La berrea es uno de los momentos más importantes en el ciclo anual de los ciervos, cuando se producen las condiciones para engendrar a la siguiente generación de la que depende el futuro de la población. La gestión, según se haga en fincas abiertas o cerradas, puede producir alteraciones con importantes consecuencias en este proceso natural.

J. Pérez y L. Castillo

La berrea ocurre en los ecosistemas mediterráneos en momentos de máxima escasez de recursos.

Una de las piezas claves en la gestión de poblaciones de caza es la berrea. Determinados manejos que se realicen en la berrea de una temporada afectan no sólo al éxito de los resultados de caza de dicha temporada, sino que, además, pueden influir, e influyen, en la calidad de la población en generaciones posteriores. Existen otras acciones de gestión que no son llevadas a cabo en el momento de la berrea, pero que repercuten en ella. En este artículo tocaremos tres de estas cuestiones, dos de ellas de forma somera y en la última nos centraremos un poco más, con el fin de plantear una problemática que quizás merezca más atención de la que realmente se le da.

Ajuste del celo


En años en los que hay poca comida, la berrea puede retrasarse días o incluso semanas, lo que influye negativamente en el desarrollo de las crías de la próxima primavera.© Eduardo Ruiz Baltanás.

El momento del celo se ajusta en función de la época ideal para el nacimiento de las crías. La berrea en España tiene lugar entre finales de agosto y mediados de octubre, y ésta viene determinada por el tiempo más apropiado para el nacimiento de las crías (mediados de mayo, cuando la primavera se encuentra en su máximo esplendor) y la duración de la gestación, que es de unos ocho meses. Esto es lo ideal, pero no siempre es así. Por muchas circunstancias, la época de berrea puede adelantarse o retrasarse. El factor primario que desencadena el inicio del celo es el descenso en el fotoperíodo, pero una vez que los días se noten más cortos y las temperaturas comiencen a bajar, la berrea estará también muy influida por el estado nutricional de los animales.

Así, en años malos, en los que escasea la comida, la berrea se verá retrasada en días o incluso semanas, teniendo consecuencias muy importantes en el desarrollo de las crías en la próxima primavera. Estos años malos pueden dar lugar no sólo a retrasos, sino también a berreas asincrónicas. En este caso son las crías más tardías las que ven comprometido su crecimiento.

Berrea y suplementación de alimento

La berrea ocurre en los ecosistemas mediterráneos en momentos de máxima escasez de recursos. Es después del verano y comienzos de otoño la época que eligen los ciervos para llevar a cabo sus comportamientos de apareamiento, período en el que el crecimiento vegetativo de las plantas viene siendo desde hace meses escaso o nulo, lapso en el que puede existir un déficit hídrico en determinadas zonas.

La suplementación de las reses con alimento en época de escasez es una práctica muy habitual, mucho más en zonas del sur de la Península donde el verano es un tiempo con recursos naturales aún más limitados.


Para conseguir las máximas hembras, los machos defienden grupos de éstas o bien lugares donde abunde la comida que atraiga a las ciervas. © José David Gómez.

Los machos durante la época de berrea intentan conseguir un harén con el máximo número posible de hembras. Para ello, siguen dos tipos de estrategias: defienden grupos de ciervas o protegen lugares donde el alimento es abundante y, por lo tanto, son zonas donde aquéllas van a comer. Si las hembras están muy concentradas, un mismo macho podrá defender un pequeño territorio que contenga muchas ciervas; pero, a su vez, habrá muchos otros venados que quieran disputar dicho territorio, de modo que las interacciones entre machos aumentarán considerablemente y con ellas las peleas, que conllevarán roturas de cuernas. Esto se hará muy presente cuando llegue la época de monterías y veamos que muchos de los trofeos tienen puntas rotas, por lo que su puntuación baja de manera notable. Del mismo modo, la agregación de las ciervas facilita el aumento del número de hembras que pueden monopolizar los machos, aumentando así la consanguinidad en las crías con los consiguientes efectos negativos.

El modo e intensidad con que se lleva a cabo la caza acaba teniendo también efectos sobre la berrea.

Por estos motivos, el modo de suplementación de alimento tiene importantes repercusiones en las características de la berrea, siendo recomendable aumentar el número de comederos o esparcir la comida con largos regueros, siempre con el fin de evitar grandes agregaciones de individuos.

Influencia de la gestión en la berrea

Veamos cómo influye la gestión en las fincas abiertas y cercadas, y sus efectos sobre el apareamiento de los ciervos. El modo e intensidad con que se lleva a cabo la caza acaba teniendo también efectos sobre la berrea. Para poder ver esto con claridad, podemos fijarnos en lo que ocurre en fincas abiertas y cerradas. Como sabemos, en ambos tipos de fincas el régimen de caza es diferente.

Las fincas cerradas, al sustentar poblaciones permanentes, pueden permitirse parámetros poblacionales equilibrados con proporciones de sexos próximas a una hembra por macho, y estructuras de edades en machos con muchas, sino todas, las clases de edades representadas.


La mayor competencia entre machos en fincas cerradas favorece la aparición de puntas rotas por peleas. © Eduardo Ruiz Baltanás.

En las abiertas en las que las poblaciones son transitorias, por lo general se elige un régimen de caza tal que intenta aprovechar todos los machos susceptibles de ser abatidos. El resultado es la existencia de poblaciones desequilibradas, con escasos machos y muchas hembras, y sólo representadas las primeras clases de edades en los machos; es decir, únicamente machos jóvenes.

