En el Número de Febrero:

  • Punto final y balance cinegético
  • Caza de migratorias: becadas en mano
  • Perros de muestra para la "dama del bosque"
  • Claves para la caza de la perdiz con reclamo macho
  • Cómo tener más caza en mi coto
  • Todo para mejorar en el tiro de caza
  • Perros de caza: las razas, una a una
  • Lances monteros para el fin de campaña
  • Los mejores destinos venatorios
  • Cómo controlar los venados por la cuerna
  • Probamos y cazamos en Polonia con los nuevos visores Z6 de Swarovski
  • SUPERPRUEBA COMPARATIVA: Chapuis Challenger frente a Mannlicher SBS Classic Vanguardia o tradición
  • Rifle: Ruger 77 Mark II
  • Balas: Proyectiles con nombre y apellidos
  • Escopeta: Blaser F3
  • Cartuchos Remington
  • Fichas: prismáticos de caza
  • Pistas cinegéticas para febrero
  • Ismael Tragacete, Rafael Lurueña y Alberto Aníbal Alvarez

 

La clasificación legal de las armas

Comenzamos una nueva sección en la que vamos a tratar en profundidad todos los aspectos que relacionan las armas con la ley, que no son pocos, pues ésta es una de las materias que están más reguladas en casi todos los países europeos. En este mes nos adentramos en todas las claves en relación con la clasificación legal de las distintas armas.

Uno de los aspectos importantes de la actividad cinegética es lo que se refiere al uso de armas, que es una materia que muchas veces se entrevera en acciones de control de la caza y por ello es útil recordar algunos preceptos de regulación de esta materia. En esta ocasión vamos a examinar la clasificación de armas que contiene la normativa española.

En primer lugar interesa conocer el concepto legal de armas o arma de fuego pues son aquellas cuya tenencia se encuentra sometida al requisito de autorización administrativa. Por ello, solamente tienen este concepto legal aquellas que, teniendo en cuenta sus características, grado de peligrosidad y destino o utilización, se encuentran incluidas en la enumeración y clasificación que hace el Reglamento de Armas. Pero antes hay que tener en cuenta ciertas definiciones legales de los diferentes tipos, como arma corta y larga, armas automática y semiautomática, de un solo tiro o de repetición, etc.

Armas automáticas son aquellas que se recargan automáticamente después de cada disparo

Se entiende legalmente por arma de fuego corta aquella cuyo cañón no exceda de treinta centímetros y también aquella cuya longitud total no exceda de sesenta centímetros; por el contrario el concepto de arma de fuego larga es más amplio y residual, pues son todas aquellas que no sean armas cortas.

Armas automáticas son aquellas que se recargan automáticamente después de cada disparo, con lo que es posible hacer varios disparos sucesivos accionando el gatillo una sola vez, por al contrario el arma semiautomática es aquel arma de fuego que después de cada disparo se recarga automáticamente y con la cual sólo es posible efectuar un disparo cada vez que se acciona el gatillo. Además el reglamento de Armas llama arma de un solo tiro al arma de fuego sin depósito de municiones, que se carga antes de cada disparo mediante la introducción manual de un cartucho en la recámara o bien en un alojamiento especial a la entrada del cañón; por el contrario tienen la consideración legal de armas de repetición aquellas que se recargan después de cada disparo mediante un mecanismo accionado por el tirador que introduce en el cañón un cartucho colocado previamente en el depósito de munición.

Clasificación

La clasificación legal de las armas en España se establece en las siete categorías siguientes:

a) Primera categoría

Se incluyen las armas de fuego cortas tanto pistolas como revólveres.

b) Segunda categoría

En la segunda categoría se incluyen dos grupos en función de su destino o utilización:

1. Las armas de fuego largas para vigilancia y guardería cuyas características se determinan legalmente mediante orden del ministerio del interior como específicas para desempeñar estas funciones.

2. Armas de fuego largas rayadas. Este es un grupo de gran interés para el cazador pues en el mismo se incluyen:

  • Las armas que se usan en caza mayor.
  • Los cañones estriados adaptables a las escopetas de caza con recámara para cartuchos metálicos.

Siempre que en ambos casos estas armas no estén legalmente clasificadas como armas de guerra por sus características.

c) Tercera categoría, se divide en los tres grupos siguientes:

  • Armas de fuego rayadas para tipo deportivo de calibre 5,6 milímetros (22 americano) de percusión anular ya sean de un solo disparo, de repetición o semiautomáticas.
  • Escopetas y demás armas de fuego de ánima lisa o que tengan cañón con rayas para facilitar el plomeo, que los bancos de pruebas hayan marcado con punzón de escopeta de caza; pero que, en cualquier caso, no se hallen incluidas entre las armas de guerra.
  • Aquellas armas accionadas por aire u otro gas comprimido, sean lisas o rayadas, siempre que la energía cinética del proyectil en boca exceda de 24,2 julios.

d) En la Cuarta categoría se incluyen dos tipos de armas:

  • Las carabinas y pistolas de tiro semiautomático y de repetición, así como revólveres de doble acción, accionadas por aire u otro gas comprimido asimiladas a las escopetas.
  • Aquellas carabinas y pistolas de ánima lisa o rayada, y de un solo tiro y revólveres de acción simple, accionadas por aire u otro gas comprimido que no estén asimiladas a escopetas.

e) En la Quinta categoría se incluyen tanto las armas blancas y en general las de hoja cortante o punzante que no se encuentren prohibidas, como los cuchillos o machetes usados por las unidades militares o los que sean imitación de éstos.

f) En la Sexta categoría se incluyen los siguientes cuatro tipos de armas:

  • Las armas de fuego antiguas o históricas, así como las reproducciones y las armas que se encuentren legalmente asimiladas a aquellas siempre que estén conservadas en museos que estarán autorizados por el Ministerio del Interior o el de Defensa en función del tipo de museo de que se trate.
  • Las armas de fuego cuyo modelo o año de fabricación sean anteriores al uno de enero de 1870 y las reproducciones o réplicas de las mismas, a menos que puedan disparar municiones destinadas a armas de guerra o a armas prohibidas. En cualquier, caso la antigüedad se fija por el Ministerio de Defensa que aprueba los prototipos o copias de originales de este tipo de armas comunicándolo al Ministerio del Interior.
  • Las restantes armas de fuego que se conserven por su carácter histórico o artístico siempre que se haya seguido el procedimiento de inutilización que regula el Reglamento de Armas.
  • En general las armas de avancarga.

g) En la Séptima categoría se incluyen seis grupos diferentes:

  • Las armas de inyección anestésica capaces de lanzar proyectiles que faciliten la captura o el control de animales anestesiándolos a distancia durante algún tiempo. A esta categoría se asimilan legalmente los cañones lanza-redes.
  • Las ballestas.
  • Las armas para lanzar cabos o ayudas. A este tipo están legalmente asimilados los artefactos lanzadores de objetos para adiestramiento de perros.
  • Las armas de sistema Flobert que utilizan como propelente del proyectil sólo la carga de fulminante de un pistón y por ello con menor potencia que otros tipos de armas de fuego.
  • Los arcos, las armas para lanzar líneas de pesca y los fusiles de pesca submarina que sirvan para disparar flechas o arpones eficaces para la pesca y para otros fines deportivos.
  • Los revólveres o pistolas detonadoras y las pistolas lanzabengalas.

Armas de guerra

El Reglamento de Armas define las armas que tiene consideración legal de armas de guerra cuya adquisición, tenencia y uso por particulares se encuentra prohibida.

Tienen la consideración legal de armas de guerra las siguientes:

  • Las armas de fuego o sistemas de armas de fuego de calibre igual o superior de veinte milímetros.
  • Aquellas de calibre inferior a veinte milímetros que sean legalmente clasificadas como armas de guerra por el Ministerio de Defensa.
  • Las armas de fuego automáticas.
  • Las municiones para todas las armas mencionadas, las bombas de aviación, misiles, torpedos, minas, granadas, etcétera.

Armas prohibidas

La legislación española sobre armas configura el concepto de arma prohibida sobre la base de un listado de armas cuya fabricación, importación, circulación, publicidad, compraventa, tenencia y uso se encuentran prohibidos. La prohibición tanto a las armas como a sus imitaciones y son las siguientes:

  • Las armas de fuego que sean resultado de modificar sustancialmente las características de fabricación u origen de otras armas sin la autorización reglamentaria de modelo o prototipo.
  • Armas largas que contengan dispositivos especiales en su culata o mecanismos para alojar pistolas u otras armas.
  • Las pistolas y revólveres que lleven adaptado un culatín.
  • Las armas de fuego para alojar o alojadas en el interior de bastones u otros objetos.
  • Los bastones estoque, los puñales de cualquier clase y las navajas automáticas. Se consideran puñales a las armas blancas de hoja menor de once centímetros puntiagudas y con dos filos.
  • Las armas de fuego, de aire u otro gas comprimido, reales o simuladas combinadas con armas blancas.
  • Las defensas de alambre o plomo; los rompecabezas, las llaves de pugilato con o sin púas; los tiragomas y cerbatanas perfeccionados; los munchacos así como cualesquiera otros instrumentos especialmente peligrosos para la integridad física de las personas.

Sin embargo no se considera prohibida la tenencia de estas armas cuando sea por los museos o coleccionistas.

Armas inutilizadas o inútiles

Otro grupo en que se puede encontrar legalmente clasificada un arma es el de las armas inutilizadas o inútiles.

a) Armas inutilizadas

A este respecto el Reglamento de armas dispone que un arma se considera legalmente inutilizada en los supuestos siguientes:

  • Las armas largas no automáticas con dispositivo de bloqueo de cierre, cuando tengan tres taladros en el cañón, de diámetro no inferior al calibre y distanciados entre si cinco centímetros, debiendo estar uno de ellos precisamente en la recámara. En las escopetas los taladros debe ser de al menos diez centímetros.
  • Las pistolas deben tener en el cañón y, en su caso en los cañones intercambiables, un fresado paralelo a su eje practicado a partir de su plano de culata, en la parte que coincida con la ventana de expulsión de longitud igual a la del cartucho y de anchura igual al calibre aproximadamente.
  • En el caso de revólveres el fresado debe realizarse de igual forma que en las pistolas en el tubo o cañón y en su caso en los cañones intercambiables a partir del plano de carga.
  • Los subfusiles y otras armas sin dispositivo de bloqueo de cierre, si tienen en el cañón un fresado como en el caso anterior pero situado en la parte más próxima a la ventana del cargador y otro fresado transversal al principio del rayado como mínimo de diez milímetros de anchura.
  • También se consideran inutilizadas las armas de fuego sometidas a modificaciones irreversibles que obstruyan el cañón e impidan la introducción del cartucho en el mismo.

b) Armas inútiles

Por otra parte el reglamento de Armas considera armas inútiles las siguientes:

  • Los objetos con forma de armas de fuego que no pueden hacer fuego ni ser puestos en condiciones de hacer fuego.
  • Las armas de fuego que carezcan de los elementos fundamentales para hacer fuego cuya reposición resulte prácticamente imposible.
  • Las armas de fuego que sean ocasionalmente inútiles por avería, pero no se incluyan en los casos anteriores deberán ser objeto de inutilización.

 

Por V. Manteca
Fotos: Archivo

 

Comentarios (4)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Inutilización de escopetas
Cerrojo
02/02/2007 18:11:14
Art. 108 - 1 -a)

Los taladros para su inutilización tendrán un diámetro mínimo de 10 milímetros, y no de 10 centímetros como erróneamente se indica.

Saludos
Armas Prohibidas
Lenko
10/02/2007 12:25:07
Me gustaría que me aclarasen, en el apartado de Armas Prohibidas, cuando dice: tiragomas y cerbatanas perfeccionados, ¿a que se refiere con lo de perfeccionados?. Entiendo pués, que, si no estan perfeccionados no estan prohibidas, es decir, si se pueden utilizar?.

Saludos.
Eugenia Martinez
Eugenia Martinez
07/05/2010 6:33:35
Es horrible. Da asco lo de España. Esa terrible manía de regular todo y lo que es peor, todo está prohibido salvo que "ellos!", los políticos, lo autoricen. Con este régimen totalitario y corrupto, hemos perdido la libertad. ¡Lastima de tanta lucha y tantos esfuerzos, para desembocar en un zp!
Eugenia Martinez
Eugenia Martinez
07/05/2010 6:34:40
Es horrible. Da asco lo de España. Esa terrible manía de regular todo y lo que es peor, todo está prohibido salvo que "ellos", los políticos, lo autoricen. Con este régimen totalitario y corrupto, hemos perdido la libertad. ¡Lastima de tanta lucha y tantos esfuerzos, para desembocar en un zp!

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La paloma vuelve sobre sus pasos | Pablo Almárcegui
Artículo anterior: El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Otros artículos de Víctor Manteca
Las claves de la señalización cinegética (01/06/2007)
Irregularidades con la licencia de caza (01/10/2007)
Artículos relacionados con 'Armas'
Qué pena de calibre | Rayón
Cómo elegir el rifle «todo terreno» | Daniel Stilmann
La cartuchería del siglo XXI | M. Juárez
De caza con Swarovski y sus nuevos visores | J. P. Bourguignon
¿Es lógico cazar con una paralela en pleno siglo XXI? | Miguel F. Soler
Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
La infalible acción Mauser | Pedro A. Suárez
Los otros calibres que no son del 12 | Pedro A. Suárez
Beretta AL391 Urika 2: con cualquier cartucho | Pedro A. Suárez
Perdigón ecológico: ¿para ponerlo verde? | R. González Villarroel
Nociones generales de óptica | Trofeo
Esas finas escopetas | Pedro A. Suárez
Los cartuchos se disparan | Sebastián Torres
En la recámara | Pedro A. Suárez
El plomeo en gramos | Pedro A. Suárez
Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita? | Pedro A. Suárez
El cañón de las escopetas | Pedro A. Suárez
¿Postas? | Pedro A. Suárez
El calibre justo | Pedro A. Suárez
Terminología de la escopeta | Pedro A. Suárez
El capricho del cazador | Pedro A. Suárez
Adiós al plumbismo | Pedro A. Suárez
Ópticas para el rececho de corzo | Francisco Carrillo
La escopeta superpuesta, luces y sombras | Pedro A. Suárez
Monotiros | Pedro A. Suárez
La escopeta semiautomática | Pedro A. Suárez
El comiso de las armas | Cristina Sualdea Barrio
De safaris y rifles | Pedro A. Suárez
Líos de recámara | Pedro A. Suárez
10 calibres para la nueva temporada | R. González Villarroel
Nueva temporada, pero con antiguos fallos | Gonzalo Gómez Escudero
El mantenimiento de la escopeta | Pedro A. Suárez
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada | Paco Mateo
Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien? | Gonzalo Gómez Escudero
El valor de un rifle | Pedro A. Suárez
A través del cañón | Pedro A. Suárez
La culata del rifle | Pedro A. Suárez
El gatillo, ese desconocido | Pedro A. Suárez
La munición venida del frío | I. A. Sánchez
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Ópticos frente a abiertos | Daniel Stilmann
Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios | Daniel Stilmann
Express Darne, un rifle con carácter | Sebastián Girard
Nosler Partition, una punta con historia | Carlos Coto
Balística y caza | Daniel Stilmann
Larga y nueva vida al .470 | Saúl Braceras
Fausti Magnificent. Un nuevo Renacimiento | Claudio Maltese
La evolución de rifles y visores | IA Sánchez
¿Cómo será el próximo Reglamento de Armas? | Luis Pérez de León
Un rifle, dos rifles, tres rifles… | Roque Armada
Rifle Browning X-Bolt Stalker | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (I) | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (II) | Luis Pérez de León
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
«De safari», Sako 85 Hunter estirpe de precisión (y III) | Luis Pérez de León
Steyr Mannlicher; volvimos a Sudáfrica | Luis Pérez de León
CZ 550 Safari Magnum | Luis Pérez de León
Jean Paul Ridon 8x68S | Saúl Braceras
Pierre Fontainebleau, un homenaje a la belleza | Saúl Braceras
Un arma de altura | Saúl Braceras
Limpieza de armas… para quienes odiamos hacerlo | Javier Azañón
Sabots, ¿realmente funcionan? | Javier Azañón
Robla Solo Mil | Javier Azañón
CZ 550: variedad de opciones | Luis Pérez de León
Cuchillos Walther, diseño funcional | Luis Pérez de León
Schultz & Larsen Victory | Saúl Braceras
Schultz & Larsen Victory | Juan Francisco París
Les merveilles de la France | Saúl Braceras
Rifles Remington: A la última moda | Luis Pérez de León
Remington 597: la carabina camaleón | Luis Pérez de León
Nuevo Steyr Mannlicher Luxus | Luis Pérez de León
Beretta DT 11: la nueva joya para el tiro | Alberto Aníbal-Álvarez
Novedades Muela 2012 | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (I) | Luis Pérez de León
Visitamos la fábrica de Blaser | Luis Pérez de León
De peligrosa a impresentable | Juan Francisco París
Safari en África, el mejor banco de pruebas (II) | Luis Pérez de León
Fam Beretta: una opción para media veda y general | Miguel F. Soler
Rifles Bergara, una opción inteligente | Luis Pérez de León
Vektor H5, curiosidad sudafricana | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (y III) | Luis Pérez de León
Plomos y precios | Adrián Berge
Vocación de campeona | Alberto Aníbal-Álvarez
El plomo en la carne de caza | Asociación Armera
Cuchillos de remate | Luis Pérez de León
Rifle Bergara BX 11 | Luis Pérez de León
Browning A-5 Ultimate Partridges | J. P. Bourguignon
¡500 metros y zas…! | Alberto Aníbal-Álvarez
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC