Un total de once instalaciones

Extremadura crea una red de muladares para alimentar a las aves necrófagas

El director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, ha presentado la Red de Muladares que la administración regional va a poner en marcha próximamente, con el fin de evitar el problema de la carencia de alimentos que sufren las aves carroñeras desde que entraron en vigor las restricciones comunitarias sobre el destino de animales que mueren en el campo.

21/02/2008 | CdC | Archivado en:  BuitreConservación.


 

«Los muladares estarán ubicados en las zonas de Granadilla, el parque Nacional de Monfragüe, Acehúche, la Sierra de San Pedro, la Sierra de Gata y la reserva del Cíjara»

 

Esas directrices fueron adoptadas a mediados de los años noventa, según explicó el responsable autonómico, principalmente por la aparición de la encefalopatía espongiforme bovina o enfermedad de las vacas locas.

El director general señaló que la red de muladares cuenta con el respaldo de «una nueva normativa que permite dejar los residuos o cadáveres en el campo» de forma controlada y constará de un total de once instalaciones distribuidas por todo el territorio de la Comunidad Autónoma.

Los lugares elegidos para los muladares coinciden con las zonas donde se registran las mayores colonias de buitre negro, especie en peligro de extinción y una de las que se pretende proteger con la adopción de esta medida.

Guillermo Crespo recordó que en el territorio extremeño habitan un total de 850 parejas de buitre negro, que representan aproximadamente el 45 por ciento de la población total de esta especie en Europa, si bien se podrán beneficiar de los muladares otras aves que también han sufrido problemas de inanición «como el alimoche, el águila imperial, el águila real y los córvidos».

Los muladares estarán ubicados en las zonas de Granadilla, el parque Nacional de Monfragüe, Acehúche, la Sierra de San Pedro, la Sierra de Gata y la reserva del Cíjara.

Respecto a su mantenimiento, tres de ellos serán carácter comunal, estarán en fincas de titularidad pública y serán atendidos por la empresa pública TRAGSEGA, mientras los ocho restantes tendrán la denominación de muladares de explotación, lo que supone, según el director general, que van a ser instalados en explotaciones particulares y serán atendidos por sus titulares.

Muladares y legislación sanitaria


Independientemente del tipo de muladar, la legislación sanitaria establece que para que el ganado de una explotación pueda ser destinado a su consumo por las aves necrófagas, en el caso de ganado ovino y caprino de más de 18 meses, el 4% de los animales muertos de la explotación deben obtener resultado negativo a la prueba de la EEB.

En el caso del vacuno de más de 24 meses deben someterse a la citada prueba el 100 % de los animales muertos. Este último aspecto hace inviable la utilización del vacuno adulto en los muladares, puesto que se precisa un resultado analítico que suele demorarse en el tiempo.

Asimismo, pueden ser destinados al muladar los animales vacuno de menos de 24 meses, ovino y caprino menor de 18 meses, así como animales de la especie porcina, equina, conejos y especies cinegéticas de caza mayor.

Las dimensiones de los muladares oscilarán entre 0,5 y 1 hectárea, y serán preferentemente ubicados en laderas con ligera inclinación, para facilitar el despegue y aterrizaje de las aves carroñeras.

De la misma forma, deberán contarán con un cerramiento de 2 m. de alto como mínimo y malla de simple torsión y en su parte superior con un voladizo para evitar la escalada de carnívoros domésticos o salvajes. El cerramiento estará recibido en todo su perímetro por una base de cemento para impedir la construcción de galerías de carnívoros domésticos o salvajes.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.