Reclamo…

Cuánto complace al oído la variedad de cantos y, a la vista, la pelea de la campera con nuestra jaula; pero este idioma sólo es inteligible para el genuino cuquillero.

Mª Carmen Pacheco | 17/10/2012

8021 lecturas

…me estremezco cuando la oigo;
el corazón se me alegra y palpita con mayor entusiasmo y vehemencia;
esbozo una sonrisa;
la mirada se pierde en el frente, transmitiendo mis ojos, espejo en tantas ocasiones de la felicidad, una alegría especial, la que me origina esta caza.

Con su sola pronunciación, en mi subconsciente se emiten, como si de una conferencia se tratase, las diapositivas de la esencia, sabores y sinsabores que para mí supone esta tan especial, particular e íntima modalidad.

Puesto, sayuelas, banquillo, jaulas… todo se me amontona en la mente.

Aunque anhelándolo todo el año, llegadas ciertas fechas claves para nuestros reclamos, se incrementa mi deseo de encontrarme inmersa en una tertulia cuquillera, de dos o tres amigos, puristas todos ellos, casi invisible, porque nunca dejaré de ser una cuquillera en ciernes, empapándome y absorbiendo las distintas formas de proceder en esta
tan controvertida manera de cazar que necesito, como el aire que respiro, forme parte de mi vida, y de paso, volver a comentar cómo se está desvirtuando este tan ancestral arte.

No llevamos a cabo una modalidad ilegal, porque sabe Dios, desde cuándo es permitido ejercerla; sin embargo, seguimos sin estar bien vistos.

Denigrados y desdeñados;
tratados como carniceros;
los verdugos de la perdiz roja.

Considero que somos los que más trabas tenemos; en muchas comunidades cazamos a destiempo, por estar en manos de unos profanos en la materia; se requiere más terreno, ya que se nos obliga a dejar cierta distancia hasta las lindes, que también se debería aplicar en las demás modalidades.

Se nos impone un cupo cada año, porque hay que preservar el buque insignia de nuestra fauna, sin embargo, en los ojeos nadie se acuerda de este tema y parece que se encuentren inmersos en la guerra de Vietnam, con ansiedad porque no les da lugar a cargar el arma, la cual permite tres proyectiles, legalmente, pero ilegalmente...

Dónde dejamos a esos que se aficionan al reclamo por ser la última modalidad de la temporada con tal de seguir oliendo a pólvora.

Si alguno de estos señores fueran aficionados a la tauromaquia, no creo que, una vez finalizada la temporada taurina, entrasen en una plaza a lidiar una res brava, eral mismo, con tal de seguir viendo un capote acariciar el albero.

Para más inri, el orgánico o guarda de turno, les indica dónde se hallan los comederos, y como se suele ir a perdiz muerta, se junta el hambre con las ganas de comer, ambos buscando cantidad, en un caso, económica y en el otro, egocéntrica.

Si se da el caso que el cazador posee cierta soltura económica, puede adquirir sus pájaros a base de talonario, y eso, para los reclamistas que esta caza es un sentimiento hondo, es una falta de respeto hacia nosotros mismos y hacía la forma de ejercerla. En caso contrario, se van a la granja de turno, y con equis euros, adquieren un saco de perdices, y si luego ninguna es válida a su corto entender, hacen su pequeña contribución a la naturaleza, dejándola en libertad.

Pero la peor epidemia que afecta al reclamo es el ser humano, nosotros mismos, o mejor dicho, aquellos que buscando la peseta, porque esto viene de muy atrás, han ido plantando en nuestros campos semillas híbridas.

Por mucho que nos intenten convencer de que la mayoría de las granjas tienen conseguida la pureza —en chúkar ¿no?— y que sus crías proceden de parejas camperas, no nos quieran enredar señores, que tampoco queremos pasar por tarados o majaderos.

