¿Una justificación?

Diego

 

Amanecía en la sabana, perdón, amanecía en la terrible estepa rusa, mi amigo recorría nervioso la estancia, las viejas tablas que formaban el suelo de la cabaña de caza, crujían escandalosa y lastimeramente bajo sus botas. La imagen del enorme oso fundiendo su negrura con la de la noche se repetía una y otra vez en la noche, el hombre de la escopeta de cañones recortados y el pequeño perro, había mantenido fijo el foco, el gran oso erguido y de espaldas proyectaba su sombra contra la siembra en la que se alimentaba, el fallo parecía imposible, sin embargo el proyectil 300 W Mágnum, esta vez no encontró su objetivo.

La pasión que sentimos por la caza nos lleva a exagerar ciertos aspectos de su práctica, lo que ante los no cazadores nos hace parecer algo ridículos, la bravura del vuelo de nuestra perdiz roja, la fiereza del jabalí, etc. El lance de abatir un jabalí se convierte en una hazaña prodigiosa y la perdiz es un misil imposible de alcanzar, pero no hay nada heroico en descerrajarle un tiro a un jabalí a treinta metros y por otra parte se derriban cientos de perdices en un ojeo por muy rápido que sea su vuelo. Por lo tanto, no es justificación la mayor o menor dificultad en la caza. Tampoco son admisibles los argumentos económicos que tantas veces se esgrimen, el famoso dinero que mueve la caza.

Esto mismo pasa con el mundo de los toros, ahí todo tiene que ver con el arte, la mano se ha corrido bien o se ha bajado poco, se cita con la punta de la muleta….etc. Los expertos se debaten en acaloradas discusiones y el profano solo ve el sufrimiento que se le infringe al animal.

La caza en la naturaleza es un actividad de la que depende la subsistencia y que no está sujeta a norma alguna, lo único importante es la captura de la pieza por el procedimiento que sea, es mas, se busca case siempre al animal mas débil e indefenso, contribuyendo asé a la selección natural. Por otra parte la caza en la naturaleza es extremadamente cruel, basta recordar como juegan los felinos con la presa antes de darle muerte o como son consumidas aun vivas las piezas por el cazador que no se esfuerza por ahorrar sufrimientos a su víctima o a las hienas esperando con avidez el nacimiento del pequeño Ñu para devorarlo.

La sociedad actual, debido a se alto índice de bienestar y artificialidad, trata de negar la muerte como acto natural y que forma parte inseparable de la vida, valorando ésta como bien supremo, sin darse cuenta de que no siempre ha sido así, en efecto, la historia del hombre es la historia en gran medida de sus guerras, y por lo tanto de sus matanzas, y hoy día en muchos lugares vemos como se lucha y se muere por una religión, defendiendo un territorio nacional, por ideales políticos, por la libertad…

Por tanto, como conclusión, la caza. Al menos en el mundo occidental, al llevar implícita la muerte, es rechazada de plano.

Sin embargo es evidente que la muerte acaba por llegar a todo ser vivo, ahora bien hay muchas maneras de morir y la muerte natural no es siempre la mejor. En la naturaleza no existen grandes hospitales con sofisticados medios que curen las enfermedades y alivien el dolor y los sufrimientos, tampoco establecimientos especiales para que los animales ancianos reciban los cuidados que precisen debido a su edad, el final de los animales enfermos o viejos es muy cruel. Por esto, el cazador humano ha de poner sumo cuidado en producir siempre una muerte digna a la pieza, rápida y con el mínimo sufrimiento convirtiéndose en un sustituto o ayudante "mejorado" de los depredadores naturales; este argumento es mucho mas importante de lo que parece a primera vista y podría suponer una justificación para el ejercicio de la caza actual, tanto que debíamos debatirlo con más profundidad, acabando con muchos tópicos, todos hemos escuchado a algún tontarra que presume de abatir piezas a mas de 200 metros o el hecho de limitar los medios técnicos que facilitan un buen disparo, dejar escapar un animal herido por no disponer de otra bala en la recamara y sobre todo la necesidad de educar a los cazadores eliminando conceptos erróneos; incluso debería establecerse un código ético de manera que conductas no dirigidas a producir un fin lo más rápido e indoloro posible sean recriminadas.

España es hoy un autentico paraíso natural, las especies cinegéticas y no cinegéticas se protegen de una forma efectiva, los cazadores debemos sentirnos orgullosos ya que en gran medida hemos contribuido a ello, y sin ir mas lejos con los recursos que genera nuestra actividad, sin embargo no conozco a ninguna organización ecologista o "verde" que aporte fondos para el cuidado del medio ambiente, al revés, sobreviven gracias a subvenciones del Estado y de las instituciones. Las primeras actuaciones proteccionistas vinieron en cambio de la mano de la caza.

En definitiva debemos practicar nuestra afición sin complejos de ningún tipo, puesto que amamos y respetamos la naturaleza tanto o más que cualquier otro colectivo.

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Nos ha visto la loba | Rayón
Artículo anterior: El dinero de la caza | José Luis Garrido
Otros artículos de Diego
La Caza (12/10/2002)
Artículos relacionados con 'Opinión'
La Caza | Diego
Nos ha visto la loba | Rayón
La Caza de ayer y de hoy | Rayón
Razonamientos sobre la Caza | Víctor Mascarell
El amplio mundo de la Caza | Víctor Mascarell
Necesitamos cazar | Murdererfox
¿Qué es la Caza, y sus concepciones? | Víctor Mascarell
Carta abierta a un cazador inactivo | Murdererfox
El cazar, y su propia identidad | Víctor Mascarell
El estilo del cazador | Murdererfox
Caza y telebasura | José Luis Garrido
¿Réquiem por FITAC? | Sierra
Cazar no es matar | Joaquim Vidal
Una asignatura pendiente | Israel H. Tabernero
Problemática actual de la caza en Cataluña | Josep Mauri
Carta abierta a la Consejera de Agricultura de CyL | Santiago Iturmendi
Antropología social de la caza | Ramón J. Soria Breña
Caza y consumo | Víctor Ferri
Miedo escénico | Víctor Ferri
Enseñar (a odiar la caza) al que no sabe | Salvador Calvo Muñoz
Halcones y ley de plomo | Raúl del Pozo
Sombras del pasado | Salvador Calvo Muñoz
¡Por los cazadores! | Pedro Francés Ramón
La caza es más que Ignacio Valle | Aníbal Pérez
Ecoterrorismo en Euskadi: nada de miedo | Geroa
Carta al presidente de la Federación Cántabra de Caza | Julio Sánchez Portilla
El silvestrismo en Cantabria | Asibe
Eco-terrorismo, la sombra animalista | Sabi Fox
Ocho claves para la media veda | José Luis del Monte
ADECACOVA pide agilidad en la adaptación de la normativa de la gripe aviar en la Comunidad Valenciana | Víctor Mascarell
La caza también es escuela | Víctor Ferri
La estrategia del movimiento ecoterrorista en España | GEROA
Fin de un abuso en Canarias | Félix Antonio Mazón Pastor
La caza es caza y no un deporte | Víctor Mascarell
Otro año más | UNITEGA
La Licencia Única hubiera ahorrado millones de euros | Víctor Mascarell
Respeto en el campo | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un deporte | Miguel Iñigo Noain
Cada uno por su lado… | UNITEGA
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
¿Por qué los cotos siguen haciendo planes de caza? | Víctor Mascarell
Salvemos la caza en Navarra | Agustín Goizueta
Las peores faltas del montero | Santiago Segovia
Un Plan Estratégico Estatal… ¿o un estratégico plan? | Víctor Mascarell
Miedo a la libertad | Fernando Tello del Hoyo
Cómo buscar un coto de caza menor | Luis Dávila
Expertos en especies | Víctor Mascarell
La ley del embudo de Galicia | UNITEGA
Galicia 2011: Con licencia para matar | UNITEGA
Mantenimiento y puesta a punto del perdicero en época de veda | Luis Dávila
Los conflictos interinsulares en la redacción de la Orden de Caza de Canarias | José Agustín López Pérez
Otra forma de afrontar el primer día de caza | Luis Dávila
El Plan Estratégico del Patrimonio Natural custodia a la caza | Víctor Mascarell
Cómo cazar en los emparrados o viñas en espaldera | Luis Dávila
