La escopeta superpuesta, luces y sombras

Para que las escopetas yuxtapuestas fueran perfectas, sólo les faltaba conseguir que los cañones fueran paralelos; pero como no lo son... aparecieron las superpuestas.

Pedro A. Suárez | 23/06/2008

55058 lecturas

Las escopetas evolucionaron a partir de la unión de dos cañones uno al lado del otro, pero esto presentaba un inconveniente: debido a que las recámaras deben ser muy robustas para soportar las presiones que se generan en esa parte, su sección necesita tener un diámetro mayor que el resto del cañón ya que si fueran totalmente cilíndricos resultarían pesadísimos y además el arma estaría muy fuera de balance, pesando tanto por delante, que sería difícil mantener la puntería y correr la mano como se debe. La solución es hacerlos más livianos hacia la punta, lo cual, además, mejora la estética. Así que se convirtieron en convergentes yuxtapuestos pero no paralelos.

En las superpuestas, el centro de gravedad se desplaza hacia atrás, lo que permite dotarlas de cañones más largos que en el campo no son de gran utilidad.

A primera vista parece que lo anterior fuera un factor sin gran relevancia, pero la tiene.

Entre dos cañones del 12 hay generalmente de 7 a 11 milímetros de separación a la altura de la recámara pero sólo uno ó dos entre los brocales, y esto hace que las trayectorias se crucen en el aire. A suficiente distancia el tiro del cañón de la derecha pasa a dar hacia la izquierda y el izquierdo a la derecha. Para controlar esto todas las escopetas se fabrican para que el cruce se verifique a una distancia de 40 yardas, equivalente a 36,8 metros. Para tratar de mejorar esta situación apareció:

La báscula superpuesta

Si en lugar de poner los cañones uno al lado del otro se disponen encima y debajo, el problema desaparece, ya que ambos se encuentran ahora en el mismo eje vertical independientemente de cuál sea el cañón que se dispara, no hay desviación lateral ni a derecha ni a izquierda. Así que el plomeo de los dos cañones se superpone en lo referente a los bordes izquierdo y derecho. Y esto a todas las distancias. Problema resuelto. Sin embargo, todavía queda que ambos serán convergentes por la vertical. Esto lejos de ser un inconveniente, como en el caso de las anteriores, se vuelve una ventaja.

Aprovechando que ahora las bandas que los mantienen unidos están a los lados, justo en el medio por la vertical y no en la horizontal, como en el caso anterior; se dispone el superior perfectamente recto, para luego corregir la convergencia sólo con el inferior, en lugar de hacerlo con ambos. De esta forma, en tanto el superior está horizontal, el inferior queda inclinado hacia arriba, y el tiro sale en esa dirección; pero como enseguida comienza a caer, la diferencia se autocompensa. En cualquier caso, la máxima diferencia entre ambos plomeos será de unos pocos milímetros, correspondientes a la distancia entre los centros de las ánimas a cualquier distancia; lo cual en la práctica, se puede despreciar.

Pero... aún hay más. La disposición superpuesta de los cañones aumenta la resistencia de la escopeta cuando se usa intensamente, porque en la báscula yuxtapuesta, cuando se dispara un cañón, digamos el derecho, la presión de la explosión fuerza a esa recámara a expandirse y prolongarse para absorberla; por ello el conjunto de cañones se apoya en el lado izquierdo tendiendo a curvarse todo el conjunto hacia la izquierda. El punto de aplicación de la fuerza es el eje de basculación, desde su centro hacia la izquierda, y en el cierre. Con cada disparo, esto se repite remachando el material. Todo el conjunto se afloja y aparecen luces y holguras de ese lado.

Como los chokes en una escopeta de dos cañones raras veces son iguales, siendo que uno es más abierto para los tiros cortos o a tenazón, en tanto que el más estrecho, se usa menos en tiros más largos o segundos tiros; resulta que se dispara más veces con el primero, que con el segundo. Y esto a lo largo de miles de tiros. El resultado final es una escopeta desajustada —que todos hemos visto alguna vez—, pudiendo con el tiempo, terminar inoperante.


En las superpuestas es más fácil y práctico poner un monogatillo.

En una escopeta de cañones superpuestos, la presión del disparo se reparte uniforme y recta hacia atrás, no de manera transversal y pivotante como se dijo antes, y ello con independencia de cuál sea el cañón que se dispara. Como resultado, el conjunto tarda más en desajustarse. Además, casi siempre se dispone que el primer disparo se realice con el cañón inferior, con lo cual la palanca que se aplica es casi inexistente. Mientras tanto el segundo —que es el que cuenta con un poquitín más de incidencia— se usa mucho menos como hemos dicho.

En conclusión, las superpuestas duran más y plomean regularmente en el mismo sitio con ambos cañones además de poder pesar, generalmente, unos gramitos menos debido a su forma. Así que parecería que están destinadas a suplantar definitivamente a las yuxtapuestas... pero ello está lejos de la realidad y la mejor explicación viene de la mano de una pregunta acerca de este tipo de escopetas

¿Por qué son más las de tiro que las de campo?

En primer lugar, si el lector es un tirador experimentado a tal punto que le sea posible evaluar el comportamiento y el retroceso de su arma, como lo son los tiradores de competición, verá que la pegada de una superpuesta es siempre mayor que una yuxtapuesta. Y aún así, esto no es verdad. Lo que sucede es lo siguiente:

Dado que en una escopeta de este tipo, los cañones atacan por delante en forma recta horizontal, y en casi toda la superficie, a la báscula; el retroceso se manifiesta recto hacia atrás, hacia el hombro, con poca elevación —el arma se encabrita menos— pero durante más tiempo. Por esta razón se siente más en la clavícula, dando la sensación de pegar más, pero casi no se desencara tras los disparos.

Mientras tanto en las yuxtapuestas, como ambos cañones se apoyan en la mitad superior del frente de la báscula, la línea recta de proyección del retroceso tiende a pasar por encima del hombro con la consecuencia de que nada más iniciar el retroceso, el arma se desencara tendiendo a escapar hacia arriba con acentuada elevación hasta el punto que parece saltar de nuestras manos pegando menos en nuestra anatomía (en realidad pega igual pero por menos tiempo).

Lo dicho es muy fácil de comprobar: si el lector se fija con atención verá que la culata de una yuxtapuesta siempre sale hacia abajo por detrás de la báscula, lo que define su capacidad de incorporar una culata inglesa (sin pistolet), mientras que una superpuesta de trap puede tener un impresionante pistolete tipo empuñadura de pistola, porque el inicio de la madera es recto hacia atrás y la parte superior de la garganta está al mismo nivel que el cañón superior.

Aquí confluye ahora otra circunstancia: en el campo se tira con cargas pesadas, en el club con cargas muy suaves. Esto encaja como las piezas de un puzzle, ya que a la escopeta que más pega le bajamos la carga, y a la que mejor tolera el retroceso se lo incrementamos. Se igualan.

Ya vamos descubriendo que cada una tiene su campo natural de aplicación, pero entonces nos termina de decidir una situación que es puramente psicológica.

Los tiros de campo, en la mayoría de las veces, son casi horizontales y en lugares abiertos con una referencia de horizonte muy clara; en estas circunstancias la visión de la boca de los cañones, dispuesta de forma paralela a ese horizonte, tiende a centrar de manera instintiva nuestra puntería, de mejor manera que la inseguridad que nos proporciona ver el final de un solitario cañón flotando en el aire.

Por otra parte, volviendo al club, donde es frecuente repetir el disparo con sólo tres o cuatro metros de vuelo del blanco (es decir: de manera muy rápida), al hecho de que la superpuesta se desencare poco, se le suma otra ventaja: en éstas, es más fácil incorporar un monogatillo, que una sola cola de disparador active ambos cañones, lo cual también mejora la misma posibilidad de doblar los tiros.


Las escopetas superpuestas permiten acoplar impresionantes empuñaduras de pistola. Como la que muestra la foto.

En las superpuestas, el centro de gravedad se desplaza hacia atrás, lo que permite dotarlas de cañones más largos que en el campo no son de gran utilidad. En cambio, las yuxtapuestas con sus cañones cortos de campo, se equilibran muy bien donde una superpuesta pesaría sobre la culata y el retroceso sería brutal.

Podríamos seguir así mucho más, pero vamos a dejar al lector con su personal decisión; sólo una pista: personalmente nos sentimos atraídos por las finas, elegantes, clásicas, e inigualables yuxtapuestas, de las que poseemos una de excepcional calidad y grabados de una primera marca inglesa, y por otra parte somos la envidia de los entendidos cuando sacamos de su estuche de suela, con el logo de la marca y placa de cliente con nuestra identificación, la impresionante superpuesta hecha a medida con culata tipo cuello de cisne, que sólo traen las mejores.

Pedro A. Suárez
3 comentarios
22 jul. 2008 01:54
marcos1515
para mi se pega con la culata y no con los caños y particularmente me inclino por la yuxta
14 jun. 2009 18:13
demos
me han regalado una escopeta superpuesta golden princes de luxe y queria saber de que marca es.
07 may. 2010 06:16
Eugenia Martinez
El artículo no está del todo mal, pero es confuso y adolece de explicaciones claras y concisas. Sería de agradecer que el autor se esforzase un poco más en hacer asequible al gran público un tema importante, interesante y muy útil, aunque técnicamente complejo.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197351 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154354 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149310 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112079 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104272 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros