebre lleva simultáneamente unos fetos muy desarrollados y próximos al nacimiento y unos embriones en su fase inicial de desarrollo. Así, aunque el periodo de gestación es de 41 a 42 días, el intervalo entre dos partos sucesivos suele ser de 34 días.

Una liebre adulta tiene tres o cuatro partos al año, aunque puede llegar hasta siete. En cada parto nacen de una a cuatro crías cubiertas de pelo y con los ojos abiertos. En Francia el tamaño medio de camada es de 2,5 crías. El parto se produce en una zona protegida por la vegetación y la hembra abandona a las crías después del nacimiento. A los pocos días los lebratos se separan entre sí unos metros. Diariamente, antes de la puesta del sol, se agrupan para que su madre les amamante durante unos minutos. Es el único momento del día en que la hembra les visita. La inmovilidad y el pelaje mimético son sus principales armas contra los predadores. A partir de la segunda semana comienzan a comer hierba. Son amamantados hasta que tienen un mes de edad y a partir de este momento se independizan y van adquiriendo las costumbres de los adultos. La edad de madurez sexual depende de la época de nacimiento y de otros factores de la población, aunque en los casos más precoces pueden alcanzar la madurez a los 3 meses en los machos y a los 4 ó 5 en las hembras. En general, las liebres nacidas al comienzo de la temporada pueden reproducirse en el mismo año de su nacimiento.

 

 

Ir al principio de la página

Inicio | Galería | Foros | Chat | Prensa | Opinión | Biblioteca | Enlaces | Relatos
La Picota | Veterinaria | Rastrillo | Descargas

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002 - 2011