La caza social de Galicia: ¿Tiene cabida en la nueva Ley del Deporte? | UNITEGA
¿Cazar por obligación? | UNITEGA
La mujer, pilar de la familia y del mundo rural | Lola Merino Chacón
Contra la caza de corzas en primavera | Felipe Canales Basabe
17.000 accidentes por animales en las carreteras españolas | Víctor Mascarell
¿Y cómo mueren los elefantes? (Una reflexión sobre la muerte) | José Miguel Montoya Oliver
La caza, actividad cinegética del siglo XXI | Cesáreo Martín
Conocimiento y formación contra demagogia y sectarismo en el mundo de la caza | Santiago Iturmendi Maguregui
Mi primo cazador | Cesáreo Martín
Apertura de la veda en el Edén de la caza menor | Antonio Adán Plaza
Subida de tasas a la caza en Castilla y León | Federación de Caza de Castilla y León
Se nos fue uno de los Grandes de la Caza: Joaquín España | Joaquín España Aguado
¿Molestos los agricultores? | Federación de Caza de Castilla y León
Protocolo de actuación en casos de envenenamiento | Federación de Caza de Castilla y León
Una Ley de Caza para los piratas | UNITEGA
La responsabilidad por daños en carreteras y cultivos, en vías de resolución definitiva | Federación de Caza de Castilla y León
Los accidentes se evitan con un manejo seguro del arma | Federación de Caza de Castilla y León
Caza y pesca. Perspectiva básica | José Miguel Montoya Oliver
¿Por qué no se callan? | Lola Merino Chacón
La última de las batallas: la guerra química | Federación de Caza de Castilla y León
APEGA y sus amantes de la perdiz autóctona | Miguel Ángel Arnau
Obsesión sobre la media veda | José Luis Garrido
La propuesta de la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad | Roberto Sánchez Garrido
Las vueltas del nuevo Plan del Lobo | Federación de Caza de Castilla y León
¿Son nuestras las reservas de caza de Castilla y León? | Federación de Caza de Castilla y León
Cazadores: presuntos acusados | UNITEGA
Crónica de un atropello | Fernando Tello del Hoyo
Cuando un tonto coge una linde… | Gustavo Menéndez
Si los cazadores se extinguen alguien tendrá que poner el dinero para estabilizar las poblaciones silvestres | Víctor Mascarell
De cazadores huérfanos y perdices moribundas | Marcos Pedregal
El conejo no se exterminará jamás en Canarias | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un juego | Pedro Crespo Bernal
Disfruten del sabor a campo en Navidad | Lola Merino Chacón
Cuando la información a los cazadores indigna | UNITEGA
La caza con rehalas: Trabajo y Seguridad Social | ARRECAL
Marcos Pedregal, el iluminado de la perdiz | Antonio Mota
Fringílidos: Una errónea interpretación causará su prohibición | UNAC
Control de zorros: Modalidades autorizadas. Situación del control con nuevas trampas | José Luis Garrido
Los paracaidistas de la custodia del territorio | Antonio Mota
No al exterminio del arruí alicantino | Raimundo Montero
Sólo interesa la ‘caza’ del voto | Sebastián Torres
La humanización de los perros | UNAC
Larga vida al muflón del Atlas | José Antonio Moreno Ruiz
La fuerza de la razón: Éxito de la manifestación en Sevilla en defensa de la rehala y la montería española | Alfonso Aguado Puig
La caza en Castilla-La Mancha, una mirada con perspectiva | Luis Fernando Villanueva
La ecocondicionalidad para cosechar, recoger la paja y labrar los rastrojos | ADECANA
Codornices de ayer, de hoy y… | Miguel Ángel Romero
La media veda posible | José Luis Garrido
Las claves para la media veda a la codorniz | Fermín Mourenza
¿Por qué debo ir yo a la manifestación? | Mesa en Defensa de la Rehala y la Montería
Buscando soluciones | Gabriel Marco Tejedor
Torcaces y tórtolas, un futuro diferente | José Luis Garrido
Cospedal y su apuesta por el Turismo Cinegético | Lola Merino Chacón
15 de octubre, Día Mundial de la Mujer Rural | Lola Merino Chacón
El jabalí, un problema en muchos lugares de España | José Luis Garrido
El tiempo y la caza | Raúl Guzmán
La perdiz roja, en coma profundo | José Luis Garrido
El silvestrismo acosado | José Luis Garrido
La Navidad, antesala de un año esperanzador | Lola Merino Chacón
Crónica de una muerte anunciada | Roberto Rodríguez
Los cazadores son parte de la solución | Eloy Coello Luis
¿Qué pasa en Castillejo de Robledo? | Colectivo de cazadores de competición
Violencia en las calles | Roberto Rodríguez
Carta abierta a la Directora de SEO Birdlife y al Secretario General de WWF | Luis Fernando Villanueva
Ocho acciones para una caza menor sostenible | José Luis Garrido
Nueva amenaza para los buitres ibéricos | Antoni Margalida y otros
Internet para tontos | Roberto Rodríguez
El lobo desde la distancia | Víctor Ferri
Lo que el viento se llevó | Roberto Rodríguez
La caza del conejo de monte en Galicia y su futuro (Parte 1) | Jaime Veiga Fontán
Una reflexión sobre los enfrentamientos con el ecologismo | Alberto Ramos
¿Y para qué sirve la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León? | Francisco Javier Fernández Escudero
El despropósito y la destrucción de la cabaña de jabalí en Galicia | Francisco Chan
Una pequeña historia | Ricardo Gasco
La custodia del patrimonio | Víctor Mascarell
La caza del siglo XXI | Consultora Kerétaro
La Ley de Montes, otra oportunidad perdida | Juan Miguel Sánchez Roig
Ni linces ni conejos | José Luis Garrido
Morir matando | Roberto Rodríguez
En defensa de la Caza y los Cazadores | UNAC
Los propios dioses | Roberto Rodríguez
El derecho de participación de la caza social | Víctor Mascarell
Animalistas y prestigio de cazador | José Luis Garrido
Octubre maravilloso | Joaquim Vidal
La faz de cazador de Don Quijote madrugador | Eduardo Coca Vita
Política y caza: Cinco preguntas a los partidos políticos | José Luis Garrido
Carta de un cazador a los Reyes Magos | José Luis Garrido
Pero, ¿veremos patirrojas puras en 2016? | Diego Ruzafa
El lobo y su problemática en Euskadi | Julen Rekondo
Caza social, recreativa y sostenible | Víctor Mascarell
¿Para qué la investigación cinegética? | Julen Rekondo
La caza es mucho más que un deporte | ADECANA
Caza y conservación | Julen Rekondo
Entre rebeldía y bochorno | José Luis Garrido
La caza y su imagen pública | Julen Rekondo
El Gobierno de Canarias, sin rumbo en materia cinegética | Eloy Coello Luis
¿A quién corresponde conservar la fauna silvestre y sus hábitats? | ADECANA
La UNAC se suma a impulsar una alianza del rural | UNAC
Concentración de avutardas | José Luis Garrido
No os esforcéis: no nos entenderán | Joaquim Vidal
La nueva ganadería | Víctor Ferri
Incidente cinegético en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel | Matías Arroyo
Animales no humanos | José Luis Garrido
Munición de plomo: ¿sí o no? | Julen Rekondo
150.000 cazadores y pescadores de asfalto, por un día | Rodrigo Moreno de Borbón
El lince ibérico, en vías de recuperación | Julen Rekondo
Demasiado medio ambiente | UNAC
En procesión por la Gran Vía | José Luis Garrido
Solos ante el problema | Juan Miguel Sánchez Roig
Los atropellos de fauna cuestan más de cien millones de euros al año en España | Julen Rekondo
Agricultura respetuosa con el medio natural | Federación de Caza de Castilla y León
Retos de la caza social para la gestión de la perdiz roja | Juan Miguel Sánchez Roig
Las perreras municipales no están llenas de perros de caza | UNAC
Control de predación en España: lo que no quieren contarnos | Juan Miguel Sánchez Roig
Con los incendios forestales se pierden más que árboles | Julen Rekondo
Argumentos contra la matanza del arruí español | Raimundo Montero
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC