Actualidad

Huesca

Un rehalero moviliza a los bomberos para salvar a uno de sus perros

Un perro de la rehala Cardona, de Estopiñán del Castillo quedó enriscado este sábado en un acantilado mientras seguía la pista de un jabalí. Tras el aviso de su dueño al 112, efectivos de bomberos de la Comarca de Ribagorza se personaron y procedieron a su rescate, que finalmente tuvo un final feliz.

01/02/2019 1:16:16 | CdC | Archivado en:  Aragón.

Bomberos salvan un perro de rehala

La página de Facebook Caza en Abierto publicaba el suceso. Club de Caza ha hablado con el Delegado de la Asociación Española de Rehalas (AER) de Aragón, quien nos ha contado cómo sucedió todo y la complicación que tiene el lugar donde quedó atrapado el perro.

Quedó enriscado durante una batida

El sábado 26 de enero, Chico, un cruce de sabueso y podenco de año y medio de edad, junto a otro sabueso que lo acompañaba, quedó enriscado mientras seguían el rastro de un jabalí durante una batida. Los cazadores localizaron a los animales desde el barranco de enfrente, gracias a la señal del GPS del collar que llevaba el sabueso.

«En la zona del Pirineo acostumbramos a que los perros lleven collares con señal GPS. Chico en concreto no llevaba, pero sí su compañero, por eso pudieron localizar la distancia y la zona donde se encontraban», argumenta el delegado de Aragón.

La cuadrilla de cazadores intentó el rescate de los canes, pero la noche se les echó encima y tuvieron que suspender el intento, pensado que al día siguiente, al regresar, los perros habrían vuelto sobre sus pasos y acudirían a la suelta o a la llamada de su dueño.

Más de 24 horas atrapado

El domingo, día 27, los cazadores regresaron por la mañana al lugar donde se encontraban los perros y pudieron recuperar al sabueso. «Es un perro más veterano, de unos 7 u 8 años, por lo que supo regresar por sus pasos, consiguiendo escapar de la trampa que su ponen los acantilados» nos explica. «Pero Chico seguía atrapado, bloqueado en el mismo sitio, una zona de muy difícil acceso».

Un rescate de alto riesgo

Siendo imposible acceder por medios propios hasta el animal, los cazadores llamaron al Servicio de Emergencias de Aragón, el 112, indicando que uno de sus perros se había enriscado cerca de la presa de Canelles y necesitaban ayuda para salvarlo.

El servicio de bomberos de la Comarca de Ribagorza envió efectivos, tres bomberos y un jefe de parque de las zonas de Benabarre y Graus llevaron a cabo la difícil operación, que comenzó sobre las 15.00 horas y duró alrededor de dos horas, debido al complicado acceso a la zona y al terrible viento que azotaba.

Hasta 45 minutos de caminata y más de 80 metros de cuerda han sido necesarios para que los bomberos pudieran descolgarse y acceder al conflictivo lugar donde quedó atrapado el protagonista de esta historia.

Un final feliz

Finalmente Chico pudo regresar a casa sano y salvo, no sin antes quedar retratado para el recuerdo junto a sus salvadores.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.