Parece que ya nadie recuerda que hasta hace cuarenta años el calibre más usado en Europa era el 16, cuyo resultado es nuestros países es totalmente similar al del calibre 12, pero con escopetas más ligeras y de líneas más elegantes.

Pedro A. Suárez

Hay otros cartuchos que son tan buenos como el 12 y, para algunas cosas en particular, incluso los hay mejores. Entonces, ¿por qué no se les presta atención?

Hoy parece que no hay más escopetas que las de calibre 12. Y si no pregunten en una armería por una escopeta para conejos: le sacarán una del 12. Después, en otra, diga que quiere una para perdiz: le ofrecerán una diferente, pero del 12. Por último, trate de conseguir una escopeta para las codornices: ¡le recomendarán un calibre 12! Pero no es sólo que nos recomienden este calibre, es que en la encuesta que hice para cerciorarme de esto en ningún sitio ni siquiera me preguntaron si prefería otro calibre.

Parece que ya nadie recuerda que hasta hace cuarenta años el calibre más utilizado en Europa era el 16, cuyo resultado en nuestros países es totalmente similar al del 12, pero con escopetas más ligeras y de líneas más elegantes. O el calibre 24, que durante tiempo se consideró que era el ideal para aves al vuelo de los buenos tiradores por su poco retroceso, buena efectividad y facilidad para llevar.

Tal vez, lo que sucede es que los viejos armeros se retiraron sin transferir conocimientos a los nuevos, quienes se dejan llevar por el marketing. Un armero a la antigua usanza nos explicaría que para la perdiz se puede usar el 20 si uno es tirador bueno, y que el 16 con  25 ó 28 gramos tiene el equilibrio ideal entre efectividad y retroceso. También nos ofrecería un calibre 24 —o incluso un 28— para las codornices, ya que salen cerca, son pequeñas y, por tanto, necesitamos una escopeta ligera que sea fácil de dirigir, más que disponer de una potencia superflua.

Al tiempo nos diría que si uno va al monte tras los conejos con un perro bien adiestrado será muy raro que tenga que tirar a más de treinta metros.  Para una pieza endeble como el conejo y para una distancia de treinta metros..., lo mejor es el calibre 20.

Esta tendencia hacia el calibre 12 tiene su razón: nació en EE.UU. donde la «practicidad» de la que hacen gala les aconseja disponer de una escopeta que al principio, hace sesenta años, llamaban all around purpose y que ahora ya sólo denominan all around (esto es, antes era «para todo propósito» y ahora es, sencillamente, «para todo»). Sólo ellos son capaces de inventar el concepto, creérselo y luego venderlo. Y lo han hecho tan bien que se lo hemos comprado. Pero hemos dicho que tiene su explicación, y la hay: resulta que nosotros cazamos piezas pequeñas, pero ellos también lo hacen con enormes pavos y gansos que, además de ser grandes y por tanto difíciles de abatir, vuelan a gran altura lo cual significa tiros a gran distancia —para esta caza en particular, hace algunos años, se impuso y utilizó bastante el calibre 10 que con el tiempo cayó en desuso a fuerza de hombros morados—. Además, hay más tiradores de club que cazadores sólo de menor, ¡y todo lo hacen con la misma escopeta! (sic).


A pesar de lo que se diga, todos los cartuchos de escopeta son similares y sacan la misma balística.

Lo anterior indica que necesitan la escopeta que cargue más plomos (que es lo que han hecho) y eso es así por tres razones que vamos a exponer, aunque levanten ampollas. Aquí van:

1. Las escopetas desde el principio —incluyendo las de pólvora negra y las de cargar por la boca— y hasta hoy disparan a la misma presión.

2. Todas las escopetas de cualquier calibre sacan la misma velocidad de los perdigones.

3. El alcance de todos los calibres es el mismo —unos 70 m hasta dar con los plomos en el suelo si se dispara con el cañón horizontal—. La poca diferencia que puede haber está determinada sólo por los chokes y la altura del tirador que, cuanto más alto, más separa los cañones del suelo.


Un cartucho del 12 comparado con su similar del 16. La misma balística y efectividad con menor retroceso.

