El Luchadero

Armas

Al final ha imperado la lógica y el borrador del Reglamento de Armas ha sido anulado según ha hecho público el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

08 abr. 2011 - 2.036 lecturas - No hay comentarios

Al parecer, va a ser sustituido por otro más racional, acorde a lo que Europa realmente demandaba a través de su directiva de 2008, es decir aspectos relativos a las denominaciones de armas de fuego y piecerío, numeraciones e identificaciones de las armas y la aparición de la figura del ‘corredor de armas’, aspectos contemplados en la directiva y que desde su publicación estaban asumidas por la industria española.

Igualmente se van a elaborar los requisitos para la inutilización de las armas, para que éstas sean irreversibles, ya que es el único aspecto del vigente Reglamento de Armas que desde el punto de vista de la seguridad ha causado problemas. En definitiva, otra losa de buen tamaño que el colectivo de cazadores se ha quitado de encima; eso sí, con grandes esfuerzos.

Y es que salimos de una y entramos en otra peor, pero toquemos madera que podemos seguir contándolo. Lo adelanté hace unas pocas semanas: en la medida en que sigamos unidos, difícilmente harán que nos arrodillemos injustamente. De ahí la importancia de la reacción de cazadores, medios de comunicación, titulares de cotos, orgánicas, asociaciones de fabricantes y cazadores en contra del borrador del Reglamento para que la RFEC y la ONC hayan podido culminar esta anulación del borrador. Por cierto, el nuevo Borrador está sin publicar todavía, aunque, según nos transmite el Ministerio de Interior, lo harán en breve, con la posibilidad de presentar alegaciones. Les tendré informados.

Cambiando de tercio. Ahora el corzo es el protagonista y un selecto y nutrido grupo de cazadores han iniciado su caza en la modalidad de rececho. Esta práctica está adquiriendo día a día más simpatizantes. Una maravilla el juego que está dando este pequeño ungulado, misterio y alegría del bosque. Respetemos los cupos y valoremos bien las cuernas antes de doblar el dedo índice, merece la pena.