Imaginando su regreso

Muy vulnerables a la persecución con las armas de fuego, se podría pensar que los hercs desaparecieron doblemente del Pirineo catalán. En primer lugar, se les exterminó en la alta montaña y, posteriormente, se desvanecieron de la memoria colectiva de esas comarcas.

¿Debe considerarse esta desaparición como definitiva? No resulta difícil imaginar la reintroducción de Capra pyrenaica en el alto Pirineo catalán. Mientras tanto, no se debería olvidar que, muy cerca de donde actualmente pastan los isards, hubo en tiempos otro ungulado, genuino de esas montañas, conocido históricamente con el nombre de ‘herc’.