Ahora bien, si todos los cartuchos desde el 36 (mal llamado 12 milímetros) hasta el más grande (que no es el 12 ni el 10) sacan los perdigones a 450 m/s, más o menos —las diferencias van en las cargas, no en los calibres—, esto debería significar que la misma perdiz con un plomo de sexta debería caer a 40 m sin importarle si el cazador usa una 28 o una 12. ¿No es cierto? Pues sí, lo hace y con la misma efectividad. Y para el que no crea, le voy a contar algo: tengo un video documental, distribuido por una casa comercial americana, que trata sobre la caza del pavo silvestre americano en el monte. En primer lugar, hay que decir que aunque es un ave no es caza menor: es mayor, este pavo resulta más arisco que un jabalí. El cazador va camuflado hasta en la escopeta y  utiliza un reclamo. Cuando la cámara se aleja un poco, el cazador se vuelve invisible, y cuando el pavo entra al engaño le sacude una andanada de munición gruesa con una .410 y lo revienta (recordemos que el .410 es un 36 alargado para que entre más munición ¡otra vez la inventiva del norte!). Entonces, si un perdigón del mismo diámetro se comporta igual sin importar de qué calibre es el cartucho que lo dispara, ¿cuál es el motivo de usar uno más grande y cargar más plomos? Respuesta fácil: el calibre pequeño carga menos y, por tanto, se dispersa enseguida. En cuanto el tiro se abre ninguno da en la pieza, pero, en cambio, si el cartucho es grande, la patota de plomos es tan grande que, aún más lejos, todavía son muchos los que pujan por el ave. O el lepórido.

Para una pieza como el conejo y a una distancia de unos 30 metros, lo mejor es el calibre 20.

Así es que no estaría de más considerar el cambiar a otros calibres para algunas cacerías. Personalmente he bajado más perdices con la 16 que me dejó mi padre que con la 12 de grabados que me vendieron. Para los interesados propongo a continuación una guía calibres.

Calibre cero, uno y dos

Son los más grandes que se han hecho. El cero carga medio kilo de plomos y el pequeño calibre 2 hace volar un cuarto de kilo. Pero las armas que los disparan no eran de hombro, ya que los primeros de éstos que se utilizaron se rompían. Entonces las ataron a la proa de un bote sobre un soporte giratorio y con la culata las dirigían hacia los patos que caían a decenas cada vez.


El 36 y el 410 comparten diámetro, pero son distintos.

Calibre 4

Aunque hoy nos resulte desconocido fue el nominal de muchas escopetas que hicieron la campaña de África. Se recomendaba especialmente para tirar a través de la maleza o a distancias increíbles sobre aves veloces. El tiro desde el hombro comienza a ser soportable con este cartucho, ya que «sólo» carga 130 g de proyectiles. Con bala sólida, que por aquel entonces siempre era una esfera de plomo, de 115 g (1.900 grains) era capaz de abatir limpiamente animales de caza mayor.

Calibre 8

Se usó (con relativa comodidad para el cazador) en África, Asia y América. En América abatió los primeros gansos y en una pasada de patos, de un sólo tiro, se servía la mesa para toda la familia. Su bala sólida tiene un golpe aproximado de 870 kg a 450 m/s. Si descartamos las cuatro grandes especies —búfalo, elefante, rinoceronte e hipopótamo—, de ahí para abajo funciona como una puntilla. Según los relatos existentes, los tigres y leones caían como conejitos. (Un conocido tiene una de origen belga y de fábrica el modelo se llama «la ira de Dios»).

Calibre 10

Nació en Europa y se utilizaba para tiros largos (recordar que lo normal era el 16, ya que el 12 era escasísimo) donde las escopetas normales se quedaban cortas. Pero nunca fue popular. Entonces un día la casa Ithaca (EE.UU.) puso en el mercado una «joya» que era apenas una repetidora en calibre 10 alargado para convertirlo en magnum. Causó furor entre los cazadores de gansos y pavos. Aún hoy se utiliza en yuxtapuestas que al apuntar parecen tubos de saneamiento atados a una culata de escopeta enorme.

Calibre 12

¿Qué podemos decir de él que no sea sabido? Quizás que hasta después de la Segunda Guerra Mundial no fue tan utilizado como ahora, que es el que más. Así que es relativamente moderno, pero difícilmente retrocederá en su aceptación.


Hasta el modesto 36 fue desarrollado con las mismas cotas y premisas que el 12.

Calibre 14

La pujante industria americana se resistía a aceptar el 16 como el cartucho más utilizado, igual que ocurría en Europa antes de la Primera Guerra Mundial, con lo cual la cartuchería de fuera irrumpiría como competidora en el mercado nacional. Así que se desarrolló la producción de este calibre que carga lo mismo que un 12 suave, pero con el retroceso y plomeo del 16. Era bueno, pero la imposibilidad de exportarlo hizo que el 12 lo eclipsara.

Calibre 16

Podrán decir que lo defiendo porque es mi preferido, pero no lo haré. Así que me limitaré a decir que es: ¡el mejor! Su rendimiento es tan dúctil que con cargas pesadas tiene el mismo comportamiento que el 12, pero con un retroceso sensiblemente inferior. Mientras que con cargas suaves de 25 g equivale a un 20 pero con menos retroceso, ya que son suaves para él, pero nominales para el otro. Nunca se desarrolló un cartucho magnum en este calibre y sospecho que es porque entonces se colocaría francamente entre las cargas pesadas del 12, pero con mejores prestaciones.

Calibre 20

Es un buen calibre con cargas nominales siempre que hablemos de conejos, patos, perdices, palomas y cosas así. El terreno perdido por el 16 lo viene ganando el 20 porque las personas de poco porte o incluso las mujeres tiradoras se encuentran mejor con él. En un afán de mejorarlo se han desarrollado magnum de 76 mm de recámara, que con las cargas más pesadas de 32 g igualan al 12, pero con plomeos más desparejos puesto que en cualquier calibre estas magnitudes (la carga y el plomeo) funcionan en sentido inverso. Cuando uno sube, el otro baja y viceversa.

Calibre 24

Es el primero «de los chicos». Con bala sólida su comportamiento es pobre y no recomendable. Pero es muy cómodo de tirar por su escaso retroceso y su efectividad en presas hasta la perdiz es tan buena como la de los grandes. Fuera de nuestro país se usa para entrenar a skeet y recorridos.

Calibre 28

Contrariamente a lo que pudiera parecer, con la óptica que tenemos actualmente en España este calibre forma parte del cuarteto más utilizado en el mundo junto al 12, el 20 y el .410. Es suave pero increíblemente efectivo. Escopetas de un sólo cañón en este calibre son fáciles de encontrar en todos los clubes de tiro y para la caza de córvidos es excelente, ya que, además de lo dicho, su escaso ruido permite repetir varias veces el abatimiento antes de desplazar el bando.


El 28 es ideal para la caza de aves pequeñas (urraca, codorniz), ya que de cerca el 12 las destroza.

Calibre 32

Nunca fue gran cosa, pero el «12 milímetros» se encargó de eliminarlo. Disparan las mismas cargas casi sin retroceso y la versión .410 del último lo supera.

Calibre 36

Como hemos dicho, es común denominarlo «12 milímetros» (algún día hablaremos sobre la nomenclatura de los cartuchos). Es un fantástico cartucho ya que su comportamiento, a escala reducida, es el mismo que el de los grandes. Por algo es el único calibre pequeño para el que todavía se fabrican escopetas artesanales de gran precio y categoría. Conozco una yuxtapuesta hecha a mano de una gran marca que parece una maqueta a escala reducida de una 12. Pero cuando me aposto quieto entre las retamas, los conejos me temen.

.410

Éste es el 36 que, en lugar de tener 65 milímetros, como siempre, mide tres pulgadas que son 76 milímetros. Su carga más pesada es igual a la de un 20 y, debido a su estrecho cañón que concentra la carga, el comportamiento es mejor. Con bala sólida de entre 10 y 12 gramos (unos 160 a 200 grains) movidos a 450 metros por segundo, resulta un tiro comparable a un rifle pequeño como .44-40, .30-30, .357 y similares. Con este breve repaso esperamos haber sacudido a nuestros cazadores de su letargo. ¡Aunque la industria del marketing es muy potente!

 

Pedro A. Suárez

 

 

Comentarios (14)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Los otros calibres
lavancos  Usuario Autentificado
18/10/2007
Estupendo artículo en el que de una forma somera, pero interesante, se reseñan los diversos calibres de escopeta.
Gracias al ver en la portada de Linde y Rivera el título de dicho artículo, me hice lector incondicional de la mencionada revista.
Yo que me confieso incondicional usuario del 16, he de decir que siempre busco cualquier información sobre el mismo con avidez.
Comentar que debido a este artículo y otros en el mismo sentido, parecen ejercer cierto poder de reflexión en más de un aficionado, replanteándose el uso del 12 y sobre todo la magnunanía y distintas cargas de cartuchería.
En fin, que es un estupendo toque para emplear el sentido común.
Sin Título
pau lluis
18/10/2007
ME A GUSTADO MUCHO Y LA VERDAD ES QUE POR FALTA DE INFORMACION YA QUE LLEVO RELATIVAMENTE POCO TIEMPO EN LA CAZA NO ME HAVIA PARADO A MIRAR LOS DEMAS CARTUCHOS SIEMPRE HE PREFERIDO A LA BALA A L PERDIGON POR SU EFICACIA Y EL TIPO DE ANIMAL A BATIR PERO ME ESTOY PLANTEANDO EL COMRAR LA ESCOPETA PARA PROBAR LOS CARTUCHOS QUE NOMBRAIS Y CAMBIAR QUE NUNCA VIENE MAL

UN SALUDO Y UN ABRAZO
BUENA CAZA
otros calibres que no son el 12
olocau
18/10/2007
Interesante articulo de todos los otros calibres que por suerte todavia exsisten.Pero algo esta cambiando, por lo menos en lo que se refiere al 16,del cual tambien soy incondicional.
En el mercado americano este calibre esta volviendo.Remington ha sacado la classica semiautomatica 1100 en calibre 16,con una gran aceptacion y en cuanto a la cartucheria,marcas como Remington,Winchester,Fiocchi,Federal,Kent
y otras,ofrecen un amplio abanico de posibilidades,entre los 28 y los 36 gramos en el caso de Federal y Kent.
Por cierto lo que hecho en falta es que alguna marca española monte un buen cartucho de 32 gramos.

UN SALUDO.

munición barata calibre 16?
inaxio
19/10/2007
hola a todos. a mi también me parece que la mayoría de las veces "sobra" plomo usando el 12, pero tenemos otro problema mucho mas mundano....usando el 12 tenemos todas las marcas y todas las gamas de precios, pero tenemos opciones para el 16? me gustaría que alguien que estuviera puesto en el tema nos contara si está disponible munición "accesible", o si sólo cargan primeras marcas y gamas altas de cartuchería.
un saludo.
Municion del 16
Joldujo  Usuario Autentificado
19/10/2007
Yo tengo dos escopetas de este calibre y no tengo problemas al municionarme.
Actualmente en el armario tengo cartuchos del 00, del 10, 6, 8 en 26, 28, 29 y 32 gramos. El precio es algo mas caro que el 12, pero tampoco para llevarte las manos a la cabeza. De todas formas, todas las fabricas nacionales cargan este calibre y sin ningun genero de dudas, cualquier armero, cuando pida la remesa de cartuchos anuales, encargara cualquier cajon que se le mande.
Mirando la oferta de municion que ofrecen las fabricas nacionales, cargan la misma variedad que para el 20, lo malo es que las armerias no les renta tener municion del 16 por la poca salida que tiene.
En Francia la cosa cambia, existe mucha variedad de municion para el 16, cartuchos de taco de fieltro, dispersantes, yo en un viajecito me traje unas cajas de cartuchos de 32 gramos y taco de fieltro.

De todos modos, no se vosotros, pero yo siempre uso los mismos cartuchos, voy a l a armeria y siempre compro los mismos cartuchos del 12, o sea, que con que tengan esos , los demas no me importan y con el 16 hago lo mismo.

Saludos
Genial
josood
19/10/2007
Excelente artículo!!! la verdad desconocia la existencia de los calibres mas grandes que el 4. Comentarles que aca, en Bolivia, el 16 aún tiene muy buena aceptación y se lo usa mucho.. pero como esta pasando allá el 12 gana terreno rápidamente.

En mi país cuesta igual comprarse una caja de cartuchos del 36 que del 20 y que del 12 o 16, pero la existe una completa falta de variedad en la cuestión de cargas y tamaño de munición.

Un gran saludo para mis queridos amigos Españoles y buena caza en esta temporada que recién empieza para ustedes.

Jose Morales Nogales
Muy interesante.
jperdigon
19/10/2007
Muy interesante. Estupendo compendio. De lo poco que se, bueno sabia, porque gracias al articulo ya aprendí para mi muchísimo, noto la falta del calibre con el que empecé que no se cual es, para comprar los cartuchos pedía de 9 milímetros
Gracisa por su buen articulo ...
JC  Usuario Autentificado
21/10/2007
A lo largo de mi vida de cazador he utilizado el 12 mm, el 28, el 24, el 20, el 16, el 12., el 20 magnum y el 12 magnum, el 24 y los dos mágnum los he utilizado muy poco y debo decir que en el caso de los segundos no creo que vuelva a ellos si no es para tirar algún ansar, conservo el 28, el 20 y el 12, cacé algo con el 16 y ciertamente me fue aceptablemente bien con él pero nuestras escopetas del 12 eran bastante mejores que las del 16 y la calidad ganó la partida, sin duda es un calibre excelente y tengo amigos que continúan cazando con él incluso en ojeo.

Al 12 mm. mi hermano y yo le matamos mucha caza, es poca cosa pero enseña a tirar en su sitio y a controlar los nervios, ayer vi a una niña de dieciséis años derribar seis perdices en un ojeo usando una paralela de ese calibre, las aguantó y cuando las tuvo a tiro las derribó, cierto es que falló algunas más que derribó pero lo considero un muy buen principio.

El 28 es punto y aparte, para mi uno de los mejores calibres de escopeta, agradable, eficaz con escopetas ligeras, se ha puesto de nuevo de moda en el mundo anglosajón, no me extraña nada, algunas de las escopetas más bellas, y más caras, que he visto últimamente eran de ese calibre, con él empezamos a tirar en ojeo mi hermano y yo, con él han empezado mis hijos y con él continuamos tirando caza cuando salimos a buscar un par de perdices o quitar del medio unas urracas, mi hijo se ha especializado en urracas con el 28 y las mata a una distancia increíble, según él le ha cogido el sitio a la velocidad, que no es mucha, y les corre la mano lo justo, en nuestra finca matamos muy pocas perdices, algunos años ninguna, nos gusta verlas y las cuidamos, pero hacemos buenas perchas de urracas y arrendajos y para esa caza el 28 es simplemente fantástico; las escopetas del 28 buenas tienen un inconveniente y es que a igualdad de calidad y todo lo demás igual son más caras que las del 12 o las del 20, y sin embargo las escopetas baratas del 28 son peores que las baratas del 12, Bloom y yo tenemos unas escopetas del 28 iguales y se oxidan como no he visto oxidarse a ningunas otras, tambien cuesta un cierto trabajo encontrar unos buenos cartuchos para él.

Ayer estuve invitado a un ojeo de perdices, apropiado para mis facultades como tirador de ojeo, cobramos 675 entre 12, con las grandes barras me pierdo pues me he vuelto lento dado que ahora soy mucho más tirador de rifle que de escopeta, se dieron cinco ojeos, en los tres primeros tiré con paralelas del 12, tras el taco que nos sirvieron al acabar el tercer ojeo, y por dichoso dolor de cabeza que últimamente me provocan los muchos tiros, me pasé a las dos repetidoras del 20, con el 12 estaba tirando 28 gramos y 7 ½ con el 20 26 gramos y 8, prácticamente no noté diferencia en lo que efectividad se refiere si en lo que respecta al dolor de cabeza, en ojeo las repetidoras son bastante más lentas que las paralelas y eso es un handicap pero por lo demás tirar con el 20 es muy cómodo y agradable.

Gracias por su buen articulo, JC
El 16 también es mi favorito
chejo
27/10/2007
Yo se muy poco de armas, pero tengo una 16 de fabricación artesanal, mandada hacer por mi padre porque sin ese calibre no se imaginaba la caza, he disparado otros calibres pero nada como la 16. También use la calibre 22 (winchester)americana de perdigón único de cerca de 12 gramos, pero no se a cual de las descritas en este artículo corresponde, de todos modos es la mejor para avatir venados, pavos, sahínos y cuanto se nos atraviese. Es automática, lleva 18 tiros y son los más baratos del mercado.

Ch. Marín
Falta uno, para completar el artículo
castellano
17/03/2008
El más pequeño de toda la serie de cartuchos para escopeta, el calibre 9 milímetros.Inexplicablemente, ha dejado de fabricarse, cuando hasta hace relativamente poco se encontraba en todas las armerías. Rio Tinto lo cargaba en vaina MARRON TIPO-1,y GB y EL TRUST también, con plomos del 8 al 11. Yo me inicié en el mundo de la caza con ese calibre, con una escopeta monocañón SEAM, a las urracas, rabilargos, estorninos, y buenos ratos pasé con ese calibre. Luego, me pasé al calibre 16, una paralela HIJOS DE F. ARIZAGA, de perrillos, con cartuchos de cartón EL FAISAN y perdigón de 5ª y 6ª., ya en plan serio, y fué la época de mi vida en que conseguí mejores resultados, y en zonas libres.
No me parecía justo olvidar al pequeño 9 mm., el benjamín de la saga.
otros calibre
pernilet
22/04/2008
Hola mi pregunta es ¿de todos los calibres que hablas cual es el 14mm? tengo una escopeta plana del calibre 14x55mm y megustaria saber un poco mas sobre ese calibre. gracias
Calibre 9m/m
Juanma Larache
14/07/2008
A mí también me extrañó no ver ninguna reseña sobre el calibre 9 m/m.
No sé si en España ha sido un calibre cazador o no, pero en Marruecos, en versión fuego anular, sí que lo fue y lo sigue siendo. Fundamentalmente por ser armas muy económicas, no necesitar mucho papeleo (se guiaban igual que una carabina del 4.5 ó 5.5 m/m, sin más), no tener ningún retroceso y hacer muy poco ruido.
Mortales a distancias prudentes (12-15 metros) como la que más; siempre hablando de tiros “a parado”. Algún tiro mas potroso, a 20 metros o al vuelo, también se han hecho, aunque son la excepción.

En el Marruecos del Protectorado (francés y español), cada país colonizador, dejó su “impronta” como mejor supo:
- España dejó su idioma, magníficas fincas de naranjos, algunas construcciones con sabor arábigo-andaluz, bastantes bares de “tapas” (hoy, apenas quedan)….
Las escopetas de marca española, se fueron perdiendo poco a poco. Aquellos 12 - 14 m/m, calibres 28 y 16, que había en cualquier casa o finca; muy pocas estaban en regla y con la Independencia se pusieron las cosas más serias y hubo que deshacerse de ellas.
- Francia también dejó su idioma, que barrió prácticamente, en todo el país (zona española incluida).Unas ( pocas ) maravillosas viñas con las que se siguen produciendo hoy día unos buenos vinos, sin pretensiones, una rica bollería (croissants et petits pains au chocolat) y unas armas de manufactura Saint-Étienne, que hasta hace muy pocos años eran las únicas que se veían. Hoy día, el mercado es bastante más variado (italianas sobre todo).

Para mí, fue mi primer arma de “verdad”, producto de un 6 de Enero. Se trataba de un cerrojo monotiro (no había posibilidad de colocarle un “peine”), con alza y punto de mira casi idénticos a los que se pueden ver hoy día en las escopetas de perdigones. Muy liviano y bastante corto.
Luego aparecieron otras armas del mismo calibre con punto de mira de bola y un canalillo (un trocito de solista??) para apuntar, algo más apropiadas para el tiro al vuelo Todas en fuego anular, Flobert.

En el trasiego de mi retorno definitivo a España, se “perdió” aquel 9 m/m. Casi una reliquia, una pena !!

Un tema peliagudo era el de los cartuchos. Los primeros venían con culote metálico y el resto en papel encerado, que la mayoría de veces se quedaba en el cañón después de disparar. Tenía que ir provisto de una caña muy fina y muy bien pelada para extraerlo o bien me llevaba la baqueta de mi padre, cuando se la conseguía escamotear.
Cuando aparecieron los cartuchos metálicos fue un alivio. Plomos del 7 y 8, normalmente. (Intento poner algunas fotos en la Galería)

He abatido bastantes tórtolas posadas, perdices, algunas de ellas al vuelo, bastantes conejos a la espera, avefrías (asomándome con mucho cuidado en una vaqueriza dónde ellas estaban)…. Para mí, un lujo de calibre; tal vez un calibre para época de abundancia. Ideal, de todas formas, para el inicio de chavales con inquietudes cinegéticas.

Ah! jamás había oído hablar de un calibre 14.

Es una gozada leer tus artículos. Un cordial y cazador saludo

Juanma Larache
CALIBRE 12
jocair
10/04/2012
Me permito aclarar un pequeño error histórico. El calibre 12 NO LO "INVENTARON" los norteamericanos, sino los españoles y eso, ya desde mediados del siglo XVIII. En efecto, el calibre único de todas las armas militares fué el de 18 mm que es, precísamente, el diámetro del calibre 12. Lo que pasa es que la denominación "12" quiere decir " un doceavo de libra", que es lo que pesa una bala de plomo redonda de 18 mm de diámetro, que sí es denominación norteamericana, por aquéllo de los "pounds" etc. Los fusiles (y pistolas, etc.) españoles de la época fueron tambnién utilizados como escopetas (todos eran de ánima lisa) por la gente civil, y así nació realmente el 12. Hay que decir que la muy importante ayuda española a la independencia de los USA consistió no sólo en el victorioso ejército de Gálvez, (Pensacola, etc. ) sino en mucho dinero y armamento, de ahí tantos fusiles "del 12" en manos de los colonos norteamericanos... (El fusil inglés era de mayor calibre, y el francés, algo menor...)
Calibre 9mm
eghsosa
02/06/2012
Hola Pedro, no soy aficcionado ni a la caza ni a las armas, pero mi padre tenía una escopeta cuyos calibre era 9mm, siendo niño la utilice dandome grandes satisfacciones en la captura de perdices, y liebres, dicho calibre ya no se comercializa en Uruguay, era un arma liviana, con muy poco ruido del disparo y te diría que casi sin retroceso, también utilice una escopeta calibre 28 con la cual en sus mejores días mi viejo capturo un jabalí macho de 115Kg. de peso con un solo tiro de un cartucho cargado con bala a una distancia estimada de 55 metros, de más está decir la certeza del tiro. Te escribo porque me gusto mucho como escribiste tu articulo, saludos.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
Artículo anterior: Carta abierta al Defensor del Pueblo de Andalucía | José Aguilocho
Otros artículos de Pedro A. Suárez
La infalible acción Mauser (18/09/2007)
Beretta AL391 Urika 2: con cualquier cartucho (31/10/2007)
Esas finas escopetas (09/12/2007)
En la recámara (29/12/2007)
El plomeo en gramos (14/01/2008)
Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita? (21/01/2008)
El cañón de las escopetas (30/01/2008)
¿Postas? (22/02/2008)
El calibre justo (10/03/2008)
Terminología de la escopeta (27/03/2008)
El capricho del cazador (21/04/2008)
Adiós al plumbismo (27/05/2008)
La escopeta superpuesta, luces y sombras (23/06/2008)
Monotiros (11/07/2008)
La escopeta semiautomática (31/07/2008)
De safaris y rifles (18/08/2008)
Líos de recámara (10/09/2008)
El mantenimiento de la escopeta (21/10/2008)
El valor de un rifle (09/12/2008)
A través del cañón (13/01/2009)
La culata del rifle (02/03/2009)
El gatillo, ese desconocido (28/03/2009)
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? (22/06/2009)
Artículos relacionados con 'Armas'
Qué pena de calibre | Rayón
Cómo elegir el rifle «todo terreno» | Daniel Stilmann
La cartuchería del siglo XXI | M. Juárez
La clasificación legal de las armas | Víctor Manteca
De caza con Swarovski y sus nuevos visores | J. P. Bourguignon
¿Es lógico cazar con una paralela en pleno siglo XXI? | Miguel F. Soler
Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
La infalible acción Mauser | Pedro A. Suárez
Beretta AL391 Urika 2: con cualquier cartucho | Pedro A. Suárez
Perdigón ecológico: ¿para ponerlo verde? | R. González Villarroel
Nociones generales de óptica | Trofeo
Esas finas escopetas | Pedro A. Suárez
Los cartuchos se disparan | Sebastián Torres
En la recámara | Pedro A. Suárez
El plomeo en gramos | Pedro A. Suárez
Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita? | Pedro A. Suárez
El cañón de las escopetas | Pedro A. Suárez
¿Postas? | Pedro A. Suárez
El calibre justo | Pedro A. Suárez
Terminología de la escopeta | Pedro A. Suárez
El capricho del cazador | Pedro A. Suárez
Adiós al plumbismo | Pedro A. Suárez
Ópticas para el rececho de corzo | Francisco Carrillo
La escopeta superpuesta, luces y sombras | Pedro A. Suárez
Monotiros | Pedro A. Suárez
La escopeta semiautomática | Pedro A. Suárez
El comiso de las armas | Cristina Sualdea Barrio
De safaris y rifles | Pedro A. Suárez
Líos de recámara | Pedro A. Suárez
10 calibres para la nueva temporada | R. González Villarroel
Nueva temporada, pero con antiguos fallos | Gonzalo Gómez Escudero
El mantenimiento de la escopeta | Pedro A. Suárez
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada | Paco Mateo
Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien? | Gonzalo Gómez Escudero
El valor de un rifle | Pedro A. Suárez
A través del cañón | Pedro A. Suárez
La culata del rifle | Pedro A. Suárez
El gatillo, ese desconocido | Pedro A. Suárez
La munición venida del frío | I. A. Sánchez
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Ópticos frente a abiertos | Daniel Stilmann
Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios | Daniel Stilmann
Express Darne, un rifle con carácter | Sebastián Girard
Nosler Partition, una punta con historia | Carlos Coto
Balística y caza | Daniel Stilmann
Larga y nueva vida al .470 | Saúl Braceras
Fausti Magnificent. Un nuevo Renacimiento | Claudio Maltese
La evolución de rifles y visores | IA Sánchez
¿Cómo será el próximo Reglamento de Armas? | Luis Pérez de León
Un rifle, dos rifles, tres rifles… | Roque Armada
Rifle Browning X-Bolt Stalker | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (I) | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (II) | Luis Pérez de León
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
«De safari», Sako 85 Hunter estirpe de precisión (y III) | Luis Pérez de León
Steyr Mannlicher; volvimos a Sudáfrica | Luis Pérez de León
CZ 550 Safari Magnum | Luis Pérez de León
Jean Paul Ridon 8x68S | Saúl Braceras
Pierre Fontainebleau, un homenaje a la belleza | Saúl Braceras
Un arma de altura | Saúl Braceras
Limpieza de armas… para quienes odiamos hacerlo | Javier Azañón
Sabots, ¿realmente funcionan? | Javier Azañón
Robla Solo Mil | Javier Azañón
CZ 550: variedad de opciones | Luis Pérez de León
Cuchillos Walther, diseño funcional | Luis Pérez de León
Schultz & Larsen Victory | Saúl Braceras
Schultz & Larsen Victory | Juan Francisco París
Les merveilles de la France | Saúl Braceras
Rifles Remington: A la última moda | Luis Pérez de León
Remington 597: la carabina camaleón | Luis Pérez de León
Nuevo Steyr Mannlicher Luxus | Luis Pérez de León
Beretta DT 11: la nueva joya para el tiro | Alberto Aníbal-Álvarez
Novedades Muela 2012 | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (I) | Luis Pérez de León
Visitamos la fábrica de Blaser | Luis Pérez de León
De peligrosa a impresentable | Juan Francisco París
Safari en África, el mejor banco de pruebas (II) | Luis Pérez de León
Fam Beretta: una opción para media veda y general | Miguel F. Soler
Rifles Bergara, una opción inteligente | Luis Pérez de León
Vektor H5, curiosidad sudafricana | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (y III) | Luis Pérez de León
Plomos y precios | Adrián Berge
Vocación de campeona | Alberto Aníbal-Álvarez
El plomo en la carne de caza | Asociación Armera
Cuchillos de remate | Luis Pérez de León
Rifle Bergara BX 11 | Luis Pérez de León
Browning A-5 Ultimate Partridges | J. P. Bourguignon
Artículos relacionados con 'Municiones'
Qué pena de calibre | Rayón
La cartuchería del siglo XXI | M. Juárez
Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
Perdigón ecológico: ¿para ponerlo verde? | R. González Villarroel
Los cartuchos se disparan | Sebastián Torres
El plomeo en gramos | Pedro A. Suárez
¿Postas? | Pedro A. Suárez
El calibre justo | Pedro A. Suárez
10 calibres para la nueva temporada | R. González Villarroel
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada | Paco Mateo
Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios | Daniel Stilmann
Nosler Partition, una punta con historia | Carlos Coto
Balística y caza | Daniel Stilmann