Blogs

El Luchadero

Juan Antonio Sarasketa

Batiendo récords

La fiesta de cazadores y pescadores del pasado domingo en Dima fue una vez más todo un ejemplo de solidaridad y respeto donde se soslayaron tintes políticos y se enfocó contra los animalistas y dirigentes cinegéticos incapaces de gestionar debidamente el patrimonio faunístico.

25 jun. 2018 - 1.520 lecturas - No hay comentarios

Y es que, cuando los enemigos aprietan, los cazadores hacen piña. De ahí que la asistencia de aficionados según la organización es posible que haya batido el record. Gente como digo hubo muchísima, al extremo de que en la pista de cemento no entraba más gente y estamos hablando de 600 metros de longitud. La organización estuvo impecable en todos los aspectos. Cómo será que en los 26 años que se lleva celebrando este evento no haya habido el más mínimo incidente.


El tiempo también acompañó y los stands se llenaron de aficionados deseosos de observar las últimas novedades de los distintos sectores y complementos. Gustó mucho la exposición de perros de caza de distintas razas: asociación Erbitxakur, Pointer Caza, Club Español Bretón y Podencos de la asociación Arrecal. Congregaron a muchos aficionados deseosos de ver los animales más bellos de las distintas razas.


La representación institucional estuvo encabezada por Andoni Ortuzar, presidente del EBB, y diversos responsables cinegéticos de distintos departamentos de caza y pesca. Como de costumbre después de la comida de hermandad entre los dirigentes de las sociedades de caza y pesca y algún que otro invitado, más o menos un total de mil comensales, se celebró un emotivo homenaje a Román Isla, de Álava, por su dilatada trayectoria en el adiestramiento de perros de caza mayor, a Jon Urkaregi, ganador del Campeonato de España de Becadas, y a Iñaki Elorriaga, medalla de oro de Adecap Ehiztari on por su excepcional trayectoria como cazador y deportista.


Un auténtico ejemplo a seguir por los jóvenes cazadores a los que la organización en todo momento dedicó un protagonismo especial. Llamó la atención el hecho que entre los distintos aficionados había cazadores de todas las edades. De hecho ningún evento de este tipo agrupa en España tanta gente como en Dima.