Preparación:

Tarta de queso: emulsionar todos los ingredientes con una batidora manual; una vez que esté todo batido agregar a un molde siliconado para horno (si no disponemos de éste tipo de molde, untar con mantequilla la bandeja de horno y espolvorear con harina de trigo). Una vez que esté la masa en el molde, hornear a 180º C durante 40 minutos. Comprobar que está horneada introduciendo una puntilla en el interior de ésta; si sale limpia, estará terminado.

Crujiente de cacao: mezclar todos los ingredientes y extender sobre un papel siliconado o silpat en tiras finas; dejar dorar y, en caliente, moldear sobre un cilindro de poco diámetro. Dejar enfriar y desmoldar.

Coulis de fresas: poner en un cazo las fresas cortadas en daditos, el zumo de limón y el azúcar. Dejar cocer lentamente, hasta conseguir el espesor deseado.

Presentación: en un plato hondo colocar el coulis de fresas; sobre éste el cuadrado de tarta de queso fría; por último, sobre ésta colocar el helado, la frambuesa y unas lascas de chocolate. Decorar con hojas de menta fresca.

Para maridar: vino dulce Px.