El Blog de J.A. Sarasketa

05 jun. 2011 9:19

1.932 lecturas

Tiro Fijo

A nada que el tiempo acompañe, el próximo 19 de junio el campo de aviación de Dima (Vizcaya) será el gran escenario del día del cazador y pescador.

Un plantel de primera línea. La organización, como siempre, a cargo de Adecap en colaboración con las federaciones territoriales de caza y pesca. Al margen de las múltiples actividades y exposición de armas deportivas y complementos que se realizan este año, el afamado tirador Gonzalo Gómez, Tiro Fijo, nos deleitará, después de los discursos, a eso de las 13,15 horas, con una espectacular demostración de tiro de fantasía, utilizando para ello platos, globos, pelotas de golf… Un espectáculo que suscita gran atracción por la diversidad y espectacularidad de los disparos y que el público echaba de menos, si bien saben que una cosa es la caza y el tiro deportivo y otra bien distinta el tiro de exhibición.

No en vano para el perfecto manejo del arma durante la práctica de la caza hacer falta fuerza física y un conocimiento exquisito de los hábitats y querencias de los animales. Por el contrario para el tiro de competición, la técnica, concentración y entrenamiento son vitales. En cuanto al tiro de exhibición, que es lo que nos ocupa, la habilidad, un cierto grado de imaginación y algo de complicidad con el público conlleva el éxito. De ahí que gusten los disparos imposibles por su espectacularidad y variedad y que muchos cazadores a buen seguro añorarán si los comparan con los suyos.

Pero al margen del colorido y espectacularidad que éste y otros actos van a deparar a la fiesta, Dima pretende ser el lugar de encuentro de unos colectivos muchas veces condenados al ostracismo por un sector de la sociedad en el que prima los sentimientos pero no quiere ni busca argumentos. A pesar de todo y afortunadamente este año son importantes los logros que cazadores y pescadores han reconquistado: anulación del primer proyecto del Nuevo Reglamento de Armas, reducción de las pretendidas distancias de seguridad de la Ley Vasca de Caza, prórroga de la becada, pesca del lucio durante todo el año en muchos ríos y pantanos, solución a la responsabilidad de los cazadores ante los daños a la agricultura producidos por animales silvestres y en vías de solución las responsabilidades de los titulares de los acotados derivados por accidentes de circulación con animales silvestres.

Así no es raro preveer la asistencia de muchos miles de aficionados, cifra importantísima si consideramos lo difícil que resulta reunir a una familia que, aunque bienavenida, está dispersa. Gente que no quiere que le quiten la ilusión y la esperanza. En definitiva, un gran evento lúdico no exento de matices reivindicativos donde todos, vengan de donde vengan, tienen su casa en Dima.