El Luchadero

Fiesta y compromiso

Mañana domingo cazadores y pescadores se darán cita en el campo de aviación de Dima para celebrar su fiesta. Un día de encuentro y reivindicación en un marco excepcional con toda la infraestructura precisa para pasar una jornada campestre.

15 jun. 2013 - 3.225 lecturas - No hay comentarios

Hay buen ambiente y se respira camaradería y este año más porque reivindicaciones históricas están al alcance de los aficionados. Importa pues su presencia, su apoyo para alcanzar metas por las que se ha peleado tantos años. Nadie debe faltar, todos serán bien recibidos, sean de donde fueren. En su día y además en materia de caza y pesca hablan la misma lengua y respiran los mismos aires de libertad y justicia.

Dima es mucho más que una fiesta, no en vano de su espíritu, de su campo de aviación, han despegado muchas reivindicaciones que se han hecho realidad. De ahí su gran atractivo y poder de convocatoria. Todo un referente, máxime este año. No hay mejor aval para la continuidad de estas artes que la presencia masiva de cazadores y pescadores al margen de su comportamiento a pie de campo y río. Hechos que los dirigentes cinegéticos deben capitalizar para poder defender derechos y obligaciones.

Como de costumbre, durante la jornada se desarrollarán dos tipos de actividades: unas con horario fijo durante la mañana y otras durante la jornada. Las de horario preestablecido iniciarán a partir de las 10h. con el casting surf-casting para continuar con la carrera de galgos, exhibición de perros de muestra, carrera de caballos, discursos y entrega de diplomas, cetrería y deporte rural.

En cuanto al tiro con carabina en la modalidad de Field-Target, la demostración de cimbeleo con palomas torcaces, montaje de moscas artificiales, concurso de belleza canina, se practicarán durante toda la mañana. Lógicamente bares y puestos de venta funcionarán durante todo el día.

Cazadores y pescadores durante la práctica de sus aficiones siempre han denotado pulcritud en el medio, conscientes de que se mueven en su segunda casa. Así las cosas el domingo las campas de Zumeltza deben de ser su primera morada en cuanto a orden y limpieza.

Nos vemos en Dima.