El hecho de poner o no malla cinegética suele conducir a un sistema de gestión y de caza diferentes que, a su vez, generan dos tipos de poblaciones distintas. Este flujo de influencias se continúa en la berrea, ya que los dos tipos de poblaciones dan lugar a sistemas de apareamiento con características diferentes.

Durante dos años hemos observado la berrea en varias fincas —un total de treinta y una— en dos serranías españolas con marcada tradición cinegética: Sierra de San Pedro, en Extremadura, y Sierra de Hornachuelos, en Córdoba. En este conjunto de fincas están incluidas tanto cotos abiertos como cerrados (dieciséis y quince, respectivamente). Tomamos multitud de datos que, tras varios tratamientos con sistemas de información geográfica y análisis espaciales, dieron lugar a los resultados que ahora mostramos.

Como es complicado ver cópulas en berrea, hemos establecido el éxito de los machos en función de las hembras que estén en su dominio en el momento de realizar la observación. Estamos actualmente analizando datos genéticos para determinar la eficacia de esta estima del éxito de los machos.

Los resultados

Dividimos a los machos en tres clases de edad: machos jóvenes de dos años de edad, subadultos de tres o cuatro años y machos adultos de más de cuatro años. Se obtuvieron multitud de resultados con diferentes implicaciones en cuestiones biológicas y cinegéticas. Uno de éstos es el presentado en la figura 1. En ella se representa el tamaño de harén medio de cada una de las clases de edad, diferenciando entre fincas abiertas (línea azul) y cerradas (línea roja). Podemos observar que en las cerradas (línea roja) los machos jóvenes (c) tienen pocas hembras; el tamaño medio del harén en machos subadultos (b) es muy semejante al anterior, y es en los machos adultos (a) donde se produce un repunte en la gráfica; es decir, son los machos con mayor tamaño de harén.


Figura 1. Tamaño medio de harén de cada clase de edad en fincas abiertas (azul) y cerradas (rojo).

Al observar lo que ocurre en fincas abiertas (línea azul) vemos que la cosa cambia. Por un lado, la línea azul tiene tendencia a estar encima de la roja, lo que nos indica que el tamaño medio del harén es mayor en fincas abiertas que en cercadas, debido, lógicamente, a la mayor proporción de hembras existente en cotos abiertos. Al comparar el tamaño del harén entre las tres clases de edad de fincas abiertas, podemos ver que el repunte no tiene lugar entre machos subadultos (b) y adultos (a) como ocurría en fincas cerradas, sino que ocurre entre machos jóvenes (c) y subadultos (b). Esto nos dice que la clase de edad en la que los machos de ciervo adquieren la máxima posibilidad reproductiva es diferente en poblaciones de fincas abiertas y cercadas, siendo más jóvenes los machos con máxima posibilidad reproductiva de fincas abiertas.

Datos obtenidos de las monterías

En fincas abiertas, se está perdiendo la intensidad de selección sexual por el desequilibrio de sexos.

Pero no sólo se realizaron observaciones en berrea. De cada una de las fincas que se incluyen en este trabajo se tomaron datos de animales abatidos en monterías. Una de las medidas obtenidas fue el número de puntas rotas que presentaban los animales cazados. En la figura 2 se representa el número medio de puntas rotas observadas en individuos de fincas abiertas y cerradas. Puede observarse que el número de puntas rotas por animal es significativamente mayor en fincas cerradas. Esto nos da una idea de la intensidad de la competencia entre machos, que es mayor en las poblaciones localizadas en fincas cerradas. En cotos abiertos, debido a la situación que hemos descrito, las luchas entre machos por conseguir hembras se están perdiendo. Estas luchas, que tienen como consecuencia visible en los resultados de caza la rotura de cuernas (hecho, por otro lado, no deseado por los cazadores, pero intrínseco a nuestros ciervos) son el mecanismo responsable de la selección sexual en los ciervos. La selección sexual es una de las características evolutivas más importantes de los animales poligámicos.


Figura 2. Número medio de puntas rotas observadas en individuos de fincas abiertas y cerradas.

En las fincas abiertas, no sólo se está perdiendo la intensidad de selección sexual al existir proporciones de sexos tan desequilibradas, sino que también el momento donde actúa dicha selección sexual (época de máxima capacidad reproductiva) se está adelantando a edades más inmaduras.

La solución a este problema es sencilla desde una teoría: equilibrar la proporción de sexos y aumentar la edad media de los machos en fincas abiertas. Ésta es también respuesta para otras cuestiones relacionadas con la caza mayor. Otra cosa es lo factible que sea en la práctica por las implicaciones e intereses de sobra conocidos. Quizás existan múltiples problemas asociados a la caza y que necesiten una solución más rápida. Sin embargo, no debemos perder de vista este tema si queremos mantener, no sólo las características de la evolución natural de nuestros ciervos, sino también la calidad de una actividad tan importante ecológica, económica y socialmente como es la caza.  

 

Javier Pérez y Leticia Castillo
(Grupo de Biología Evolutiva, Etología y Gestión Cinegética de la Univ. de Extremadura, Cáceres)

 

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Irregularidades con la licencia de caza | Víctor Manteca
Artículo anterior: Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero