Estudio de la Universidad de León

Miden la edad y el desarrollo de los cuernos del corzo

Científicos de la Universidad de León han realizado un estudio para comprobar el mejor método de datar la edad del corzo y comparar el desarrollo de la cuerna entre diversas poblaciones en España. El trabajo, que utilizó datos de 380 ejemplares, demuestra que la medición del desgaste dental es la mejor manera de conocer la edad de este animal, y compara este dato con el desarrollo del peso y la longitud de la cuerna.

29/04/2008 | CdC | Archivado en:  CorzoGestión.


 

«Este estudio incluye una serie de recomendaciones para la gestión sostenible de los cotos de caza»

 

Según explica Rafael de Garnica, profesor titular de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León y responsable del estudio, la edad media del corzo es menor que las de otros parientes mayores de la familia de los cérvidos —ronda los 5 ó 6 años— y, a diferencia de los ciervos, su cuerna no cambia de forma. Al no existir un método contrastado para datar su edad, el biólogo leonés ha realizado un estudio de campo con 380 ejemplares de corzo abatidos en cotos de caza de distintas partes de España para comprobar cuál es el más correcto.

Según el trabajo, en el que además de la Fundación Biodiversidad han colaborado la Asociación del corzo de España y la Asociación de cotos de caza de Álava, el análisis del desgaste dental del animal es el mejor método para saber su edad. De Garnica observó dos parámetros, la altura de la muela y la evolución de unas formas que contienen los dientes del corzo. Mediante la extracción del primer premolar y su estudio —descalcificándolo con ácido nítrico— se obtiene un corte de la raíz que muestra la edad del diente, algo similar a lo que ocurre con los anillos en el tronco de un árbol. Comparando los datos obtenidos de los 380 corzos con sus edades se obtuvieron parámetros para clasificar los ejemplares en tres clases: de 0 a 2 años, de 2 a 5 y mayores de 5 años.

El valor del trofeo no disminuye con la edad


Una vez conocida la edad del animal, de Garnica, junto con Concepción Álvarez de la Universidad de León y Florencio Marquina de la asociación alavesa, abordó el desarrollo de su cuerna y su relación con la edad del corzo. Entre los resultados, el biólogo destaca que la longitud de la misma tiende a disminuir a partir de una edad temprana, aunque su peso aumenta debido al incremento de la base. Así, según de Garnica, «el valor del trofeo no disminuye con la edad», en referencia a la fórmula que relaciona altura y peso de la cornamenta de las piezas, cuyo resultado se utiliza para catalogar las piezas de los cotos de caza y, en última instancia, establecer el precio a pagar por las capturas.

Esta conclusión puede servir para ayudar a los gestores de los cotos de caza a realizar una gestión sostenible del mismo, puesto que ayuda a conocer los ejemplares de que se disponen, reservar a los más jóvenes o facilitar la caza de los más veteranos, ya que su valor no disminuye. El estudio, que será publicado a lo largo de este año por la Fundación Biodiversidad, incluye una serie de recomendaciones en este sentido, como estudiar los ejemplares antes de su caza, anotar lugar y fecha de la captura o guardar la mandíbula inferior para comprobar la edad y comprobar así las predicciones. Estos serían, según de Garnica, algunos elementos clave para gestionar mejor el coto de caza.

Los corzos astur-leoneses tienen menos grosor en sus cuernos


Otra de las conclusiones a las que ha llegado el estudio realizado por el profesor de la Universidad de León Rafael de Garnica es que el desarrollo de la cuerna del corzo varía según las poblaciones. Así, aunque la longitud media oscila entre los 20 y 24 centímetros, los ejemplares de la montaña segoviana presentan la cuerna más desarrollada, mientras que los astur-leoneses tienen menos grosor y longitud en sus cuernos. De Garnica explica que la causa de esta variación está en las «derivas genéticas» a las que se ha visto sometido el corzo, un animal que, a pesar de su abundancia actual, se ha visto afectado en otras épocas a reducciones de población. Así, el confinamiento en núcleos reducidos habría producido estas diferencias entre poblaciones.

Este estudio, financiado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, incluye una serie de recomendaciones para la gestión sostenible de los cotos de caza.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

3 comentarios
29 abr. 2008 14:37
Corzacho
Parece mentira que a estas alturas todos estos vividores de la caza y sus negocios pretendan engañar a alguien. Ahora se quieren investir de un aire pseudocientífico y riguroso con el doble objetivo de dar una imagen de seriedad y veracidad y sobre todo para conseguir unas subvenciones públicas con las que poder ir medrando. Y lo que es peor es que una Universidad estatal colabore en estos montajes mafiosos de organizaciones privadas de vividores y especuladores como es la Asociación del Corzo.Es todo mentira, lo de la edad del corzo hace ya muchas décadas que está estudiado y asimilado, todo eso de las capas de dentina de los molares (como los anillos de un árbol) y demás.
Aviso a cazadores. os están comiendo el terreno y lamoral, todos estos asinverguenzas arribistas que pretenden dar la imagen de salvaguardar la caza cuando lo que están haciendo es llenarse los bolsillos a vuestra costa sin importarles destruír la actividad cinegética y de paso elmedio ambiente (y cuanto se ponga por delante).
Los ecologistas no son vuestro enemigo, lo son estos trileros.
29 abr. 2008 14:59
Leonés no alienado
Todo calculado y siguiendo las directrices ideológicas y políticas imperantes, en Castilla León. La Universidad es competencia de la Junta, y por tanto se le debe. Y esa Junta quiere caza y cotos y mucho corzo y poco lobo a costa de lo que sea (incluido el medio ambiente). Pues vaya Universidad, que dice estudiar y descubrir lo que ya está estudiado y descubierto.
03 may. 2008 11:42
ignacio ugartechea
es vergonzoso que estos "catedraticos" CIENTIFICOS DE LA UNIVERSIDAD DE LEON hagan un estudio tan exaustivo de este animalejo que tanto dinero mueve, que ya hace tiempo estaba estudiado por persona que sin animo de lucro, solo por su aficion a la caza de dicho animal se molestaron en investigar lo que estos personajes ahora han descubierto.Enhora buena y muchas gracias despues de este estudio ya sabemos cual si y cual no debemos de cazar.quisiera que en el proximo estudio tuvieran en cuenta unas pretuberancias que les sale entre las patas traseras dado que dependiendo el grosor y el descuelge tambien se puede saber la edad y cual cazar para su correcta gestion cinegetica

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.