Aunque generalmente se destina en Bulgaria para la caza del jabalí, puede usarse para otras especies, gracias a su energía desbordante y alta resistencia durante la caza, con independencia de las condiciones meteorológicas y del terreno.