A fin de cuentas, la caza de perdiz con reclamo se está convirtiendo en una modalidad adulterada, confortable, factible y cómoda para quienes sólo buscan un número, y cuanto más elevado, mejor, abatiendo animalitos tontainas y lerdos, disfrazados, queriendo emular en la distancia a nuestra perdiz autóctona.

Aunque deseen hacernos creer que llevando las perdices tantos meses sueltas en el campo, se comportan de la misma manera que las aborígenes, a día de hoy no las quiero, a pesar de que cada jornada que pasa, por desgracia, me resulta más complejo hallar una perdiz roja.

En mis comienzos, por ignorancia, desconocimiento y otras circunstancias, he cazado, tanto en la jaula como en el campo, granjeras, heterogéneas, tontitas, pitas, como a cada uno le apetezca bautizarlas. Y poco a poco, en primera línea del frente, pude comprobar que esos animales no casaban con mi precaria forma de entender el reclamo en aquel entonces, a pesar de estar rodeada de esos que llevan una calculadora en el bolsillo porque pierden la cuenta.

Siento un gran respeto por todos aquellos que piensan diferente, porque cada uno caza lo que puede o quiere, pero mientras tanto, yo lucharé por lo natural, tanto o más como cuando lo hice para adentrarme en este mundo.

M Carmen Pacheco - Cuquillera

7 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

18 oct. 2012 22:45
Miguel D.G
Miguel D.G  
En este mundo del perdigón, nunca nadie ha expresado de manera tan limpia, clara y contundente el estado en el que nos encontramos.
Has conseguido encontrar las palabras exactas, y eso tiene mucho mérito.
Muchas felicidades, compañera.
Un beso.
Miguel D.G
18 oct. 2012 23:21
nyky
nyky
Enhorabuena,lo comparto completamente contigo.Me gusta esa forma de entender la caza,que es como deberia de ser.
19 oct. 2012 14:02
+1
perdiblanco
perdiblanco
que nadie te cambie tu forma de vivir este modelo de caza,ni escrita ni vivida,expresa siempre lo que sientes y como lo sientes,en eso va las diferencias de cada persona.

un gran beso para tí, compañera.
19 oct. 2012 14:25
CUQUILLERA
CUQUILLERA
Os agradezco los comentarios compañeros, pero no tiene mérito alguno ya que muchos somos conscientes de lo escrito, y más de uno lo expresaría mucho mejor, sólo hace falta decirlo.

Juan Antonio, ya sabes lo que te dije la otra noche sobre mí y sobre la caza.

Un saludo,

Cuquillera.
19 oct. 2012 17:55
-10
carles27
Comentario marcado como inadecuado por los usuarios Mostrar/ocultar comentario
25 oct. 2012 18:31
+1
el cojito
el cojito «mi historial de publicaciones»
Efectivamente es lo que pienso de tu articulo M.Carmen, suscribo todo lo dicho,las pocas veces que hemos podido hablar de esta bendita AFICION creo que hemos coincidido casi en todo en lo que se refiere a las formas y la esencia de lo que es la CAZA DE PERDIZ CON RECLAMO MACHO,por lo tanto no me queda mas que darte la enhorabuena.
Un saludo.
15 sep. 23:16
sanchezg
sanchezg
comparto toda su ideologia un coptel de afion con pasion y eso q le corre a uno por el cuerpo . soy un afisionado de los q quedan pocos,ni mejor ni peor.pero los maestros q tuve me enseñaron a hacer puestos de monte, marabillosos,pulpitillos de monte. a colgar como decimos en sevilla, con las jaulas forradas de tela.a no tirar los pajaros fuera de plaza.maestros que todavia me quedan algunos,como CURRO EL BOLLO que a sus 96 años sigue cazando el pajaro

 

Leer más
Otros artículos de Mª Carmen Pacheco

Temporada frustrada
(26/01/2013)

Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197556 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154692 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149524 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112226 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104309 lecturas)