En el Número de Marzo:

  • Pautas de actuación del buen cazador en el parón cinegético.
  • Cómo hacernos a la caza de la perdiz del siglo XXI.
  • Todas las claves de las patirrojas con reclamo.
  • Caza mayor: marzo, entre las batidas y los recechos.
  • Pautas para las esperas cochineras en estos meses.
  • Competición: perros de muestra, galgos y liebres.
  • Pruebas:
    Escopeta Browning Citori.
    Rifle Ruger 77 MarkII

Truco 1: Preguntando se llega

Si no tenemos guarda o capataz al que preguntar, siempre podemos recurrir al pastor. Una afable conversación con él y una bota con buen vino pueden hacer maravillas al respecto. Los labradores son más suyos, y suelen arrimar el ascua a su sardina. Si les preguntamos dónde podemos apostarnos para tratar de tirar un buen cochino serán siempre sus tierras, y no otras, las más querenciosas y las primeras que destrozan. Al fin y al cabo, ¿quién no quiere una persona toda la noche guardando sus uvas gratis...?


Los daños a las cosechas son la causa de que podamos practicar esta modalidad de caza en esta época del año.

Truco 2: Pila de agua desbordada

Las bañas son el otro lugar en el que resulta más o menos sencillo encontrar a los cochinos, especialmente ahora, en tiempo caluroso. La ley de caza prohíbe la utilización de cualquier tipo de sustancia susceptible de atraer a los jabalíes o a cualquier otra especie con el fin de darles caza. En caso de encontrar bañas naturales, charcas u orillas de ríos o pantanos tomados por ellos, fenomenal, pero de no ser así siempre podemos «forzar» la formación de querenciosos barrizales taponando temporalmente el desagüe de una pila, de un abrevadero, de una fuente o manantial para dejar que se desborde el tiempo necesario para empapar los alrededores. No haremos con ello daño a nadie, y nos estaremos a la vez librando no ya de la sanción correspondiente a la ley de caza por verter zotal, gas-oil o aceite quemado en el campo, sino de la derivada del delito ecológico que estas acciones suponen.


En pleno verano una baña puede ser tan buen sitio o mejor que la más tomada de las cosechas. El agua embarrada confirma que allí se revolcaron la noche antes.

Truco 3: Observación nocturna

Aunque parezca mentira, en ocasiones es a la luz de la luna como mejor se aprecian, como mejor se distinguen las trochas, los caminos utilizados por las reses para desplazarse de un lugar a otro. Con la escasa luz de la luna es posible distinguir en el monte bajo, en las siembras, en los barbechos y en los rastrojos, caminillos, senderos que a pleno sol pasan totalmente desapercibidos.

Truco 4: No estropear la espera

En ocasiones la pasión nos ciega y nos impide ver que quedándonos en el puesto no estamos haciendo otra cosa más que estropear lo que puede ser un magnífico lugar para apostarnos en un futuro. Si el viento no sopla como debiera, o si éste se muestra cambiante, no debemos dudar y abandonar el lugar. Quizá hayamos hecho muchos kilómetros, o hayamos pedido el día libre para poder disfrutar esa noche de lo que esperábamos una larga espera, pero si nos empeñamos en permanecer allí no sólo estaremos haciendo el tonto esa noche en particular, sino que además estropearemos el lugar durante una larga temporada.


Por fin entró y le pudimos tirar. El guarro no está, pero en unas ramitas podemos ver la sangre que deja al pasar. Recogeremos las cosas, dejaremos que el cochino se enfríe y volveremos más tarde con ayuda de alguien y de un perro a ser posible.

Truco 5: Prepáralo con tiempo

Los puestos, salvo aquéllos improvisados sobre el terreno el mismo día de la espera en zonas de paso que no necesitan preparación alguna, debemos hacerlos con el tiempo suficiente, no con días, sino con semanas de antelación. Cortar ramas, mover piedras, podar árboles y demás deja rastros en el monte, tanto por el cambio que en él generamos como por el olor que allí dejaremos de nuestro calzado, de nuestra ropa y de nuestro sudor, que es muy probable que sea detectado por los cochinos el día o los días siguientes. Cuantos más días pasen desde que hagamos en el campo los cambios necesarios hasta que nos pongamos, mejor.

Consejo 1: Ponlo a tiro

Da igual que sea tuyo o que sea prestado. Si llevas semanas o meses preparando una espera y por fin llega el día de ponerse, no olvides comprobar personalmente el rifle en un campo de tiro. Hace tiempo que se cerró la temporada regular, y quizás hayan pasado meses en los que el arma ha podido recibir algún porrazo que lo haya sacado de tiro. Pocas caras de tonto son tan acusadas como la que se le queda a uno después de poner la cruz del visor sobre la paletilla de un cochino para disparar y ver cómo desaparece por el otro extremo de la siembra sin un triste rasguño en su trapo por no haber comprobado la correcta puesta a tiro del rifle y el visor.


Nunca debemos acudir a una espera sin haber comprobado personalmente la correcta puesta a tiro del rifle y el visor que vayamos a usar.

Consejo 2: Una mejor que dos

Un error en el que resulta ciertamente difícil no caer cuando uno se inicia en esta práctica es la de la compra de la óptica. No es fácil convencer a alguien que se inicia en esta modalidad que se gaste una barbaridad de dinero en la compra del visor, pero creedme, merece la pena. Os aseguro que se puede cazar a las mil maravillas con botas de cuatro duros, con ropa sin marca, y con rifles de segunda mano de apenas 300 euros, pero la óptica ha de ser de primera, y cualquier gasto en visores o prismáticos de regular categoría implicará una segunda compra futura al comprobar cómo nada tiene que ver la calidad de una y de otra.


Quizá sean los prismáticos de 8x56 los genuinos de esperas, pero no los únicos: 9x63, 10x50 y 10x56 son también excelentes opciones.

Consejo 3: Check-list

No serán pocas las veces en las que, una vez en el puesto, nos daremos cuenta de que nos hemos olvidado los prismáticos, la batería del foco, la documentación, el jersey, la silla o, lo que es peor, las balas... Un sencillo check-list, especie de «lista de compra», en la que antes de salir de casa punteemos todos y cada uno de los elementos que vamos a necesitar nos ayudará a evitarnos posteriores disgustos.


Una silla silenciosa, una manta para poner en el suelo, el rifle, los prismáticos y una mochila conteniendo el resto del utillaje.

 

Calor, luna y jabalíes: ¿Nos vamos de

 

espera?

De todas las formas de practicar la caza en nuestro país, de las diferentes maneras de entender la caza, probablemente sea el rececho, especialmente tras los gráciles corzos, la que en los últimos años ha experimentado un mayor auge entre los cientos de miles de aficionados a la mayor. Quizá sea por la pérdida de parte de su encanto, de parte de su pureza, de la más tradicional de las prácticas cinegéticas de España, la montería. Seguramente sea ésa la causa de que otra modalidad, tan antigua como el hombre recuerda, esté también de moda: el aguardo a los cochinos, la espera.

Y es que son muchos los cazadores veteranos —y los no tan veteranos— cansados ya de la parafernalia, del rancio tufillo a naftalina de cada vez más y más macrocacerías organizadas (...) por amigos del dinero rápido, por personajes carentes de escrúpulos capaces de juntar alrededor del más desierto de los eriales a unas docenas de monteros (...) y a cuatro variopintas rehalas (...) para, en el mejor de los casos, acabar a media mañana la montería (...) sin haber oído un sólo disparo ni una triste ladra, y no, como en otras ocasiones, tarifando tras haber tenido que practicar el cuerpo a tierra acongojados por el silbo de los proyectiles volando a escasos metros de sus reluciente sombreros.

¿Lo ideal? Un monotiro en un calibre medio (7x57, .270 Win., etc.) ¿Lo válido?, casi todo: desde un cerrojo —por supuesto—, hasta un semiautomático.

Por fortuna no siempre es así, y efectivamente son también muchos, aunque cada vez menos, los lugares en los que podemos disfrutar de una mañana en el campo rodeado de monteros de verdad, de perros y perreros, de postores, de guardas, de presidentes y en ocasiones hasta de reses como las de hace décadas, pero como cada vez resulta más difícil dar con ellos, muchos aficionados buscamos ahogar nuestras ansias de caza pura no a base de pacharanes aguados en las interminables juntas previas al sorteo de noventa posturas, sino en el monte, tratando de ganar la batalla a la más deseada de cuantas especies habitan nuestros montes, al jabalí, y no en compleja organización de armadas, rehalas, sueltas y caracolas, sino en plena oscuridad, en mitad del monte, en su terreno, de tú a tú.

Trabajar el aguardo y requisitos legales

Para los que se inician en esta modalidad, para los que sienten el gusanillo por pasar una noche en el monte rodeado a veces de la más cegadora oscuridad, del —en ocasiones— más «ensordecedor» de los silencios, para los que no han disfrutado aún de la sensación producida por el simple sonido de una piedrecilla al rodar, por el inesperado vuelo de una perdiz en mitad de la noche, van estas líneas, con las que no pretendo otra cosa más que guiar en esos primeros pasos a quienes, en lugar de pagar una suma de dinero por la entrada a una finca y por subirse a una torreta de madera con el suelo cubierto de colillas y de bolas de papel de aluminio junto a un viejo abrevadero, prefieran preparar este verano, desde el principio y para ellos solos, su particular espera.


Queda aún una hora de luz y las piaras están ya fuera del monte. El calor y el hambre aprietan, hay que comer, beber y refrescarse, y la noche es muy corta. Ésa es la baza que debemos aprovechar.

Lo primero, huelga decirlo, es disponer de una finca, de un acotado en el que, o bien extraordinariamente por daños a los cultivos, o bien por quedar recogido en el plan técnico cinegético, estén aprobabas las esperas. En caso contrario deberemos recurrir a la finca de algún amigo, de algún conocido, en la que así sea, y lógicamente bajo su consentimiento. El siguiente paso sería informar tanto al resto de socios como a la guardería o a quien pudiera interesar sobre nuestra intención de preparar un aguardo, en primer lugar por cuestiones de seguridad, y en segundo lugar por no interferir o molestar a otros posibles aguardistas.

Resulta imprescindible no cargar aire tanto hacia el lugar en el que pretendemos ver o disparar al animal como hacia lugar por el que a él accede.

La labor de un guarda o de cualquier buen conocedor del terreno no tiene precio en estos primeros pasos, pues el siguiente paso será buscar el lugar apropiado, encaminarnos a la zona en la que vaya a ser más fácil que se produzca el esperado encuentro entre el marrano y nosotros, y quién duda que es la gente del campo, que son los que viven de él y en él, los que de verdad conocen esta información. Ante su ausencia tendremos que ser nosotros mismos los que, a base de patear y de carrilear, nos busquemos nuestras propias habichuelas.

Comer y beber

Salvando el instinto de reproducción, es la necesidad de alimento y de agua lo que va a marcar la conducta de los jabalíes y en lo que nos vamos a basar para tratar de encontrarlos. Estamos en verano; dentro del monte, en el interior de la mancha que sirve de diurno refugio a los cochinos del lugar, tanto el alimento como el agua suelen escasear. Acabada la montanera, con el suelo seco y duro como una piedra, resulta imposible hozar en busca de alimento, y con las fuentes más secas que la mojama no queda más remedio que salir del seguro refugio si quieren llenar los vacíos estómagos, refrescar las resecas pellejas y librarse de la horda de moscas, mosquitos y garrapatas que inmisericordes atormentan el duermevela de los suidos.


Ésta puede ser poco más o menos la imagen que veremos al encender el foco de nuestro rifle.

El cereal está espigado, las uvas empiezan a endulzarse, las tortas se cargan de pipas hasta vencer al tallo por el exceso de peso y las mazorcas se muestran ricas y jugosas y ofrecen además refugio gracias a su altura, que cubre sobradamente la cruz del más esbelto de los cochinos. Parece claro que ha de ser allí, o en las zonas de paso a las cosechas, donde debemos preparar nuestro aguardo.

Pistas claras

Pese a la dureza del suelo, que impide las más de las veces localizar la huella de los cochinos, no son pocas las pistas que dejarán en su deambular y que nos valdrán para tratar de leer sus idas y venidas. Las más claras estarán en las cosechas; los girasoles, el maíz y el cereal aparecerán tumbados, dejando cercos claramente detectables en la aparente planicie de la cosecha, y las parras mostrarán hojas verdes arrancadas, y si nos asomamos veremos los restos de los racimos desprovistos de sus jugosos frutos. No es todavía el momento de tratar de identificar el peso, el tamaño, el número ni el sexo de los animales que allí anduvieron; con localizar las tierras querenciosas en las que sea no sólo posible, sino probable, ver entrar a alguna piara de guarros la diversión estará garantizada.


Exceptuando los calibres más suaves del mercado, casi todos los demás pueden valer para hacer nuestra primera espera, eso sí, colocando siempre el tiro adecuadamente.

Localizada la tierra conviene encontrar el punto de acceso. Éste suele ser aquel en el que la cobertura del monte queda más cerca de la cosecha. Cualquier metro de menos que el jabalí tenga que recorrer por terreno descubierto es apreciado por éste. La intuición juega un papel importante aquí, y siempre podemos tratar de buscar las trochas, los caminillos que quedan marcados en el terreno por el paso reiterado de animales por un mismo lugar.

Apostadero

Una vez descubierto tanto el lugar en el que se alimentan como aquél por el que normalmente acceden a él, debemos buscar el sitio en el que nosotros nos apostaremos. Resulta difícil tratar de dar algunas pistas, algunos consejos generales al respecto, pues cada escenario es un mundo, y sólo viéndolo resulta posible resolver la complicada ecuación de la correcta ubicación del puesto. Algunos parámetros, eso sí, son siempre los mismos, y ellos serán los primeros que atenderemos para buscar el lugar adecuado.


Conseguir un buen navajero en espera no es fácil ni frecuente.

En primer lugar está la visibilidad, y éste es evidentemente el principal. Ponernos en un magnífico puesto desde el que no dominamos el lugar por el que intuimos que entrará el cochino es de todo punto absurdo. La segunda premisa, algo más sui géneris ésta, es la del aire. Resulta imprescindible no cargar aire tanto hacia el lugar en el que pretendemos ver o disparar al animal como hacia el lugar por el que a él accede. Hay datos que pueden indicarnos los vientos dominantes de la zona, y en ellos podremos basarnos para establecer el puesto, pero será única y exclusivamente la observación del viento in situ la noche de autos la que nos indicará la conveniencia o no de quedarnos ahí o dejarlo para otra ocasión.

Nuestro pequeño rincón

Localizada al fin la zona idónea para preparar nuestro puesto, toca ahora acondicionar el terreno para hacer cómoda y efectiva la espera. Un delicado equilibrio entre discreción y practicidad resulta necesario. De nada valdrá montar junto a la siembra un lujoso chalet con piscina y salón de té si va a ser evidentemente detectado por los cochinos a las primeras de cambio, recelando lógicamente de él y cambiando por ello sus costumbres y su lugar de avituallamiento.


El uso de luz artificial en los aguardos no está por desgracia permitido en todas las comunidades. Allí donde no lo esté debemos extremar más las precauciones.

De igual forma, de poco valdrá encaramarnos a la más espesa de las encinas si desde ella va a resultar imposible localizar a nuestra presa y más aún encararnos el rifle sin montar una escandalera de aúpa. Es conveniente estar mínimamente tapado, y primordial no situarnos en un viso, rompiendo con nuestra silueta el horizonte. Un discreto agujero en la base de una chaparra puede ser el lugar perfecto para permanecer oculto. Eliminaremos las ramas justas y necesarias para, siempre con precaución, poder permanecer allí sentados en nuestra silleta o sobre una vieja manta sin rozar con nada y, en caso de disponer de una rama que nos pudiera servir de apoyo, la podaremos de tal forma que no vaya a permitir un cómodo y sobre todo silencioso encare. El mismo día de la espera quitaremos con tiempo y absoluta discreción las hojas secas que pudieran haber tapizado nuestro metro cuadrado de espacio. Ya queda menos...

Equipo pesado

Parece que llevamos bien las cosas. Podemos ya ir preparando el material pesado, esto es, el arma y la óptica. Empezaremos por el arma. Muchos son los artículos escritos al respecto, por lo que no nos perderemos en detalles que podrían ocupar no ya artículos, sino libros o tratados, dando unas ideas básicas para saber simplemente lo que necesitamos para concluir esta aventura con éxito.


Éste era el fantasma blanco que me tuvo loco tres meses. Mi tozudez por cazarlo fue mayor que la suya por comerse las pipas de los girasoles.

Partiremos de la base de que prácticamente cualquier rifle vale, y casi cualquier calibre, pero no la óptica. ¿Lo ideal? Un monotiro en un calibre medio (7x57, .270 Win., etc.) ¿Lo válido?, casi todo: desde un cerrojo —por supuesto—, hasta un semiautomático; desde un .243 Win. o un 6,5x57 hasta un 7 mm. Rem. Mag. o un 9,3 x62. Quitando los calibres más suaves (.223 Rem., 5,6x52 R...), casi todos los demás pueden llegar a valer, si bien resulta de todo punto innecesario portar una pesada arma de desmesurado calibre (.338 Win. Mag., .375 H&H...), aunque insisto, por valer valen. El tipo de proyectil depende mucho del calibre en concreto que usemos, pero también nos ceñiremos a unas pautas básicas, concluyendo que deben tirar más a duritas que a blandas, sin ser jamás blindadas, por supuesto. Algunas puntas fáciles de encontrar en multitud de armerías y en infinidad de calibres pueden ser: AccuBond y Partition de Nosler, Scirocco y A-Frame de Swift, H-Mantel y TIG de RWS, InterBond de Hornady, Oryx de Norma, Core-Lokt Ultra de Remington y Grand Slam de Speer, todas ellas magníficas para estos menesteres.

Las cosas claras

La óptica es otra cosa. Si bien es cierto que bajo la luna llena y sobre un amarillo campo de cebada la silueta de un buen marrano la veremos con el más mediocre de los visores, lo cierto es que estas circunstancias no se suelen dar más que alguna vez en toda una vida de esperas. Hemos de contar con enfrentarnos a condiciones de luz límite, con resabiados cochinos que difícilmente abandonarán la sombra de la frondosa encina, y ahí son las ópticas de mejor calidad las únicas que nos permitirán realizar un disparo certero. Objetivos de 56 para los visores de procedencia europea o de 50 para los de procedencia americana son las elecciones lógicas. En cuestión de aumentos podemos decir que 8 es la elección estándar para visores de aumentos fijos, y de 3 ó 4 hasta 12 para los de aumentos variables.

Los 8x56 son los prismáticos de espera por excelencia, aunque también son perfectamente válidos y cada vez más ofertados los de 10x50, 1 -56 ó 9x63.

Otro dato a tener en cuenta a la hora de elegir un visor para esperas es el de la retícula. Por un lado está su diseño, que debe ser, para que nos entendamos, de tres palos gordos (izquierda, derecha y abajo), unidos por otros más finos, y por otro su iluminación. El que esté iluminada o no, no suele ser decisivo, aunque en ocasiones sí puede ayudar a colocar un disparo correctamente; eso sí, que sea ajustable hasta prácticamente hacerse imperceptible su luz, de lo contrario nos molestará más que nos ayudará, al cegarnos impidiéndonos ver qué hay tras ella. Con respecto a los prismáticos, poco nuevo que decir, salvo quizás que los aumentos variables no están siempre logrados en ópticas de doble ocular, por lo que nos ceñiremos a lo que el mercado más ofrece, que son aumentos fijos. Los 8x56 son los prismáticos de espera por excelencia, aunque también son perfectamente válidos y cada vez más ofertados los de 10x50, 10x56 ó 9x63.

El material ligero

Pero, ¿qué más debemos llevar a la espera? Pues unas cuantas cosas. Empezando por la ropa diremos que, estando en verano debemos llevar ropa ligera y fresca, de algodón, con colores discretos y de manga y pierna larga, por aquello de los mosquitos. Un forro polar apenas pesa, y lo agradeceremos muchas noches, incluso de verano, en muchos puntos de nuestra geografía. Unos guantes y unos calcetines también de algodón y largos evitarán que nos coman manos y tobillos. Una gorra o visera romperá un poco la silueta de nuestra cara y evitará que la luna nos deslumbre, y en caso de ataque masivo y extremo de hordas de mosquitos asesinos, podemos recurrir a una fina mosquitera que nos cubra el rostro, teniendo en cuenta que con ello perderemos algo de visibilidad.


Cae el sol y el monte despierta. Nos esperan unas largas horas por delante.

Llevaremos una manta para poner en el suelo, silenciando así nuestros movimientos, y una silleta en la que poder descansar y que no haga el menor sonido en caso de necesitar incorporarnos o movernos para disparar o sencillamente para coger nuestro rifle. Una pequeña linterna (mejor dos) nos valdrá para recogernos y para caminar en la oscuridad viendo y sobre todo siendo vistos, y en caso de estar autorizada la luz artificial para el disparo no debemos olvidarla, así como su batería o pilas y el sistema de fijación al visor o al cañón. Un teléfono móvil apagado o silenciado es siempre un buen compañero al que recurrir en caso de emergencia. Siendo como se suponen éstas nuestras primeras esperas, no se nos debe pasar por la cabeza andar pisteando en la noche una res herida y menos aún entrar a rematarla, por lo que aquí puede concluir nuestro equipo. Los útiles de pisteo, remate y aviado de una posible res ya los traeremos más adelante, mejor con ayuda de otra persona y a la luz del día.

A cazar

Pues señores, con esto queda la teoría al menos introducida. Son todo nociones básicas y sencillas, pero a buen seguro que ayudarán a más de uno que hasta ahora no se haya planteado hacer una espera o para los que, como decíamos al principio, han recurrido siempre a la realización por parte de otros de gran parte del trabajo necesario para conseguir el objetivo deseado. Que nadie se engañe, no es fácil, y menos engañar al soñado viejo macareno del lugar, pero son muchas las satisfacciones que esta modalidad de caza nos da.


No siempre serán fenomenales macaremos los que abatamos, y recordad, estamos allí para evitar daños a las cosechas, no para buscar el cochino de nuestra vida, al menos en teoría...

Una noche será una pareja de zorros la que nos alegre la espera, otra un hermoso tejón. Pasaremos noches sin oír un alma, y en otras parecerá el monte una verbena con ruidos y reses aquí y allá. Nos cogerá el aire alguna vez el guarro esperado, o se nos colará otra sin darse él tampoco cuenta de nuestra presencia, pero llegará el día en el que por fin veamos a la guarra con sus rayones entrar franca a nuestro tiradero, y le perdonaremos evidentemente la vida, y llegará también el día en el que sea un solitario cochino el que asome a nuestro visor, y en ese momento seremos los seres más felices de la tierra, y entonces cobrarán sentido todas las horas de trabajo, de sed, de calor, de picaduras de mosquitos, de hambre, de vueltas tardías al hogar y de soberano aburrimiento que nos habremos chupado hasta tenerlo por fin a nuestra merced.

 
Texto y fotos: I.A. SÁNCHEZ

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Felicidades por el artículo
David Llorente
18/02/2010 8:27:11
Me parece excelente, muchas gracias por la información. Sin duda en la caza nunca se termina de aprender.

saludos

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La Caza, una cuestión de voluntades y competencias, su defensa | Víctor Mascarell
Artículo anterior: Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Otros artículos de I. A. Sánchez
La munición venida del frío (15/05/2009)
Las linternas recargables de Ledwave (15/11/2010)
Artículos relacionados con 'Jabalí'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Sobre las esperas nocturnas al jabalí | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Cazando con tu enemigo (Reflexiones desde el puesto) | Javier H
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? | Rayón
Una espera con moraleja | Rafael M. Barrachina
Cada cosa en su tiempo y sitio | Rayón
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
El nuevo amo del monte | Sebastián Torres
Bueno en vez de temprano | Antonio Contreras
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La hora de la verdad venatoria | Miguel Ángel Romero
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Concursos de rastro de jabalí | Antonio Bello Giz
La caza del jabalí con perros de traílla | Antonio Bello Giz
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados | Alejandro Lorenzo
Artículos relacionados con 'Modalidades'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Sobre las esperas nocturnas al jabalí | Rayón
El chaleco y la visión de las especies de caza | Adol
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? | Rayón
¿Admiración? a cada uno la que merezca… | Rayón
Cada cosa en su tiempo y sitio | Rayón
Aprender a cazar con perro | Jesús Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
Los zorzales y sus cambios | Rayón
¿Cacerías por interés? | Diego Ruzafa
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
La utilización de reclamos vivos para la caza | Joaquim Vidal
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
La paloma vuelve sobre sus pasos | Pablo Almárcegui
Maullidos… suspiros… bostezos… | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
¿Qué eliminar primero, modalidades o «cazadores»? | Rayón
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves para tener éxito en las esperas al jabalí | Francisco Carrillo
Tirando a palomas | Cazarmás
¡A montear! | Grupo Vigilancia y Gestión
El muflón | Alberto Aníbal-Álvarez
Así es el verdadero cazador a rabo | Miguel Ángel Romero
Zorzales | David Rubio Alza
La tecnología y la becada | Ricardo V. Corredera
Cómo poner las perdices a tiro | Miguel F. Soler
A las perdices | Andrés López
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Conejos: esperas y recechos entre olivos | Miguel F. Soler
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cazar con seguridad | Antonio Bello Giz
A perro y hurón | Juan Miguel Sánchez Roig
Caza del zorro con perros de madriguera | Andrés Cano Bote
La urraca, un escurridizo objetivo | Andrés López
Ansares en las marismas del Guadalquivir | Rafael Rodríguez
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados | Alejandro Lorenzo
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
El reclamo y otras modalidades: cazar o no cazar | Miguel Ángel Díaz
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Los zorzales, una alternativa en tiempos de crisis | Cristóbal de Gregorio
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Gorgonio, de caza con Delibes | Jorge Urdiales
Quiero organizar una montería cochinera: ¿cómo lo hago? | Santiago Segovia
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC