Cada año hay más torcaces

La torcaz sólo defrauda en la mayor parte de los puestos fijos tradicionales. Y en ocasiones, que todo hay que decirlo, se producen quejas sobre la ausencia de palomas en lugares emblemáticos del noroeste peninsular como consecuencia de lo errática e imprevisible que es la especie, o por la sobreexplotación a la que se la somete por orgánicas ávidas de hacerse con dinero de forma inmediata y fácil.

Miguel Ángel Romero

Miguel Ángel Romero

05/02/2008

11410 lecturas

Si a una especie tan gregaria se la casca fuerte, de la noche a la mañana abandona el lugar sin acuse de recibo

La temporada de caza ha sido, y sigue siendo cuando escribo estas líneas, excelentísima. Sin lugar a dudas. Y ya hay que hablar de los más de seis millones de efectivos que llegan a la Península Ibérica sin contar las que se van a Marruecos, que no son pocas.

No hay más que coger cualquier revista de caza o entrar en cualquier foro de Internet para darse cuenta de que hay una considerable oferta para todas las economías. No obstante, hay que tener mucho cuidado con esos chollos que luego no lo son. La mejor forma de guiarse es hablando con gente que haya ido a la zona o con los lugareños de confianza que conozcan el cazadero de primera mano. Yo aconsejaría ir primero o ir cuando la caza esté cerrada e informarse in situ de lo que hay. Conozco a gente de aquí, del norte, que alquilan fincas por temporadas y quedan muy satisfechos, pues repiten año sí y año también.

La torcaz es una especie que sigue en aumento. Nadie creo que lo ponga en tela de juicio. Y además es una especie que parece tener inteligencia colectiva o algo así, pues cuando el frío arrecia no dudan en meterse en las ciudades o irse a cientos de kilómetros cuando se las castiga demasiado en una determinada finca o coto. A poco cuidado y respeto que se tuviera en España por los dormideros nadaríamos en una abundancia que haría innecesario que en países tales como Inglaterra o Alemania se las considerara plaga y se mataran sin cuentos como a las ratas. Oigan, que en nuestras ciudades también se purga a las domésticas y a las torcaces, así corno a las tórtolas turcas y hasta a los gorriones. Entren en cualquier web y verán cómo los anuncios de regulación de poblaciones se repiten hasta la saciedad. Esos fármacos que se venden para esterilizar palomas, no las matan, pero esterilizan a muchas especies cinegéticas que se refugian en las ciudades. Sí hombre, los fringílidos también se refugian en las ciudades, si bien es cierto que la que se lleva la palma es la paloma torcaz, ya que el veneno lo colocan en granos de maíz. También se encontrarán con anuncios de quienes compran las palomas abatidas por tres euros la unidad e incluso por 2,5 para los restaurantes.

Caza prudente

El grueso de las torcaces pasa el invierno en la dehesa ibérica, donde más abunde la montanera y la tranquilidad

Yo, y que Dios y ustedes me perdonen, no entiendo esa caza masiva de cientos de palomas. Entiendo —eso sí— que todo aquello que pase de la docena y media por cazador y día, es mucho cazar, pero en fin. No se puede decir nada porque la especie lo soporta, pero no sé si la conciencia de todos será capaz de soportarlo. Allá cada cual. Claro, hay tiradas en las que se abaten cientos y cientos, y ¿qué van a hacer los cazadores o las orgánicas con semejantes palmadas? Pues venderlas muy baratas a los restaurantes por no tirarlas a la basura. Yo, sin ánimo de criticar a nadie, pienso que cuando por lo que fuere se nade en abundancia tal, es mucho mejor poner un cupo y cazar sólo en un cuartel, que hacer semejantes sarracinas. Máxime, cuando todos sabemos que si a una especie tan gregaria se la casca fuerte, de la noche a la mañana abandona el lugar sin acuse de recibo. Abandonan el lugar y por ese gregarismo que tienen, se llevan con ellas a las del vecino que las cuida con todo mimo.

No todo son grandes matanzas, qué va. En el suroeste peninsular hay quienes ayudándose de cimbeles llaman a las palomas y no es que cojan centenares, pero se divierten de lo lindo cazando y dejando descansar la finca a fin de que no se marchen en toda la temporada. También hay quien las caza al salto, aprovechando las idas y venidas, en zonas de paso distanciado del dormidero, a la vuelta de éste o cuando van a comer o a sestear. Miren ustedes, donde hay caza se puede abatir de cualquier manera, lo que no puede hacerse es espantarlas, porque disfrutaremos nosotros, pero fastidiaremos al vecino. Ah, la torcaz por la noche se aposenta en un aparente dormidero con mucho preámbulo de aterrizaje; y luego, al cuarto de hora o así se va al definitivo, recta como un relámpago. En el definitivo dará unas vueltas por si acaso. Duermen en sitios donde la frondosidad y la altura de los árboles sean considerables y estén en un lugar dominante, pero jamás se quedarán en un macizo arbóreo en el que no se pueda ver el suelo desde la copa de los árboles. Observen los lunares querenciosos en función de las muchas plumas que dejan debajo. Ojo, que no se puede disparar por la noche, y yo las he visto muchas veces ir a los dormideros definitivos más de noche que de día (en el preciso momento en el que comienza la noche). Es curioso, no se asustan de los jabalíes pero sí de los perros o de los humanos aun cuando no sean cazadores. Es por lo que los portugueses cuidan los dormideros que es un primor. Los franceses mucho más a diferencia de los españoles. Debiera de existir un mayor y mejor acuerdo para llegar a un control interautonómico e internacional, que dormideros hay en Francia, España, Portugal. Marruecos y en otras naciones.

Los franceses hará más de treinta años que comenzaron a estudiar la especie y son conocedores de ella en buena parte, ya que muchas de ellas se quedan a invernar en el sur de Francia y no entran en España para nada. También España tiene estudios fiables, pero como todos, incompletos. Me refiero fundamentalmente al GIIFS creado en España en 1999 por el actual presidente de la Federación Vasca de Caza y director del Proyecto de Caza Sostenible en Especies Migradoras, José María Usarraga Unsaín. Gracias al buen hacer de Usarraga y a sus muchas relaciones, en España disponemos de datos entre otros, del Paleártico Occidental (norte de Africa, y oeste y norte de Europa). De todas las maneras, entiendo que ningún estudio se puede dar como definitivo y cualquier dato que se dé basándose en ellos, hay que darlo con mucha cautela, sobre todo si tenemos en cuenta las precipitadas variables a las que nos aboca el rápido cambio climático y el poco dinero destinado por las diferentes administraciones para estos menesteres.

No nos engañemos, el grueso de las torcaces pasa el invierno en la dehesa ibérica donde más abunde la montanera y donde mayor tranquilidad tengan. La dehesa ibérica es muy grande y si se las zurra en un lado, se van al otro. No toda la dehesa es buena para la torcaz. Lo es si se la cuida o no se le caza por destinar las fincas a la caza mayor, que de esto último hay mucho.

Extremadura (y la mitad norte de Huelva) no defraudará jamás a los palomeros por ser la dehesa más extensa y la que más y mejor montonera produce. En Extremadura hay 1.430.000 hectáreas de territorio ocupado por la dehesa, o sea, que según datos de la Junta de Extremadura, el 34% de la superficie de la comunidad autónoma está cubierta por la dehesa. Pero en toda la Península Ibérica la extensión de la dehesa alcanza los 3.830.000 de hectáreas. El 66% de la dehesa Ibérica está en territorio español y el resto en Portugal.

Fenómeno para estudiar

Como habrán podido comprobar, no toda la dehesa está en Extremadura. Y lugares buenos para la torcaz, insisto, son aquellos donde tengan comida y no se les castigue demasiado. También tienen sus rarezas y de ello no se les puede echar la culpa a las orgánicas. Por lo que sea, no lo sé, un día nos podemos encontrar un lugar excepcional con miles y miles de palomas; y al día siguiente, sin que se haya disparado ni un solo tiro, pueden haber desaparecido como por arte de magia. Y como son tan gregarias, como haya un bando guerrero que se líe a dar vueltas, cada vez se va haciendo mayor y sin ton ni son se van Dios sabrá dónde y por qué. En ello está la salvación de la especie, pues como les he detallado, la dehesa Ibérica es grande, muy grande, y no sólo circunscrita a Extremadura.

A veces nos encontramos en la dehesa Ibérica lugares donde los dueños de los cerdos se acuerdan de la madre que las parió a las palomas porque se zampan esas bellotas que convertidas en jamón valen una millonada. Pero ellos tienen desde hace muchos años la solución, las tiran unos cuantos cohetes y no vean el revuelo que se arma, pero se asustan y se van. Claro, que como quien se sepa los truquillos o le avisen y se pongan en lugares estratégicos con las escopetas, hacen esas sarracinas tremendas. Las torcaces se marchan si se las asusta, eso es cierto, pero en principio son cabezonas y una vez aquerenciadas en un sitio insisten e insisten por mucho que se las inquiete o se las dispare hasta que terminan marchándose. Yo conozco a gente de posibles que los dueños de las fincas o las orgánicas les avisan cuando hay tremendos bandos cebados y se cogen un avión o lo que sea y en un día están en el cazadero y he ahí las sarracinas. Las orgánicas de fundamento tienen veedores en la zona de invernada que a través del teléfono les permiten saber donde están los grandes bandos en todo momento. Pero no todas las fincas las tienen las orgánicas. Claro, a veces se aquerencian en fincas donde no quieren que entren las escopetas por la caza mayor o por las perdices de campo campo, pero siempre hay soluciones. Si la finca es grande y no se llega a un acuerdo (económico, generalmente) con el dueño pues allí se quedan las torcaces tan panchas. Las orgánicas de precios altos no suelen defraudar nunca a no ser por los imprevistos antes citados que obedecen a fenómenos todavía no estudiados. Pero para eso hay que ser lo suficiente autónomo como para dejar todo e ir.

Las torcaces se marchan si se las asusta, pero en principio son cabezonas y una vez aquerenciadas en un sitio insisten

La dehesa Ibérica es una joya medioambiental, cinegética, económica, forestal, ganadera, etc. Pero desde hace años un fantasma denominado La Seca amenaza y se cobra un tributo injusto para esos agricultores y ganaderos que miman y han hecho posible que llegue hasta nuestros días la preciosa dehesa Ibérica. La Seca se lleva por delante un total de 190.000 encinas cada año, llega por el suelo y envenena las raíces de las encinas hundidas en él a unos diez metros de profundidad, que se dice pronto y bien. La Seca no sólo afecta a la dehesa, pues unos 8.000 ejemplares de alcornocales mueren cada año en el Parque Natural de los Alcornocales (Cádiz). A mí, como cazador de palomas torcaces que soy, me duele cuando al escribir sobre la dehesa sólo tienen en cuenta al ciervo y al jabalí como especies cinegéticas.

Otros lugares de invernada

Sin lugar a dudas ir a la dehesa extremeña es casi ir a tiro fijo a no ser que se haya machacado el terreno. Pero en la práctica totalidad de España hay torcaces abundando más en los lugares donde tengan para comer. No olvidemos que además de las bellotas, come toda clase de granos y le chiflan las aceitunas. En los lugares donde haya aceitunas o maíz sin cosechar o recién cosechado van las torcaces a comer. Yo diría que en todos, pero siendo un poco prudente les diré que en todos los que yo conozco, que no son todos los de España, ni mucho menos.

En el norte de España hay muchos maizales que se cosechan en el mes de abril. Me refiero fundamentalmente a los de la cuenca hidrográfica del Duero. En la zona de Saldaña (Palencia) hay unos tremendos maizales frecuentados por torcaces que van a dormir o a sestear a decenas de kilómetros, quedándose a veces en las choperas de las orillas del río Carrión. Las observo todos los años. El año pasado, concretamente los días 29 y 30 de diciembre que fui a becadas, vi muchas en la zona de Valderrábano (Palencia). El día 29 se conoce que habían ido a sestear y al mediodía oí cantidad de tiros. Yo mismo tuve a tiro varias, lo que pasa es que al ir a becadas con cañón de cuatro estrellas y perdigón dispersante del 10. se fallan muchas y no las tiré. El día 30 vi una cosa rarísima. Estaba yo descansando sentado debajo de un roble cuando me sorprendió el clásico aleteo de los grandes bandos. Miré al cielo y vi un bando tremendo de varios miles que se encaminaban hacia la zona de Cervera de Pisuerga (Palencia) ubicada en las estribaciones de los Picos de Europa. ¿Era contrapasa? ¿Se marchaban a algún dormidero?: imposible, eran las cinco de la tarde. ¿Se marchaban a algún comedero?: muy raro, pues por allí no hay ninguno. ¿Iban en una pequeña migración a Francia saliendo por el mar Cantábrico? Ni idea. Después vi bandos de varias decenas que venían a acostarse.

Miguel Á. Romero
Fotos J. I. Moreno y archivo
2 comentarios
06 feb. 2008 17:54
danacord
danacord
Las torcaces son, hoy por hoy, la panacea del gatillo fácil. Aunque sea una especie migradora que hoy duerme aquí y mañana come allí no debe dejarse de lado su gestión. Y queda mucho por hacer por parte de los cazadores y de la Administración, pues no olvidemos que son el sustento invernal de muchas aves "superprotegidas". Por eso, cazar palomas, sí, pero sabiendo que no es un maná inagotable.
Los franceses, en gestión, por encima de todos. A ver si cunde el ejemplo y tomamos nota.
Saludos.
09 feb. 2008 19:14
MAILLO
Hola a todos, soy de Montilla y queria decir que en 2007 he visto por está zona más palomas que ningún año, eso si muy concentradas y en zonas ocultas y tranquilas.Saludos

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Caza'

¿Es compatible la caza de conejos y becadas?
Miguel F. Soler

Corazón de león
Antonio Mata

Piezas plomeadas, ¿dónde las busco?
Juan Salvador Calzas Prados

Cuando el cazador hace de maestro
Miguel F. Soler

La caza es verde
La Caza y su Mundo

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197338 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154337 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149306 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112075 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104271 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas