Jerarquía social, base del adiestramiento

Jesús Barroso de la Iglesia

 

Se han vertido ríos de tinta sobre el tema que titula este artículo, han sido muchos los autores que han tratado el tema de la jerarquía social en los cánidos a través de publicaciones gráficas o audiovisuales, quizás el primero en ser capaz de llegar al gran público fue Félix Rodríguez de la Fuente a través de su serie televisiva El Hombre y la Tierra.

En los capítulos dedicados al lobo hizo especial hincapié a la organización interna de una manada, organización que se basa totalmente en una pirámide jerárquica formada por un jefe o individuo alfa en la cúspide de la pirámide y sujetos gregarios desplegados de arriba hacia abajo dependiendo de su rango en la manada. ¿Y qué tiene esto que ver con nuestros perros de caza?, se preguntará más de uno. Nuestros perros descienden del lobo y aunque han sido transformados a nuestro antojo a través de una cría seleccionada, siguen manteniendo unos instintos básicos, innatos y muy arraigados. Todos los perros, absolutamente todos, tienen instinto de predador y todos mantienen instintivamente el esquema de jerarquía social.

Tal vez lo entendamos mejor si aplicamos a nuestro compañero de caza, me refiero al perro, la definición que una vez escuché a una persona con más cosas de perro que de persona. Decía que «un perro es un lobo-hombre». Hemos humanizado al lobo hasta convertirlo en perro, lo hemos confundido de tal forma que nos ve como elementos de su ancestral manada, su confusión es tal que se ha hecho gregario a su líder, a su jefe, al sujeto alfa de su manada, la manada humana.

Los perros nacen perros y mueren perros, por tanto hay que tratarlos como a tales si es que queremos entenderlos

Ahora los problemas vienen porque estamos humanizando al perro y eso es lo peor que se puede hacer, la base de una buena educación canina es la socialización del perro que conlleva irremediablemente la jerarquización. Parece ser que de esto último nos hemos olvidado, la mayoría de los problemas que se dan hoy día en perros es precisamente porque el perro no tiene un líder que lo trate como a un gregario, el perro tiene un dueño que lo trata como un igual y en el universo canino la igualdad no existe, es la ley del más fuerte. Parece mentira que algo tan simple y tan básico lo estemos dejando de lado ¿tendrá la culpa el señor Walt por hacer llorar a Bambi o hacer reír a Pluto?

Quién sabe, lo cierto es que los perros nacen perros y mueren perros, por tanto hay que tratarlos como a tales si es que queremos entenderlos. ¿No somos los seres superiores debido a nuestro intelecto? ¿Porqué pretendemos entonces que un perro nos entienda cuando lo más simple es lo contrario, es decir, entenderlos nosotros a ellos? Esto conlleva irremisiblemente estudiar las pautas de comportamiento y actuar del mismo modo que lo haría un perro para lograr establecer una jerarquía. Logrando esto tenemos allanado el camino de la educación y la convivencia con nuestro perro.

 

Socialización y jerarquización

Hay un periodo crucial en la vida de un cachorro para la posterior convivencia con los humanos, o mejor dicho, para la posterior óptima convivencia con los humanos, sobre todo si la función que el cachorro desempeñará en un futuro es la caza. Me refiero a la socialización, periodo en el que muchas veces se oye que se produce la impronta, pero la mayoría de los etólogos coinciden en que no existe impronta en los mamíferos superiores. En cualquier caso la impronta se refiere a un periodo crítico que después no vuelve a repetirse a lo largo de la vida del animal.

¿Cómo socializamos? La mayoría de las veces lo hacemos sin querer, el simple hecho de separar al cachorro de la madre y hacerlo dependiente de nosotros porque somos quien les da de comer y de beber, con ese acto ya estamos socializando. Para hacerlo bien conviene:

  1. 1º. Tener contacto con el cachorro: Tocarlo, acariciarlo.
  2. 2º. Darle de comer de nuestra mano: Con este acto estamos creando un vínculo afectivo con el cachorro que será positivo, pero con el cual podremos ver también su carácter y su status jerárquico .
  3. 3º. Dar de comer espaciadamente: Nunca todo de golpe, de este modo acentuamos la dependencia, es como cuando el perro tiene sed y le proveemos de agua que para él sacamos de una chistera mágicamente, nos convierte en seres superiores a los que nos tendrán respeto y como ya he dicho y es crucial, DEPENDENCIA.

Efectivamente, ese status jerárquico es innato, se hereda, para que me entendáis me refiero a la dominación o sumisión como referencia en el carácter de un perro.

Hay que tener muy en cuenta que ese status, ya sea dominante, ya sea sumiso, no se puede cambiar, el perro dominante lo será toda su vida, nuestra misión está en hacer una buena JERARQUIZACIÓN y dominar al dominante, con eso conseguimos ser su líder pero no erradicamos su actitud.

 

Cómo hacerlo

Normalmente si socializamos bien, la jerarquía está establecida, pero… siempre hay un pero, se pueden dar casos de individuos con un marcado carácter dominante a los que hay que tratar con cierto tacto y método.

Al principio hablaba de la humanización del perro como gran error, precisamente eso es lo que no debemos hacer, al perro hay que tratarlo como a un perro y no como a una persona. ¡Ojo! Que no se trata de maltratar al cachorro o adulto, simplemente se le trata como lo haría su madre —establecemos un matriarcado— o como lo haría el líder de una manada. ¿Pero cómo?

Bien, en otros artículos hemos hablado de los gestos y del tono de voz, hemos hablado y tratado la forma en la que un perro aprende, que es por asociaciones, bien inducidas, bien autoexperimentadas; recordando esto lo tenemos fácil, vamos a poner como ejemplo un cachorro al que le damos de comer, metemos la mano en el plato y nos gruñe o nos intenta morder. Si dejamos pasar esa actitud lo tenemos crudo, aunque es algo típico en humanos, pero una madre canina o un líder nunca dejarán pasar esa actitud, este es el momento donde se establece una jerarquía, debemos actuar como lo haría la madre del cachorro. Obviamente no le vamos a dar un mordisco al cachorro, pero sí podemos cogerlo por el pellejo del cuello y zarandearlo bruscamente a la vez que cambiamos el tono de voz. Si persiste en los gruñidos podemos incluso darle un cachete o un pellizco en la oreja que le produzca dolor. ¿Que es cruel? La naturaleza también lo es y los animales más aún, siempre desde una perspectiva humana claro, insisto en que debemos cambiar esa perspectiva, si no mejor no tener perro.

Con una sola experiencia de este tipo la jerarquía quedará establecida en un cachorro dominante, pero no todo es color de rosa, como ya dije habrá individuos que persistan en su actitud, la dominancia, el status social no lo vamos a eliminar jamás, ya he dicho que lo cambiamos a un rango inferior al nuestro, lo dominamos, y esos individuos que persisten en su actitud, con esos deberemos mantener nuestra superioridad casi de por vida. Va a ser un pulso permanente, a la menor nos retan y con que dejemos pasar una, podemos dar al traste con el trabajo de muchos meses.

El adiestramiento es una herramienta perfecta para mantener nuestro status sobre el del perro, para seguir siendo el alfa. Si recordáis otros artículos míos, habréis leído que hablo sobre pautas de obediencia en ciertos momentos primordiales, pero a los que no le damos toda la importancia que debiéramos. Vamos a recordar de nuevo a los lobos. Cuando corren o andan por sus territorios siempre va delante el sujeto alfa, el líder, el dominante. Si otro miembro de la manada intentara pasar delante, ¿creéis que el líder lo permitiría? No. Este ejemplo nos sirve en lo que estamos tratando. El momento de abrir la puerta de la perrera, la puerta de casa, la bajada del remolque… debemos controlar ese momento, sobre todo si tratamos con un ejemplar de carácter dominante. El hecho de salir a su antojo, de pasar primero el umbral de la puerta, él lo traduce como un triunfo, va a ser el principio de su supuesto reinado , y nosotros sin tener ni idea. He visto perros que al ser corregidos en situaciones como las expuestas han comenzado a obedecer mucho mejor que lo hacían antes.

Aparte del adiestramiento tenemos la otra gran herramienta de jerarquización que es la dependencia con la comida y el agua. Con perros dominantes no debemos utilizar comederos y bebederos automáticos, con ellos perdemos parte de la batalla para conseguir el liderazgo, debemos darle nosotros la comida y hacer que coma cuando nosotros digamos. Otra vez entra en escena la crueldad, que debemos desechar, lo repito por enésima vez. Le damos el pienso o el agua al perro y lo acostumbramos a que coma o beba a la orden, tampoco debemos excedernos en el tiempo de espera, bastan unos segundos pero que sea cuando nosotros digamos.

Os deseo suerte con vuestro perro, si alguien tiene algún problema de conducta con su perro, puede adivinar a qué se debe y nunca es tarde para remediarlo, aunque como siempre digo, el adiestramiento o las modificaciones de conducta tienen una dificultad directamente proporcional a la edad del perro.

 

Sensei
Artículo cortesía de la revista "Perros de Caza"

 

Comentarios (7)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Articulo de gran ayuda
toby_18
21/01/2007 15:49:10
Gran articulo sensei. Yo por suerte estos conceptos los tengo muy estudiados de paletos 2006 y de otros articulos, pero le vendra bien a mi madre para que se de cuenta que es un perro y no una persona.

Un saludo,
jerarquizacion
rafael de paula
22/01/2007 21:03:06
Hola sensei:
Muy bueno, claro y al grano. Me gusta leer tus articulos y comentarios.
JERARQUIZACIÓN=OBEDIENCIA
apatrida
27/01/2007 0:10:08
Perfectamente de acuerdo cn las fórmulas y con tu artículo amigo.

Un saludo.
Apátrida.
De mucha utilidad
icaro1
31/01/2007 9:40:43
Gracias Sensei una vez mas por hacernos participes de tus experiencias y conocimientos ,a veces los pequeños detalles son la base de un buen trabajo y con este articulo lo has demostrado .
Gracias una vez mas.
problemas de obediencia de mi perro
jose duque
28/01/2010 0:28:41
problemas de obediencia de mi perro
jose duque
28/01/2010 0:33:46
hola, tengo un problema con mi hispano breton de 6 meses, lo llamo y no viene, si voy a buscarlo me uye, otras beces biene bien y di le pongo un cable largo para correjirlo es un perro ejemplar,el cable tiene mas de 20 metros, con el cable viene a la primera, se sienta, aguanta en el sitio a la voz de quieto, y va de maravilla,pero el problema es cuando le suelto el cable, sale a su antojo y no obedece nada de nada, nii viene ni nada ¿¿como puedo correjir eso?? hay m supera, con el cable no m da obcion a castigarle.¿me podeis ayudar? mi mail es josesalorino@hotmail.com
Demasiado Alfa
calu
10/11/2010 19:15:23
Mi problema es que yo soy demasiado alfa.
De todas formas lo de quitarlos de la perrera con cadena y controlar el impetu del perro lo somete bastante y despues obedecen mejor, eso lo tengo muy comprobado; tendre que probar lo de la comida.
Gracias por todo amigo sensei.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
Artículo anterior: Morir por la caza | José Luis Garrido
Otros artículos de Jesús Barroso de la Iglesia
Problemas con el cobro (10/03/2005)
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? (24/06/2005)
El cobro forzado (17/10/2005)
El respeto al vuelo (30/01/2007)
El perro de puesto (16/01/2009)
El perro de puesto (II) (23/01/2009)
El perro de puesto (y III) (02/02/2009)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
Artículos relacionados con 'Adiestramiento'
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
Collares electrónicos | David Rubio Alza
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC