Realizamos un corte longitudinal en la parte inferior del abdomen y tórax y por tracción sobre las vísceras, después de cortar el diafragma, extraemos todas las vísceras. En este momento aprovechamos para recoger una muestra de sangre de los grandes vasos o, como alternativa los coágulos del corazón, y los introducimos en el tubo marcado para que sirva como muestra del estudio.